Petro acusa a Uribe de estar detrás de su destitución

Cientos de personas apoyaron hoy al alcalde de Bogotá, que pide un referendo para seguir en el cargo mientras acusa al ex presidente colombiano de promover su inhabilitación por quince años para ...
Gustavo Petro, alcalde de Bogotá enfrentado a un proceso de destitución
Gustavo Petro, alcalde de Bogotá enfrentado a un proceso de destitución (Reuters)

Bogotá

El alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, un economista y ex guerrillero de 53 años, acusó hoy al ex mandatario colombiano Álvaro Uribe (2002-2010) y al actual candidato oficialista a la vicepresidencia, Germán Vargas Lleras, de estar detrás de la decisión de la Procuraduría de destituirle e inhabilitarle por quince años para ejercer cargos públicos.

"Es que no es el fanático (del procurador general) solo el que tomó la decisión. También actuaba con un candidato que enarboló la bandera de la seguridad democrática mientras se llenaba el país de millones de víctimas", señaló Petro en alusión a Uribe, quien aspira a un escaño en el Senado en las legislativas del próximo 9 de marzo. Aunque no lo mencionó por su nombre de pila en una manifestación apoyada por cientos de sus simpatizantes y que el alcalde lideró hoy, la frase estaba dirigida al expresidente Uribe con quien el izquierdista Petro ha tenido diferencias ideológicas y políticas.

El martes pasado, Petro convocó a la manifestación de hoy en rechazo a la decisión de Consejo de Estado, máximo tribunal de lo Contencioso Administrativo de Colombia, que le negó un recurso de amparo con el que el alcalde de Bogotá pretendía suspender el fallo de la Procuraduría que lo destituyó e inhabilitó por 15 años para ejercer cargos públicos. Al referirse a las supuestas injerencias de Vargas Lleras para que la Procuraduría lo destituyera, Petro dijo que "también estaba detrás el amigo político de los contratistas del aseo en la ciudad de Bogotá y anunciado candidato a la vicepresidencia de la República".

El lunes anterior, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, anunció que su ex ministro Vargas Lleras, del partido Cambio Radical, que forma parte de la coalición de Gobierno, será su compañero de fórmula en las elecciones de mayo próximo en las que el mandatario buscará la reelección. Petro y Vargas Lleras han tenido en más de una oportunidad diferencias y han cruzado declaraciones, en especial cuando el candidato vicepresidencial se desempeñaba como ministro de Vivienda.

El burgomaestre también reiteró hoy que fue "ilegal" y "arbitrario" cambiar la fecha para el referendo revocatorio de su mandato que inicialmente estaba prevista para el próximo 2 de marzo y que la Registraduría (autoridad electoral), alegando que el Gobierno no le giró los fondos oportunamente, pospuso para el 6 de abril.

"Es una canallada contra la democracia" haber pospuesto el referendo del 2 de marzo para el 6 de abril, dij Petro a sus seguidores en la céntrica plaza de Bolívar desde el balcón de la sede del gobierno local. "Aplazaron las elecciones buscando que nunca se realicen, buscando que antes sea destituido el alcalde" con una decisión judicial, aseguró Petro, entre los gritos de reprobación de los asistentes.

La concentración se dio un par de días antes de la fecha para la que estaba previsto el referendo sobre su permanencia en el cargo, pospuesto hace un par de semanas para el 6 de abril por un asunto de indisponibilidad de fondos económicos, según explicó el ente electoral.

Según Petro, aplazar las elecciones es un acto igual de arbitrario que la destitución proferida el pasado 9 de diciembre por el procurador general, Alejandro Ordóñez, sentencia que aún no está en firme por los diferentes recursos presentados por el alcalde ante la Justicia colombiana y en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a la que pidió medidas cautelares.

"El aplazar las elecciones es un acto igual de arbitrario que la destitución e inhabilidad del alcalde de Bogotá. El procurador y el registrador anularon el voto popular porque le temen a la decisión del pueblo", dijo Petro que llegó a la Alcaldía de Bogotá por el Movimiento Progresistas. Además, dijo que, según las encuestas, en la revocatoria el 70 % de los bogotanos votaría "no" y el 30 % por el "sí". Si triunfa el "no", Petro se quedaría en su cargo, si finalmente se celebra el referendo.

El alcalde capitalino aseguró también que no va a renunciar porque "ese regalo no se los vamos a dar" y señaló que "no se va a dejar vencer por el cansancio". "No nos vamos a arrodillar", enfatizó Petro, ex guerrillero del desmovilizado Movimiento 19 de Abril (M-19).

Entre los manifestantes en la plaza de Bolívar se encontraba la enfermera Angélica Pino, de 24 años, quien aseguró a la AFP que acudió a la manifestación para apoyar a Petro porque se reconoce "progresista" y respalda "todas las ideas del alcalde". "Es injusto y por eso estoy aquí, apoyándolo con mis compañeros. Tengo esperanza porque es injusto que saquen a una persona que ha luchado por todos", dijo Pino, refiriéndose a los fallos judiciales que se esperan para las próximas semanas y que podrían definir el futuro político de Petro antes del referendo.

La alcaldía de Bogotá, con 7 millones de habitantes, es el cargo de elección popular más importante en Colombia después de la Presidencia.