El Pentágono pide a Egipto y EAU no repetir bombardeos en Libia

Estados Unidos aseguró que los Emiratos Árabes Unidos y Egipto son los responsables de los ataques aéreos en el país norteafricano, y les pidió no añadir violencia a una situación "delicada".
Varios aviones aparecen seriamente dañados por los combates en el aeropuerto de Trípoli
Varios aviones aparecen seriamente dañados por los combates en el aeropuerto de Trípoli (AFP)

Washington, Trípoli

El Pentágono aseguró hoy que Egipto y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) son los responsables de los ataques aéreos en Libia, y les instó a no añadir violencia a una situación ya "delicada". "Creemos que los ataques aéreos llevados a cabo en los días recientes fueron efectuados por EAU y Egipto dentro de Libia", indicó el contraalmirante John Kirby, portavoz del Pentágono en rueda de prensa.

Kirby subrayó que EU desaconseja a países extranjeros el uso de la violencia para solucionar las tensiones en Libia. "No queremos más violencia, aparte de la que ya hay, la situación de por sí es muy delicada", subrayó Kirby, quien eludió comentar si el secretario de Defensa, Chuck Hagel, había conversado de esta cuestión con sus homólogos de esos dos países.

Sin embargo, y por el momento, tanto el Gobierno de Egipto como el Emiratos Árabes Unidos (EAU) han rechazado haber efectuado ninguna operación militar aérea fuera de su territorio.

El portavoz del Pentágono confirmaba así las informaciones del diario The New York Times que adelantaba este lunes que fuerzas de esos dos países habían bombardeado en secreto posiciones de las milicias islamistas que luchan por el control de Trípoli (Libia) al menos dos veces en la última semana.

Trípoli es escenario desde el pasado 13 de julio de enfrentamientos armados entre dos milicias rivales que luchan por el control del aeropuerto internacional, conflicto que ha costado la vida a más de 200 personas y ha forzado la huida de miles de ellas, y al que se han sumado choques en la ciudad de Bengasi.

Este lunes, los países vecinos de Libia pidieron durante una sesión celebrada en El Cairo el cese inmediato de todas las operaciones armadas en territorio libio para respaldar el proceso político y fortalecer el diálogo con las fuerzas que rechazan la violencia.

Las milicias islamistas acusaron el sábado a Emiratos Árabes Unidos y a Egipto, países aliados en la lucha contra los islamistas, de buscar con estos ataques aéreos rebajar la presión militar de estas milicias sobre sus rivales nacionalistas, que controlaban con anterioridad el aeropuerto de Trípoli. Durante una visita organizada para la prensa, un fotógrafo de la AFP pudo constatar hoy que esta instalación aeroportuaria estratégica está en manos de los islamistas.

La portavoz del departamento de Estado de EU Jennifer Psaki confirmó hoy las declaraciones de los responsables estadunidenses y acusó a "Emiratos Árabes Unidos y Egipto" de realizar "en los últimos días ataques aéreos" en Libia. Egipto desmintió cualquier implicación "directa en estos ataques", mientras que las autoridades emiratíes guardaban todavía silencio. Ambos países organizaron este años maniobras militares conjuntas en Emiratos.

"Escalada"

Estados Unidos y sus aliados europeos lanzaron la voz de alarma el lunes sobre una "escalada" del conflicto en Libia, sumida en el caos desde la caída del dictador Muamar Gadafi en 2011 por una rebelión apoyada militarmente por los países occidentales.

En un comunicado conjunto, Washington, París, Londres, Berlín y Roma condenaron las "interferencias exteriores en Libia que exacerban las divisiones" y reclamaron la continuación de la "transición democrática".

Las milicias islamistas de la coalición Fajr Libya (Amanecer de Libia) capitalizaron su éxito militar en Trípoli y obtuvieron una reunión el lunes del saliente Congreso General Nacional (CGN, de mayoría islamista), cuyo mandato expiró en teoría tras la elección el 25 de junio de un nuevo parlamento.

El CGN, que cuestiona la legitimidad del nuevo gobierno y parlamento por pedir la intervención extranjera para luchar contra las milicias, encargó al proislamista Omar al Hasi formar un "gobierno de salvación nacional".

Por su parte, el jefe del gobierno provisional, Abdalá al Theni, calificó de "ilegales" la reunión del CGN y sus decisiones, al tiempo que denunció las exacciones de milicianos islamistas en Trípoli, quienes incendiaron y saquearon su residencia en la capital.

Los islamistas se desmarcan de los yihadistas

Los islamistas de Fajr Libya, a menudo acusados de connivencia con los yihadistas, han tomado sus distancias con el grupo Ansar Asharia, que rechaza la democracia como modelo de gobierno y desea aplicar la ley islámica en el país.

Fajr Libya afirmó en un comunicado "respetar la Constitución y la alternancia pacífica en el poder", tras esa invitación de Ansar Asharia de sumarse a sus filas. Asimismo, propuso colaborar con las fuerzas de seguridad en Trípoli y proteger a los ciudadanos extranjeros.

El nuevo parlamento, con sede en Tobruk (este) a causa de la violencia en el país, calificó este fin de semana de "terroristas" a Ansar Asharia y a Fajr Libya, y anunció su intención de reforzar el ejército para erradicarlos.

Ansar Asharia, calificado de "terrorista" por Estados Unidos, controla el 80% de Bengasi, a mil kilómetros al este de Trípoli, donde resiste a un ofensiva lanzada contra él por el general disidente Jalifa Haftar.