Personaje de la Semana: Oscar Iván Zuluaga, político colombiano

A pesar de ser considerado un político de pueblo y sin carisma, el explosivo ascenso del candidato uribista a la presidencia en las encuestas ha alterado el sentido de la campaña electoral en ...
Óscar Iván Zuluaga, el candidato opositor con más posibilidades de derrotar a Santos en las elecciones presidenciales
Óscar Iván Zuluaga, el candidato opositor con más posibilidades de derrotar a Santos en las elecciones presidenciales (AFP)

Bogotá

El ex ministro de Hacienda Oscar Iván Zuluaga, un político de pueblo y sin carisma, es la carta de Álvaro Uribe para reinstalarse en el poder tras sentirse traicionado por el actual mandatario, Juan Manuel Santos.

Economista, de 55 años y que se define a sí mismo como un hombre "tranquilo, moderado, decente y ecuánime", se ha convertido, como candidato del Centro Democrático y por obra de su mentor, en el más serio rival de Santos en su campaña para la reelección, según las encuestas de intención de voto.

Uribe, que fue presidente entre 2002 y 2010, no puede aspirar a un tercer mandato por impedimento constitucional, pero encontró en Zuluaga al hombre que promete aplicar al pie de la letra su ideario político, un "títere", según sus opositores.

Nacido en Pensilvania, un pequeño pueblo del departamento de Caldas, en el centro cafetero del país, Zuluaga cuenta que desde niño quiso ser presidente, inspirado en la vida del ex primer ministro británico Winston Churchill, al que leía en libros recomendados por uno de sus profesores.

Pero ese sueño, que empezó a tomar forma en las encuestas, puede verse truncado por el escándalo en que está metido tras revelarse que mantuvo contactos con Andrés Sepúlveda, un pirata informático detenido este mes por espiar ilegalmente a los negociadores del proceso de paz entre el Gobierno y las FARC.

La oposición frontal a ese diálogo de paz que se celebra en Cuba desde noviembre de 2012 ha sido el eje de su campaña y por eso las denuncias en contra suya y del Centro Democrático no han sido motivo de sorpresa.

La tarea encomendada por Uribe a Zuluaga es la misma que hace cuatro años recibió el hoy presidente Juan Manuel Santos, quien también fue ministro de ese gobierno e integrante del Partido de la U, una fuerza que terminó convertida en reducto del "santismo" mientras los uribistas se marcharon con su jefe al Centro Democrático.

Uribe, senador electo, cuenta que en las giras que hace por el país como si fuera el candidato le han preguntado qué garantías tienen los electores de que "este (Zuluaga) no se va a torcer como el otro (Santos)", y él les contesta que no habrá problema porque "este (Zuluaga) sí es derechito". Esa anécdota ilustra hasta qué punto Zuluaga es identificado como el sucesor de la política de seguridad de Uribe.

Ante el escándalo, el candidato responde siempre con evasivas y es Uribe el que sale a rechazar las denuncias mediante encendidos discursos o en las redes sociales. Zuluaga y Uribe se conocen desde comienzos de los años 90 cuando el primero era alcalde de Pensilvania y el segundo senador, y compartían su preocupación por el crecimiento de la actividad guerrillera en la zona cafetera del centro del país.

Tras unos años dedicado a la empresa privada en la siderúrgica Acesco, participada por su familia, Zuluaga volvió a la política en 2002 como senador por Caldas a la cabeza de un movimiento fundado con Luis Alfonso Hoyos, su amigo de toda la vida y principal implicado en el escándalo del pirata informático.

Fue senador hasta 2006 y un año después Uribe lo nombró titular de Hacienda, cargo que ocupó hasta el final de su gobierno, el 7 de agosto de 2010, y por el que fue reconocido en 2009 como el mejor ministro de esa cartera de América Latina por sortear la crisis mundial sin sobresaltos para la economía colombiana.

Zuluaga estudió economía en la Universidad Javeriana de Bogotá y tiene un máster en Finanzas Públicas de la Universidad de Exeter (Reino Unido). Cuando Uribe creó el Centro Democrático, en enero de 2013, siempre estuvo en primera fila como el discípulo más aplicado del ex mandatario y la convención de ese partido lo ungió como candidato presidencial a finales del año pasado.

Como compañero de fórmula a la Vicepresidencia, Zuluaga escogió a Carlos Holmes Trujillo, político y ex diplomático oriundo del departamento del Valle del Cauca y también uribista de corazón. Zuluaga está casado desde hace 26 años con Martha Ligia Martínez, con quien tiene tres hijos: Juliana, Esteban y David.