Personaje de la Semana: Jimmy Carter, ex presidente de Estados Unidos

Este veterano político demócrata, pletórico de vitalidad y en la vanguardia progresista a sus 90 años, confesó esta semana padecer un cáncer.
Jimmy Carter, durante la firma de un ejemplar de su último libro "Una vida completa. Reflexiones a los noventa", de carácter autobiográfico
Jimmy Carter, durante la firma de un ejemplar de su último libro "Una vida completa. Reflexiones a los noventa", de carácter autobiográfico (AFP)

Washington

La noticia conocida el pasado miércoles de que Jimmy Carter tiene cáncer supone un duro golpe para el ex presidente de Estados Unidos, quien, pese a ser el segundo ex mandatario estadunidense más viejo entre los que siguen vivos, es también, sin lugar a dudas, el más activo.

A sus noventa años, "Mr. Peanut" (Señor Cacahuate, por su condición de propietario de campos de cacahuate) Carter sólo está por detrás de George H. W. Bush, de quien le separan tres meses, pues Bush nació en junio (ya ha cumplido los 91) y Carter en octubre de 1924, pero se encuentra muy lejos de Bill Clinton (68 años) y George W. Bush (69).

Sin embargo, el político nacido en Plains (Georgia, EU) sigue cargado de vitalidad y se sitúa con diferencia como el más activo de los cuatro, siempre dispuesto a opinar sobre cuestiones de actualidad y comprometido con buscar soluciones a los conflictos y problemas internacionales a través del centro que lleva su nombre.

Nobel de la Paz en 2002

Precisamente su trabajo al frente del Centro Carter, fundado junto a su esposa, Rosalynn, en 1982 (poco después de terminar su mandato) le valió el premio Nobel de la Paz en 2002 por "sus décadas de esfuerzo sin descanso para encontrar soluciones pacíficas a conflictos internacionales".

Carter asegura que su vida sigue siendo "emocionante e impredecible" y se mantiene en la vanguardia progresista del país en sus opiniones sobre el racismo, el matrimonio homosexual o las primarias demócratas para las elecciones de 2016.

Carter, el demócrata que gobernó entre 1977 y 1981 (precedido y sucedido por dos republicanos, Gerald Ford y Ronald Reagan, respectivamente) es el ex presidente de EU que más años ha ostentado este título en toda la historia del país, pues hace ya 34 años que dejó de ser presidente, y tras él han pasado otros cinco mandatarios.

"Reorganizaré mi agenda según sea necesario para poder seguir el tratamiento", dijo el pasado miércoles el propio Carter a la vez que anunciaba que una reciente cirugía en el hígado reveló que tiene un cáncer que "ahora se ha extendido a otras partes" de su cuerpo (no matizó dónde se originó ni cuáles son los órganos afectados).

Los medios estadunidenses recordaron, sin embargo, que la familia de Carter tiene un extenso historial de cáncer de páncreas, del que fallecieron su padre, sus dos hermanas y su hermano, y que también fue hallado en su madre.

Además de la actividad internacional, Carter también sigue muy implicado en la vida de su comunidad, en Georgia, da clases en la escuela dominical de una parroquia bautista en su pueblo natal, Plains, y organiza encuentros anuales para los estudiantes de primer año de la Universidad Emory en Atlanta, en la que él enseñó.

En julio, el ex presidente nonagenario publicó su último libro de memorias, A Full Life: Reflections at Ninety ("Una vida completa: reflexiones a los noventa"), el último de la treintena de libros que ha escrito durante su vida.

En su nuevo libro, el ex presidente se explaya más en su vida personal que en la política, aunque incluso en las memorias de su infancia hay un componente que ayudaría a forjar sus ideas: el segregacionismo racial que se respiraba en el estado de Georgia donde nació en 1924, y que su propio padre defendía.

"Mi padre era parte de una sociedad que había prevalecido en todos los estados del sur durante más de cien años. Era un segregacionista, como todos los otros hombres del condado, en un momento en que la segregación racial era la norma en todo el país", explicó Carter al diario The Philadelphia Inquirer.

Pese a criarse en ese ambiente, Carter llegó a la presidencia cuando había avances consolidados en la lucha por los derechos civiles, y marcó un récord al nombrar a más funcionarios negros y latinos en su Casa Blanca que todos sus predecesores juntos.

Hoy, sin embargo, Carter observa con tristeza las tensiones raciales que han resurgido en el país en los últimos años, y en especial el tiroteo de junio en el que un joven blanco mató a nueve afroamericanos en una iglesia de Charleston (Carolina del Sur).

