Pelosi respalda la legalización de la mariguana en la capital de EU

La líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes mostró su apoyo a la medida que hoy entra en vigor en Washington, que permitirá a sus habitantes fumar plantar y poseer cannabis ...
Nancy Pelosi, líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, durante su reciente estancia en Santo Domingo
Nancy Pelosi, líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, durante su reciente estancia en Santo Domingo (EFE)

Washington

La líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, respaldó hoy la legalización de la mariguana en Washington, cuyos habitantes podrán a partir de este jueves fumar, plantar y poseer cannabis aunque no venderlo.

En un comunicado, la legisladora destacó "el abrumador" apoyo del 70.1 % que los habitantes del Distrito de Columbia -donde está la capital del país- dieron en las elecciones del pasado noviembre a la "Iniciativa 71", nombre con el que se conoce al proyecto ciudadano para la legalización de la mariguana.

Desde que se aprobara la iniciativa, las autoridades locales del Distrito de Columbia y el Congreso se han batido en una serie de desafíos. El último lo formuló este martes en una rueda de prensa la alcaldesa demócrata, Muriel E. Bowser, que anunció que fumar mariguana será legal el jueves, cuando se cumplen los 30 días que el Congreso tiene para revisar y bloquear la iniciativa.

Sin embargo, los republicanos del Congreso no coinciden con la visión de las autoridades locales y alegaron que el Ayuntamiento no puede legalizar la mariguana porque así lo impide una cláusula que introdujeron en los presupuestos federales a finales de año.

La disposición prohíbe que los fondos "sean usados para promulgar cualquier ley, norma o regulación para legalizar o reducir las penas asociadas con la posesión de mariguana para uso recreativo".

Sin embargo, las autoridades locales entienden que esta cláusula solo les impide regular la venta y la imposición de impuestos sobre la mariguana y que, por tanto, el Ayuntamiento tiene autoridad para permitir que se fume, cultive y se porte una pequeña cantidad de cannabis.

"Coincido con el análisis jurídico del Distrito de Columbia y otros líderes del Congreso de que la ley de gastos aprobada en diciembre no deroga o bloquea la aplicación de esta iniciativa", argumentó la legisladora en un comunicado.

Pelosi expresó a principios de mes su apoyo a Muriel E. Bowser para desarrollar la iniciativa, pese a las amenazas de la bancada republicana. "Es muy preocupante que los republicanos amenacen a las autoridades del Distrito para la aplicación de la medida que recibió el rotundo apoyo de los votantes del Distrito de Columbia", subrayó la legisladora.

La medida, que entrará en vigor a las 00:01 de la madrugada (05:01 GMT), permite a cualquier persona de 21 años o mayor poseer 60 gramos de mariguana, fumarla en su casa o en espacios privados, compartir hasta 30 gramos y cultivar en su casa seis plantas, aunque sólo tres podrán tener flores.

Con esta medida, la ciudad se une a los estados de Colorado, Washington, Alaska y Oregón, que han aprobado el uso recreativo de la mariguana, pero la capacidad del Congreso para revisar las leyes de la capital federal (sin autonomía estatal) hace que la situación en este caso sea muy diferente.

Desde que en noviembre el 70.1 % de los habitantes del Distrito de Columbia aprobara la "Iniciativa 71" -nombre con el que se conoce el proyecto de legalización- las autoridades locales y el Congreso se han batido en desafíos y contradesafíos.

El último lo formuló el martes en una rueda de prensa la alcaldesa demócrata Muriel E. Bowser, que anunció que fumar mariguana será legal el jueves, cuando se cumplen los 30 días que el Congreso tiene para revisar y bloquear la iniciativa.

Sin embargo, la primera edil advirtió de que "la ciudad no se convertirá en Amsterdam" y, para informar a los ciudadanos, el Ayuntamiento ha repartido volantes para aclarar dudas.

"¿Puedo comer un brownie de mariguana en un parque? ¿Y en una parada de autobús? No importa la forma que tome la mariguana. Su consumo solo está permitido en casas privadas. Uso en el hogar. Consumo en el hogar", explica el Ayuntamiento en una de las octavillas.

Llevar mariguana a algunos de los lugares más emblemáticos de la capital, como el National Mall o el Jefferson Memorial, seguirá estando prohibido porque la mayoría de los monumentos de la ciudad se encuentran bajo jurisdicción federal y, por tanto, no dependen del Gobierno local.

De hecho, en el 29 % del territorio de Washington, que está bajo jurisdicción federal (parques nacionales, propiedades militares o viviendas públicas), seguirá estando prohibido portar cualquier cantidad de mariguana, de acuerdo con la ley federal, que aún prohíbe la posesión y consumo de mariguana.

Dos pasos más allá de los monumentos y memoriales más conocidos de la capital estadunidense, portar mariguana estará permitido a partir de este jueves, una imagen que genera contradicciones entre los legisladores, especialmente en la bancada republicana.

En una carta, dos de los republicanos de mayor peso en la Cámara de Representantes, Jason Chaffetz (Utah) y Mark Meadows (Carolina del Norte), advirtieron a las autoridades locales de que, si implementan la iniciativa, estarán violando la ley "con conocimiento y de forma deliberada".

Los republicanos alegan que las autoridades locales no pueden legalizar la mariguana porque una cláusula que introdujeron en los presupuestos federales a finales de año se lo impide.

Específicamente, la disposición prohíbe que los fondos "sean usados para promulgar cualquier ley, norma o regulación para legalizar o reducir las penas asociadas con la posesión de mariguana para uso recreativo".

Sin embargo, las autoridades locales entienden que esta cláusula solo les impide regular la venta y la imposición de impuestos sobre la mariguana y que, por tanto, el Ayuntamiento tiene autoridad para permitir que se fume, cultive y se porte una pequeña cantidad de cannabis.

El continuo desacuerdo podría acabar en los tribunales, pues el fiscal general del Distrito de Columbia, Karl Racine, ya advirtió a los concejales que si hablan de un mercado de la mariguana se arriesgan a recibir multas de cinco mil dólares y se enfrentan a penas de cárcel de hasta dos años.

Por el momento, la implementación este jueves de la iniciativa, servirá al Distrito de Columbia para lanzar un desafío al Congreso y reclamarle una autonomía que el legislativo le niega desde hace décadas y que la mariguana ha vuelto a poner sobre la mesa.