Perú y Bolivia entregan ayuda a Ecuador tras sismo que deja más de 650 muertos

Ollanta Humala y Evo Morales, presidentes de los dos países andinos, visitaron hoy la costa ecuatoriana golpeada por el temblor, y entregaron cientos de toneladas de ayuda a los damnificados.
El presidente de Perú, Ollanta Humala (i), y el de Ecuador, Rafael Correa (d), visitan el puerto de Manta, golpeado duramente por el temblor
El presidente de Perú, Ollanta Humala (i), y el de Ecuador, Rafael Correa (d), visitan el puerto de Manta, golpeado duramente por el temblor (AFP)

Manta

Los presidentes de Perú y Bolivia, Ollanta Humala y Evo Morales, respectivamente, visitaron hoy la costa ecuatoriana golpeada duramente por el trágico terremoto, donde entregaron cientos de toneladas de ayuda para los damnificados.

Humala -por la tarde- y Morales -por la mañana- aterrizaron en la ciudad portuaria de Manta (oeste), una de las más afectadas, con 208 de los 659 muertos que dejó el sismo, y recorrieron el destruido barrio de Tarqui acompañados por el presidente ecuatoriano Rafael Correa.

La visita de Humala coincide con la llegada del buque Tacna de la Marina de Perú con más de 300 toneladas de ayuda, entre colchones, agua potable y víveres. En total, el país vecino ha mandado un total de mil toneladas de ayuda, más de cien rescatistas y ha cedido varios helicópteros, un avión y otra maquinaria pesada.

En declaraciones antes de volver a Perú, Humala lamentó el elevado número de pérdidas humanas en el sismo, que tambíen dejó miles de heridos y 40 desaparecidos, y saludó la "rápida reacción del gobierno ecuatoriano" y "el ánimo de la gente que sigue batallando y no se deja vencer por las adversidades".

"Nadie está libre de un sismo de esta magnitud por mas previsiones que se puedan tomar. No podemos compararnos con las fuerzas de la naturaleza, pero sí podemos unir fuerzas para enfrentar esto y salir adelante", dijo.

Por su parte, Correa, que insistió en la creación de "una secretaría de riesgos sudamericana" para atender de manera coordinada tragedias como esta, agradeció la inmensa ayuda del Perú, país con el que Ecuador se enfrentó en un conflicto bélico limítrofe por última vez en 1995.

"No es que el presidente Humala ha traído un granito de arena, ha traído la playa entera", le agradeció Correa. Por la mañana, Correa recibió la visita del presidente boliviano, que le entregó un total de 90 toneladas de ayuda y visitó también el barrio de Tarqui. Bolivia ya le había mandado a Ecuador varios cargamentos de ayuda, además de 150 rescatistas.

"Bolivia es un país de menor renta per capita que el nuestro. Pese a ello su solidaridad es inmensa", le agradeció Correa. Por la mañana, llegó procedente de China ayuda por casi diez millones de dólares, que incluía cinco mil carpas.

El domingo, el país andino recibió la visita del presidente colombiano Juan Manuel Santos con 25 toneladas de víveres y agua. El sismo redujo a escombros populares zonas turísticas, y ha sido un duro golpe para este país dolarizado y petrolero, severamente azotado por la apreciación de la divisa estadunidense que encarece sus exportaciones y por la caída de los precios del crudo, lo cual recorta sus ingresos.

Muertos ascienden a 659

La Secretaría de Gestión de Riesgos (SGR) de Ecuador elevó hoy a 659 el número de personas muertas y a 29,067 el de las que han sido ubicadas en albergues temporales por el terremoto de magnitud 7.8 en escala de Richter que asoló el norte de la costa del país el pasado 16 de abril.

Un último informe de la SGR señaló que 40 personas aún permanecen como desaparecidas y que 27,732 han recibido asistencia de salud, 4,605 de ellas por heridas. La SGR confirmó que 113 personas fueron rescatadas con vida de entre los escombros y señaló que 281 escuelas han resultado afectadas por la sacudida.

Desde el momento del terremoto se han presentado más de 900 réplicas de magnitudes menores, aunque seis de ellas superaron la magnitud 6. La provincia costera de Manabí es la más afectada por el terremoto al reportar, de momento, 645 fallecidos, 33 desaparecidos y 24,117 personas ubicadas en albergues; mientras que su vecina de Esmeraldas, otra de las golpeadas por el sismo, no presenta fallecidos pero sí a 3,543 personas albergadas.

El informe de la SGR señala que en la provincia tropical de Santo Domingo de los Tsáchilas se han reportado cinco personas fallecidas, siete en la costera de Guayas, una en la andina de Pichincha y otra en la de Chimborazo.

El Gobierno ecuatoriano ha declarado en situación de emergencia a las provincias de Esmeraldas, Manabí, Santo Domingo de los Tsáchilas, Guayas, Santa Elena y Los Ríos, así como un estado de excepción en todo el territorio nacional.