"Creo que toda la publicidad sobre las confrontaciones entre la policía y la población negra en varios lugares y la tragedia en Charleston nos ha recordado que aún tenemos un largo camino por recorrer. Todavía hay un racismo innato en nuestro país que tiene que enfrentarse correctamente", manifestó Carter a la cadena PBS.

En sus entrevistas para promover su último libro, el ex mandatario generó un debate con sus opiniones sobre temas de actualidad, desde la legalización nacional del matrimonio gay hasta la persistencia del racismo, pasando por las declaraciones del magnate Donald Trump sobre la inmigración ilegal.

"Creo que Jesús (Cristo) alentaría cualquier relación de amor si fuera honesta y sincera y no hiciera daño a nadie más, y no veo que el matrimonio homosexual dañe a nadie más", aseguró Carter en una entrevista con el diario Huffington Post.

Sus palabras sorprendieron todavía más dada su práctica devota de la fe cristiana bautista y su rumoreada capacidad de recitar cada verso de la Biblia de memoria.

"Ridículos", comentarios de Trump

Carter tampoco dudó en tachar de "ridículos" los comentarios del magnate Donald Trump, el aspirante republicano a la Presidencia de EU que aseguró en junio que la mayoría de los inmigrantes mexicanos al país traen "drogas", "crimen" o son "violadores".

"Ha hecho comentarios estúpidos, comentarios imprudentes sobre los inmigrantes y solo va a conseguir una pequeña parte del apoyo del partido republicano", aseguró Carter a la cadena CNN.

Para el ex presidente que irritó a muchos congresistas al viajar varias veces a Cuba tras abandonar la Casa Blanca e incluso reunirse con Fidel Castro en 2002, el acercamiento a la isla iniciado por el presidente Barack Obama es más que positivo.

"Creo y espero que (Obama) cumpla por completo su compromiso al deshacerse del todo del embargo y las sanciones al pueblo cubano, y tenga relaciones completas con el Gobierno cubano y su pueblo", dijo Carter al diario de Virginia Richmond Times-Dispatch.

Preguntado por los cinco aspirantes demócratas que compiten por la candidatura de su partido a la Casa Blanca, Carter pronosticó una victoria segura de la ex secretaria de Estado Hillary Clinton.

Pero dejó claro que el senador Bernie Sanders es quien mejor representa al ala liberal del partido, a la que él pertenece, y quien mejor enarbola la bandera del combate a la desigualdad, que se ha convertido en central en las primarias demócratas.

"Creo que (Sanders) habla más en nombre del ala liberal y activa del partido demócrata. Es alguien que ha estado en primera línea de exigir igualdad, constreñir a Wall Street y acabar con la dominación de los ricos sobre el sistema político", aseveró a la cadena PBS.

El nonagenario ex presidente declaró que se mantendrá activo políticamente "todo lo que pueda", y seguirá trabajando para el Centro Carter, la organización que fundó junto a su esposa Rosalynn para combatir la pobreza, las enfermedades y el hambre en el mundo.

La pintura, su gran afición

Entre viajes con el Centro Carter y nuevos proyectos de libros, el ex mandatario encuentra tiempo para su gran afición: la pintura, con cuadros que decoran su nuevo libro e ilustran momentos íntimos o históricos, como el apretón de manos que selló el acuerdo de paz entre Israel y Egipto en Camp David en 1978.

A nivel internacional, en 2015 Carter ha visitado Palestina, donde entre finales de abril y principios de mayo lideró "un Comité de Sabios" que acudió con el objetivo de acercar la reconciliación entre las distintas facciones palestinas.

Poco después, el 10 de mayo, tuvo que acortar por motivos de salud su visita a Guyana, donde su fundación llevaba a cabo una misión de observación electoral sobre los comicios generales en el país suramericano.

"El presidente Carter no se encontraba bien y dejó hoy Guyana para regresar a Atlanta. La misión de observación electoral continúa su trabajo", informó entonces el Centro Carter en un breve comunicado, sin precisar el estado de salud del político.

En noviembre del año pasado, Carter y el empresario mexicano Carlos Slim Helú firmaron una alianza para colaborar con una iniciativa que busca eliminar la oncocercosis, o ceguera de los ríos, en el continente americano.

"Mi vida no es tranquila. Es una vida llena de retos, emocionante e impredecible, intrépida y agradable", relató este año Carter a la televisión pública estadunidense PBS.