Personaje de la Semana: Jeroen Dijsselbloem, presidente del Eurogrupo

Este joven político holandés ha logrado hacerse un nombre en Europa al convertirse en un interlocutor decisivo en las duras negociaciones de la crisis griega, al dirigir y coordinar a los 19 ...
El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, contesta a los periodistas al llegar a una reunión en Bruselas sobre la reciente crisis en Grecia
El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, contesta a los periodistas al llegar a una reunión en Bruselas sobre la reciente crisis en Grecia (AFP)

Bruselas

Jeroen Dijsselbloem, el holandés de 49 años que este lunes fue reelegido como presidente del Eurogrupo, pasó en dos años de ser un desconocido a convertirse en un interlocutor clave en Europa, sobre todo gracias a las espinosas negociaciones sobre Grecia.

En enero de 2013 sólo llevaba dos meses y medio como ministro de Finanzas de su país cuando, en plena crisis del euro, se convirtió en presidente del Eurogrupo. Esta institución europea reúne a los 19 ministros de Finanzas de la zona euro y coordina su política económica.

Durante ocho años, la institución había sido presidida por el luxemburgués Jean-Claude Juncker, un veterano en Bruselas, por lo que algunos pensaron que este desconocido no estaría a la altura.

Este político laborista tenía poca experiencia en finanzas y se había dedicado a temas como la juventud, la salud, la enseñanza o la inmigración. Cuando lo nombraron era un desconocido, cuya principal baza era venir de uno de los países fundadores de la Unión Europea con unas finanzas saneadas.

Dijsselbloem, poco experimentado, fue criticado en sus primeros meses por la gestión del rescate a Chipre, donde uno de sus bancos principales tuvo que cerrar e hizo perder mucho dinero a los depositantes.

Tampoco gustaron entonces sus declaraciones a la prensa, cuando afirmó que el rescate de Chipre podría aplicarse a otros países, unas palabras que desataron una tormenta en los mercados.

Con el tiempo, sin embargo, su estilo directo y franco terminó seduciendo, así como su capacidad de escuchar a sus interlocutores. En su país está considerado un buen estratega y leal a sus amigos, según el periódico de centro izquierda De Volkskrant.

Tormenta en Grecia

Sus capacidades salieron a la luz a principios de 2014, cuando logró poner de acuerdo a las instituciones europeas pero también a Francia y Alemania sobre la unión bancaria, un sistema para evitar que los contribuyentes paguen el precio de la quiebra de los bancos.

La crisis griega será su prueba de fuego y, a pesar de algunos momentos difíciles, como su relación con homólogo griego Yanis Varoufakis, Dijsselbloem consiguió mantener el diálogo con Atenas.

Tampoco dudó en viajar al país para reunirse cara a cara con el primer ministro Alexis Tsipras. A finales de junio de 2014, en el punto álgido de la crisis, su predecesor Juncker le felicitó por su "excelente trabajo".

Al mismo tiempo Dijsselbloem no deja de ser un férreo defensor del rigor presupuestario, lo que le granjea el apoyo del ministro alemán Wolfgang Schäuble, principal defensor de la austeridad en Europa y partidario de la línea dura con Grecia.

Nacido en Eindhoven, en el sur de Holanda de padres profesores, Jeroen Dijsselbloem tiene dos niños. Es un gran aficionado a Miles Davis y a los Monty Python y tras sus estudios de economía agrícola sigue teniendo una granja, donde tiene un jardín y cría de cerdos.