Permitirá Uruguay sólo un tipo de semilla de mariguana

El Ministerio de Ganadería importará las semillas que tiene una concentración de 5.0 por ciento de tetrahidrocarbocannabinol, principal constituyente psicoactivo de la  cannabis.
Mariguana
La reglamentación de la plantación de la mariguana estará lista en abril (Archivo)

Buenos Aires

El gobierno uruguayo permitirá la plantación de un sólo tipo de mariguana en cuanto entre en vigor la legalización para producir la droga, la cual fue aprobada esta semana en el Congreso y desató un debate internacional.

Mientras la Organización de Naciones Unidas continúa criticando la decisión de legalizar la producción, venta y consumo de la mariguana, el gobierno de José Mujica prepara la reglamentación de la nueva Ley, la cual estará lista a más tardar en abril próximo.

La reglamentación detallará los requisitos que tendrán que cumplir empresas privadas para que el Estado les conceda las licencias de producción, así como la manera en que las autoridades fiscalizarán el cumplimiento de la ley.

El senador Luis Gallo, quien defendió la inédita legislación, adelantó que el gobierno controlará el origen de la mariguana porque sólo así podrá trazar y seguir su ruta en el mercado legal.

Reveló que ya hay un acuerdo para permitir la plantación de un sólo tipo de semilla que tiene una concentración de 5.0 por ciento de tetrahidrocarbocannabinol (THC), que es el principal constituyente psicoactivo del cannabis.

Con estas medidas, cuando el gobierno revise las plantaciones en clubes o casas podrá saber si los productores cumplen con la obligación de sembrar sólo esa semilla, ya que en caso contrario serán sancionados.

Gallo explicó que, en esta primera etapa, el Ministerio de Ganadería importará las semillas, aunque todavía se desconoce el país de origen.

Otra precisión del gobierno, que se dio a conocer a través de la Junta Nacional de Drogas, es que el gramo de mariguana costará un dólar porque es un precio competitivo con el del mercado negro.

Mientras Uruguay afina la reglamentación, el gobierno ha recibido fuertes críticas por parte de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Crimen, y del gobierno de Estados Unidos.

El mayor conflicto se dio con el titular de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), Raymond Yans, quien calificó al gobierno uruguayo de "pirata" por incumplir acuerdos internacionales y negarse a dialogar con este organismo.

Mujica negó las denuncias de Yans y lo conminó a "que venga a Uruguay y se reúna conmigo cuando quiera, que no hable para la tribuna. El que diga que no puede hablar conmigo miente, miente descaradamente", advirtió.