Perú: Humala juramenta nuevo primer ministro tras crisis por censura

Pedro Cateriano, saliente ministro de Defensa, reemplazó esta noche tras jurar ante el presidente a Ana Jara, que fue censurada por el Congreso el lunes por un escándalo de espionaje.
El nuevo primer ministro peruano, Pedro Catenario (d), saluda a la gente reunida en el palacio presidencial, junto al presidente Ollanta Humala (i)
El nuevo primer ministro peruano, Pedro Catenario (d), saluda a la gente reunida en el palacio presidencial, junto al presidente Ollanta Humala (i) (AFP)

Lima

El presidente Ollanta Humala tomó juramentó esta noche al saliente ministro de Defensa, Pedro Cateriano, como nuevo primer ministro en reemplazo de Ana Jara, censurada por el Congreso el lunes tras un escándalo de espionaje a opositores y empresarios.

El nuevo gabinete ministerial, el séptimo de Humala en 48 meses de gestión, trajo una sorpresa de último minuto: la salida del ministro de Relaciones Exteriores, Gonzalo Gutiérrez, quien venía manejando la crisis abierta con Chile por una denuncia peruana de espionaje.

Humala ratificó a quince ministros y nominó a tres nuevos: en cancillería a la embajadora Ana María Sánchez, en Justicia al abogado Gustavo Adrianzén, y en Defensa al vicemisnitro del sector Jakke Valakivi.

Nueva canciller

El alejamiento del canciller fue tan inesperado, que Humala eligió como su sucesora a una embajadora designada apenas 24 horas antes como titular de la delegación peruana en París.

No se informaron las razones de la renuncia del canciller, pero trascendió que se produjo tres horas antes de la juramentación del nuevo gabinete, lo cual retrasó la ceremonia.

El nuevo gabinete deberá pasar aún por una auténtica prueba de fuego para cerrar el proceso constitucional de su nominación, cuando tenga que acudir en los próximos 30 días para recibir un voto de confianza del parlamento, controlado por la oposición.

En caso de que Cateriano -cercano al premio Nobel y ex candidato presidencial Mario Vargas Llosa- no reciba el respaldo del Congreso, Humala podría recurrir -de acuerdo a ley- a disolver el legislativo y convocar de inmediato a elecciones parlamentarias. Se trata de un escenario que los analistas no descartan debido al estilo confrontacional del nuevo primer ministro con la oposición.

Pero en sus primeras declaraciones Cateriano lanzó señales de paz a la oposición. "En un contexto (en el cual el gobierno está) sin mayoría parlamentaria, tanto el gobierno y la oposición debemos poner lo mejor de nosotros en beneficio del país", indicó en una entrevista con la televisora estatal.

"Voy a tener que cambiar mi estilo: mis opiniones políticas personales tendrán que ser reemplazadas por el criterio del gobierno ahora que voy a ser vocero", admitió en tono conciliador.

La peor crisis en cuatro años

El nombramiento de Cateriano le permite a Humala superar por ahora la peor crisis que enfrenta en cuatro años de gestión y se produce cuando faltan 12 meses para las elecciones presidenciales y legislativas peruanas. Cateriano, de 57 años, es un político independiente que forma parte del gobierno desde julio de 2012 como ministro de Defensa.

El flamante presidente del Consejo de Ministros es un virulento adversario de las dos principales grupos de oposición: la populista Fuerza Popular, de Keiko Fujimori, y la socialdemócrata Alianza Popular Revolucionaria Americana (Apra), del ex presidente Alan García.

Cateriano es, además, un incondicional del premio Nobel Mario Vargas Llosa y fue diputado entre 1990 y 1992 por el Movimiento Libertad, que fundara el escritor cuando postuló a la presidencia peruana en 1990.

El cambio del canciller fue interpretado como una señal de desacuerdo con el presidente Humala sobre el manejo del caso del espionaje con Chile, que enfrió la relación entre los países desde febrero pasado, dijo el ex congresista Enrique Bernales, en declaraciones a la radio RPP.

Humala, un ex comandante del ejército, designó a Cateriano contra el reloj, cuando se vencía la noche del jueves el plazo legal de 72 horas para nombrar al sucesor de Ana Jara, quien ejerció el cargo durante nueve meses desde el 23 de julio de 2014.

Jara, congresista del oficialista Partido Nacionalista fundado por Humala y su esposa Nadine Heredia, fue censurada por el Congreso el lunes tras ser considerada responsable política del espionaje a legisladores, periodistas, empresarios y centenares de ciudadanos por el servicio de inteligencia, una actividad que data al menos desde el 2005 -según denuncias de prensa- cuando aún no gobernaba Humala, pero que estalló en sus manos.