Pelosi confía en que EU y Cuba “puedan seguir trabajando juntos”

La líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes se declaró "entusiasmada" por los contactos realizados, mientras otro legislador admitió que se habló de "derechos humanos".
Nancy Pelosi (C), durante la conferencia de prensa hoy en La Habana, junto a miembros de la delegación estadunidense
Nancy Pelosi (C), durante la conferencia de prensa hoy en La Habana, junto a miembros de la delegación estadunidense (AFP)

La Habana

La líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, se reunió hoy con el segundo al mando del gobierno cubano, Miguel Díaz Canel, y dijo confiar en que Washington y La Habana “puedan seguir trabajando juntos con vistas al futuro” y dejar atrás medio siglo de confrontación.

Asimismo informó que durante su estancia en la isla, ella y los ocho legisladores que la acompañaron dialogaron con un amplio abanico de la sociedad cubana, que incluyó desde parlamentarios, hasta el cardenal Jaime Ortega y jóvenes blogueros,  “hambrientos de un mayor acceso a internet ”, en lo cual , puntualizó, “EU puede ayudar mucho”.

Los comentarios  de Pelosi, la parlamentaria de más alto nivel que ha visitado la isla en décadas, coincidieron con el anuncio del consorcio informático Apple de que “algunos de sus productos y parte de su software” están ahora dentro de las categorías legales para su venta a Cuba, luego de la decisión de Washington y La Habana de normalizar sus relaciones.

“Estamos entusiasmados por lo que hemos visto” en la isla, agregó la líder demócrata en conferencia de prensa, en la que también, en hecho novedoso, participaron medios nacionales –el periódico Granma incluido-, corresponsales extranjeros y publicaciones digitales de la oposición.

En ese intercambio, la legisladora afirmó que el término “reconciliación” primó tanto en las conversaciones oficiales,  como en las sostenidas con otros sectores de la sociedad, incluidos dueños de restaurantes privados, e informó que algunos de los representantes que la acompañaron han “trabajado por más de 20 años” en el legislativo de su país “para terminar con el embargo” a la isla.

No obstante, reconoció la condición minoritaria que tienen ahora los demócratas en las dos cámaras del Congreso, pero dijo que “también hay republicanos” que consideran “histórico” el cambio anunciado el 17 de diciembre por los presidentes Barack Obama y Raúl Castro.

Por su parte, Anna Eshoo, integrante del subcomité de la Cámara de Representantes en asuntos  de comunicaciones y tecnología,  comentó sus intercambios con blogueros cubanos, muchos de ellos jóvenes y partidarios de la revolución, a los que encontró, dijo, “muy motivados” por adentrarse en el mundo de las infocomunicaciones.

Mientras Eshoo hacía estos comentarios, especialistas de todo el país cumplían su segundo día de debates en La Habana, para proponer sus puntos de vista acerca de cómo podría acelerarse la informatización de la sociedad cubana, una de las más bajas del continente americano.

La comercialización en Cuba por empresas de EU de nuevas tecnologías de la información, así como computadoras, celulares y otros medios, es una de las primeras decisiones anunciadas por Obama en su cambio de política. En tanto el gobierno cubano ha respondido que estudiará  esa oferta.

Derechos Humanos

De otra parte, la delegación estadunidense encabezada por Pelosi informó también que los nueve legisladores demócratas hablaron sobre derechos humanos con altos funcionarios cubanos, aunque prefirieron priorizar el tema de la reapertura de embajadas.

"Pusimos el tema de los derechos humanos en numerosas ocasiones" en las reuniones con funcionarios cubanos, dijo el representante Jim McGovern en una rueda de prensa junto a sus colegas, dos meses después del histórico acercamiento entre ambos países.

