Pese a la crisis, Pekín anuncia incremento de 10% en gasto militar

China destinará este año a sus fuerzas armadas 145 mil mdd, cifra que está lejos del presupuesto en EU: 534 mil mdd.
Entrenamiento castrense.
Entrenamiento castrense. (Petar Kujundzic/Reuters)

Pekín

Aunque China ha anunciado la menor subida de su presupuesto de defensa en cinco años, de 10.1%, acorde a la ralentización de su economía, decidió mantenerlo en dos dígitos para afianzar la modernización de las fuerzas armadas y lanzar al mundo una declaración de intenciones.

“Fortaleceremos el ejército en todos los aspectos, de forma que  sea más revolucionario, más moderno y más estandarizado”, afirmó ayer el primer ministro chino, Li Keqiang, al revelar el aumento del presupuesto militar de China durante 2015 en su discurso de apertura de la sesión anual del Legislativo en Pekín.

Pese a ser más de dos puntos inferior al de 2014, cuando subió 12.2%, la cifra oficial —que para muchos analistas es en realidad mayor— no abandona los dos dígitos de las últimas dos décadas, por lo que supera la meta de crecimiento del producto interno bruto (PIB)de 7% para este año, también anunciado ayer por Li.

Así, la segunda economía mundial consolida su posición como el segundo país del globo que más gasta en defensa, con un presupuesto actual de 145 mil millones de dólares, todavía muy por detrás del de Estados Unidos (534 mmdd).

Como sea, China, que creció el pasado año a su nivel más bajo en más de dos décadas (7.4%), no parece querer renunciar a impulsar su poderío militar en el actual contexto de “nueva normalidad”, el término que usa el gobierno del presidente Ji Xinping para referirse a las más moderadas cifras de crecimiento.

En ese escenario, el Ejército de Liberación Popular (ELP), sometido a un importante escrutinio por las autoridades anticorrupción, que han puesto bajo investigación a más de una docena de generales y al ex “número dos” del cuerpo, Xu Caihou, sigue jugando un rol esencial.

“Cuanto más se desarrolla China, a más problemas de seguridad se enfrenta”, afirmó ayer un editorial del diario pro oficialista Global Times, que añade que “la velocidad a la que los equipos militares y la tecnología se están modernizando es más rápida que nunca”.

En especial, China busca mejorar su flota, con la vista puesta en buques antisubmarinos y en construir más portaaviones (actualmente tiene uno y se da por hecho que está construyendo más en secreto).

Además, se espera que este año se firmen acuerdos de compra de material, entre ellos la adquisición a Moscú de un sistema de misiles tierra-aire S-400 y cazas Sukhoi SU-35.

“Estamos a punto de completar una infraestructura militar básica”, dice al Global Times un experto militar chino que pidió el anonimato.

Además, este mantenimiento de un importante aumento del presupuesto militar por encima del crecimiento de la economía llega en plena “batalla” geoestratégica por el Pacífico con EU y ante los conflictos territoriales con países vecinos, entre ellos Vietnam, Filipinas y Japón.

El gobierno nipón dijo ayer que “analizará con atención” el aumento del presupuesto militar de China, y pidió a Pekín que sea “más transparente” sobre estos gastos. A comienzos de año, Pekín criticó la decisión del gobierno conservador de Shinto Abe de aprobar un presupuesto récord de defensa para 2015.

China también se ha mostrado inquieta por la intención de Tokio, con el que se disputa unas islas en el Mar de la China Oriental, de aprobar la reinterpretación de su Constitución pacifista para permitir a sus tropas defender a un aliado que sea atacado.

Por su rol de potencia, el ejército chino también participa en misiones de lucha contra la piratería en aguas próximas a Somalia, el combate al ébola en África occidental o en  Afganistán tras la retirada de la Alianza militar occidental (OTAN), por lo que requiere más fondos para operaciones.