Pelea en Miami por izado de la bandera de EU en Cuba

Un grupo de personas llegó a las manos ante el conocido café Versailles, en la Calle Ocho de la Pequeña Habana, en la capital del exilio cubano, al discutir por el establecimiento de relaciones ...

Miami

Varias personas se enzarzaron hoy en una pelea frente al conocido café Versailles, en la Calle Ocho de la Pequeña Habana, en Miami, por diferencias por el izado de la bandera de Estados Unidos en la nueva embajada en La Habana.

A pesar de que apenas una docena de personas se sumaron a la convocatoria de protesta frente al local donde habitualmente se congrega el exilio cubano, un grupo de personas llegó a las manos y la policía tuvo que intervenir y detener a un hombre partidario del régimen castrista.

Los manifestantes increparon y atacaron al hombre, que portaba una pancarta con mensajes a favor del Gobierno cubano, y éste se defendió a golpes. El ambiente se fue caldeando con el paso de los minutos y los agentes tuvieron que apaciguar los ánimos, hasta que finalmente se desató la pelea.

El secretario de Estado estadunidense, John Kerry, encabezó hoy la ceremonia oficial de apertura de la nueva embajada en La Habana, en un paso más del deshielo de las relaciones entre ambos países iniciado en diciembre pasado por los presidentes Barack Obama y Raúl Castro. Esta recuperación de las relaciones diplomáticas no ha sido bien recibida por parte del exilio cubano en Miami.

Antes del enfrentamiento, miembros de la organización del exilio Vigilia Mambisa, que convocó la protesta, destrozaron una réplica de la denominada bandera "26 de julio", fecha en la que en 1953 Fidel Castro lideró la sublevación armada contra el dictador Fulgencio Batista.

Clientes del Versailles recriminaron a los manifestantes su actitud y les pidieron que pasaran la página y afrontaran la nueva realidad de las relaciones en una muestra de que este tema ya no levanta las mismas pasiones que hace años.

Osvaldo Hernández, uno de los líderes del grupo, dijo a Notimex que “esa fue la bandera de la infamia con la que los Castro (Fidel y Raúl) llegaron al poder y se han mantenido 56 años oprimiendo al pueblo cubano”. “Esa bandera de Estados Unidos que se izó hoy en Cuba debería haberse izado cuando Cuba fuera libre como Estados Unidos”, opinó.

Los exiliados se apostaron en una acera frente al restaurante Versailles de la Calle 8 portando carteles con leyendas como "Rechazo a las políticas de Obama", y “Otro día de infamia a la cama con los criminales antiestadunidenses”.

Custodiada por la policía, la protesta generó roces por la división de opiniones entre los que ven en el deshielo de las relaciones diplomáticas con la esperanza de cambios para Cuba y los que creen que el único beneficiado será el gobierno del presidente Raúl Castro.

Denis Mata, quien se declaró procastrista, lanzó insultos a la comunidad de exiliados, gritando su lealtad a Fidel y Raúl Castro y la revolución cubana. Mata consideró que el acercamiento entre ambos países “va a ser muy positivo a nuestro pueblo”, antes de ser arrestado tras lidiarse a golpes con exiliados que le recriminaban por su posición.

El deshielo de las relaciones entre ambos países anunciado por Obama y Raúl Castro en diciembre pasado provocó emociones encontradas entre la comunidad exiliada en Miami.

“Este es un día de mucha tristeza para el exilio histórico verdadero. Un día de infamia e indignidad porque un presidente ha premiado a un gobierno tirano donde hay más de 40 mil fusilados”, dijo el expreso político Rafael Ramírez, de 68 años, cuyo padre fue fusilado cuando él tenía 17 años.

En contraste, Juan Almeida García, hijo de Juan Almeida, quien estaba considerado como la tercera figura más relevante del poder cubano después de los hermanos Castro, aseguró estar “muy optimista”.

“Este cambio significa una oportunidad para que los cubanos sigan alimentando la ilusión de un mejor futuro y un mejor momento”, apuntó Almeida, de 49 años, tras afirmar que llegó a Miami hace cinco años al ser “perseguido por Raúl Castro”.

“Es un proceso largo y complicado que demorará, hemos visto al gobierno cubano que ha demostrado de no creer en la democracia, pero bueno hay que apostarle a algo y hay que apostarle a la democracia”, subrayó.