"Sin embargo, pienso que desde nuestra perspectiva la mejor vía para promover los derechos humanos es acelerar este nuevo proceso de establecimiento de embajadas formales en La Habana y Washington, y que nuestros funcionarios de la embajada hablen directamente con el gobierno cubano y lo mismo en Washington", añadió McGovern, representante por Massachusetts.

Ambos países van a "seguir hablando de derechos humanos", pero deben priorizar el diálogo directo en vez de "dar conferencias de prensa y apuntar con los dedos y hacer acusaciones", afirmó McGovern, quien visitó la isla dos veces el año pasado, una para promover la conservación de documentos y la casa-museo del escritor estadunidense y premio Nobel Ernest Hemingway en La Habana.

"Estamos positivamente impresionados por lo que hemos escuchado sobre nuestras perspectivas y relaciones futuras", dijo Pelosi, líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes.

Los legisladores cerraron su gira con un encuentro con el número dos del gobierno cubano, Miguel Díaz-Canel, en el que "se intercambió sobre el proceso de actualización del modelo económico cubano (reformas), las relaciones entre Cuba y Estados Unidos y las perspectivas del debate sobre el levantamiento del bloqueo (embargo) en el Congreso norteamericano", señaló un comunidado oficial.

El miércoles se reunieron con el canciller Bruno Rodríguez y con Josefina Vidal, jefa de la delegación cubana en las negociaciones con Estados Unidos para la reapertura de embajadas tras medio siglo. Los representantes estadunidenses se reunieron el martes con la vicepresidenta del Parlamento cubano, Ana María Mari Machado.

Asimismo, durante su visita los legisladores sostuvieron un encuentro con el cardenal Jaime Ortega, arzobispo de La Habana, quien se ha convertido en interlocutor privilegiado del gobierno comunista.

El 17 de diciembre los presidentes Barack Obama y Raúl Castro hicieron el histórico anuncio de que ambos países restablecerían relaciones tras medio siglo, y el 22 de enero se celebró en La Habana la primera ronda de conversaciones, encabezada por Vidal y por la jefa de la diplomacia estadounidense para América Latina, Roberta Jacobson.

La próxima ronda de conversaciones será el 27 de febrero en Washington. "La mejor vía para avanzar (...) es hacer todo lo que podamos para que la próxima ronda de negociaciones tenga éxito", indicó McGovern.

En ausencia de embajadas, cerradas en 1961, existen "secciones de intereses" en Washington y La Habana desde 1977, que cumplen principalmente tareas consulares.

Una vez que se reabran las embajadas, el proceso de normalización de las relaciones bilaterales podría ser prolongado, debido a que persisten desacuerdos sobre diversos temas, entre ellos los derechos humanos.

Senadores quieren levantar embargo

La delegación de Pelosi es la segunda misión de legisladores estadunidenses que visita Cuba esta semana, tras la gira de tres senadores demócratas, quienes propusieron un esfuerzo bipartidista para tratar de que el Congreso norteamericano levante el embargo sobre la isla.

"Creo que hay claramente interés en Cuba en el levantamiento del embargo", pero "este asunto está en Estados Unidos", declaró el martes en La Habana la senadora Amy Klobuchar (Minnesota), principal autora de un proyecto de ley para levantar el embargo presentado por varios legisladores el 12 de febrero.

Klobuchar fue acompañada en esta gira por los senadores Claire McCaskill (de Missouri) y Mark Warner (Virginia). Decretado en 1962 y reforzado por la Ley Helms-Burton de 1996, el embargo económico es regularmente denunciado por La Habana como un obstáculo al desarrollo de la isla, que ha causado perjuicios por más de cien mil millones de dólares.

Obama, que pidió al Congreso que inicie este año las deliberaciones para eliminar el embargo, flexibilizó hace un mes ciertas disposiciones (sobre envío de remesas de dinero, viajes y uso de tarjetas de crédito en la isla), pero las principales restricciones siguen vigentes. Como la oposición republicana domina ambas cámaras del Congreso la discusión puede ser ardua.