Perpetuas a 15 militares y civiles argentinos por matar a 135

Entre las víctimas que fueron asesinadas en un centro clandestino está la hija de Estela Carlotto, líder de las Abuelas de Plaza de Mayo, quien recuperó recientemente a su nieto Guido.
Ignacio Guido y su abuela, Estela de Carlotto, durante su reciente reencuentro en Buenos Aires
Ignacio Guido y su abuela, Estela de Carlotto, durante su reciente reencuentro en Buenos Aires (AFP)

Buenos Aires

Un tribunal argentino dictó el viernes condenas a prisión perpetua a quince militares y civiles que asesinaron en un centro clandestino a 135 víctimas, entre ellas a la hija de la líder de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela Carlotto, quien recuperó a su nieto Guido recientemente.

"Ole Oleee, Ole Olaaa, como a los nazis les va a pasar, adonde vayan los iremos a buscar", voceaba el público, que cerró con un fuerte aplauso la lectura de la sentencia, según imágenes transmitidas por internet por el Centro de Información Judicial, que depende de la Corte Suprema. La sala estaba abarrotada de público, entre el que se distinguía la melena blanca de Carlotto, quien se pudo abrazar con su nieto robado al nacer luego de 36 años.

El cadáver acribillado de la desaparecida militante peronista de izquierda Laura Carlotto, hija de Estela (83 años) y madre del músico Guido Montoya (36), fue entregado en 1978 a la familia tras ser ejecutado por los responsables del centro clandestino La Cacha.

Abuelas de la Plaza de Mayo, fundada por Carlotto, logró en sus 37 años de vida restituir la identidad de 115 bebés robados en la dictadura (1976-1983), aunque aún se busca a otros 400 apropiados, hijos de prisioneros políticos desaparecidos.

Por La Cacha, un centro clandestino de torturas y exterminio de opositores, entre ellos sindicalistas y estudiantes, funcionó en las afueras de la populosa ciudad de La Plata, 60 km al sur de Buenos Aires. En el banquillo de los acusados estuvo nuevamente el ex jefe de la policía de la provincia de Buenos Aires, Miguel Etchecoltz, quien sumó una segunda condena de por vida.

"Condenando a Miguel Etchecolatz a la pena de prisión perpetua por su complicidad en el genocidio perpetrado en la última dictadura militar", leyó uno de los jueces en la sentencia, repitiéndose en el resto de las penas máximas.

Entre los condenados a perpetua, la mayoría son militares retirados, pero también se encuentran miembros del servicio penitenciario y civiles, como Jaime Smart, exfuncionario del gobierno de facto.

El tribunal sentenció además a un marino y otros tres civiles a penas entre 12 y 13 años de prisión, y ordenó darles de baja de las Fuerzas Armadas a los militares involucrados.

De radio a siniestra maternidad

La Cacha, una antigua estación de radio, estuvo bajo el comando 101 de Inteligencia del Ejército (terrestre) y operó como maternidad clandestina, donde Laura Carlotto pudo haber dado a luz a Guido, según sospechas de Abuelas.

Por las mazmorras de La Cacha pasaron también, según sobrevivientes y testigos, el desaparecido Antonio Bettini, padre de Carlos Bettini, actual embajador argentino en España.

Otro caso de resonancia internacional fue el de los mellizos Matías y Gonzalo Reggiardo Tolosa, nacidos mientras su madre estaba cautiva y apropiados por un ex militar que huyó a Paraguay hasta que fue extraditado y condenado.

Desde que se anularon las leyes de amnistía hace diez años, 547 ex militares y ex policías recibieron condenas, informó hoy a la AFP una fuente de la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad.

De los dictadores, el único con vida es el ex general Reynaldo Bignone (85 años), quien purga en una cárcel común seis condenas por graves violaciones a los derechos humanos. Unas 30 mil personas desaparecieron en la dictadura, según organismos defensores de derechos humanos.

Carlotto recibió este año distinciones y menciones internacionales por su labor humanitaria en Abuelas, entre ellas de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi), del papa Francisco y del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU.