Peres y Abas rezarán junto al papa por la paz el 8 de junio

El presidente de Israel y su par palestino realizarán una "oración por la paz" en Oriente Medio junto al pontífice en el Vaticano.
El presidente israelí, Simón Peres (d), despide  en el aeropuerto Ben Gurión, a las afueras de Tel Aviv, al papa Francisco, el pasado lunes 26 de mayo
El presidente israelí, Simón Peres (d), despide en el aeropuerto Ben Gurión, a las afueras de Tel Aviv, al papa Francisco, el pasado lunes 26 de mayo (EFE)

Ciudad del Vaticano

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, y su par israelí, Shimon Peres, realizarán "una oración por la paz" en Oriente Medio junto al papa Francisco el próximo 8 de junio en el Vaticano.

"El encuentro de oración por la paz, a la que el santo padre invitó a los presidentes de Israel, Shimon Peres, y de Palestina, Mahmud Abas, tendrá lugar el domingo 8 de junio, a media tarde, en el Vaticano. Esta fecha ha sido aceptada por ambas partes", indicó el portavoz de la Santa Sede, el padre Federico Lombardi.

De visita en la ciudad palestina de Belén, Francisco hizo un llamamiento inesperado el pasado 25 de mayo para que los dos líderes aceptaran orar en el Vaticano por la paz en Oriente Medio, tras considerar "inaceptable" la situación después de la ruptura, en abril, de las negociaciones entre el Estado de Israel y los palestinos.

"Deseo invitar al presidente Abas y al presidente Peres para que juntos elevemos a Dios una oración intensa por la paz. Ofrezco mi casa, el Vaticano, para ese encuentro", había propuesto Francisco.

"Construir la paz es difícil, pero vivir sin paz es un tormento. Todos los hombres y todas las mujeres de esta tierra y del mundo entero nos piden que roguemos a Dios por su ardiente aspiración de paz", clamó el jefe de la iglesia católica ante unas diez mil personas en Belén, en un llamamiento sin precedentes.

El líder palestino aceptó inmediatamente la invitación y anunció que viajaría al Vaticano, mientras que Peres aceptó el lunes la "generosa" invitación papal, un gesto audaz del pontífice para contribuir al diálogo entre las partes tras seis décadas de conflicto. "Me gustan los gestos espontáneos", confesó el jefe de estado israelí a la prensa, pese a que los gestos de Francisco no sentaron del todo bien a la clase política israelí.

La fecha escogida finalmente, que no podía ser ni viernes ni sábado por ser los días sagrados para musulmanes y judíos, respectivamente, es el domingo 8 de junio, que coincide con la tercera fiesta más importante para los cristianos, Pentecostés. Según el cristianismo, el Espíritu Santo desciende sobre los apóstoles, a quienes dota del don de lenguas.

En el avión de regreso a Roma, el pontífice precisó que no se trataba de ninguna "mediación" por su parte, pero que la oración podría inspirar la paz. Las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos, reanudadas en julio de 2013, se interrumpieron en abril pasado encalladas en cuestiones esenciales: las fronteras, las colonias israelíes en territorio palestino ocupado, la seguridad, el estatuto de Jerusalén y los refugiados palestinos.

Francisco ya tuvo la idea de una jornada de oración por la paz en Siria el pasado septiembre, cuando Estados Unidos y Francia analizaban la posibilidad de lanzar ataques aéreos contra el régimen de Bashar al Asad.