EU pide a Pekín "teléfono rojo" por tensiones en el mar de China

Washington instó a China a trabajar junto con Corea del Sur y Japón para restablecer la confianza tras su anuncio de instaurar una "zona de identificación de la defensa aérea".
El vicepresidente de EU, Joe Biden, en la Universidad Yonsei, en Seúl
El vicepresidente de EU, Joe Biden, en la Universidad Yonsei, en Seúl (AFP)

AFP

Washington llamó hoy a China a instalar un "teléfono rojo" con Corea del Sur y con Japón en un contexto de tensiones a raíz de la zona de defensa aérea definida por Pekín en el mar de China Oriental. "China debería trabajar junto a los demás países, entre ellos Japón y Corea del Sur, para aplicar medidas destinadas a restablecer la confianza, por ejemplo canales de comunicación de urgencia que permitan enfrentar los peligros creados por su reciente anuncio", declaró el viernes Marie Harf, una portavoz del Departamento de Estado.

China instauró unilateralmente el 23 de noviembre una "zona de identificación de la defensa aérea" en gran parte de ese mar. Este espacio abarca las islas Senkaku, un archipiélago administrado por Japón pero reivindicado por Pekín bajo el nombre de Diaoyu. Washington, Tokio y Seúl enviaron aparatos militares a la controvertida zona, para hacer entender a China que no aceptaban sus nuevas reglas. Harf señaló que la zona china se extiende a espacios aéreos administrados por otros países. Pekín generó "una situación en la cual dos autoridades diferentes aseguran tener derecho a dar órdenes a aviones civiles, creando potencialmente una gran confusión".

"Esto genera una dinámica desestabilizadora, que podría llevar a los vecinos de China a tomar nuevas medidas de respuesta", agregó. La nueva zona de defensa aérea instaurada por China suscita una "preocupación real", dijo el jueves en Pekín el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, que visitó también Tokio y Seúl en el marco de una gira por Asia. Biden reiteró hoy en Seúl el compromiso de su país con la protección de sus aliados de Asia Pacífico, principalmente de Corea del Sur, al termino de su gira, dominada por las preocupaciones de seguridad.

"Que no haya dudas, Estados Unidos está comprometido a hacer lo necesario para defender a nuestros aliados y a nosotros mismos contra cualquier agresión norcoreana. Punto.", dijo Biden tras un encuentro con el presidente surcoreano Park Geun-Hye, en un discurso en la universidad Yonsei. Estas declaraciones se producen al día siguiente de la publicación de nuevas imágenes satelitales que muestran la reanudación de las actividades en la principal instalación nuclear norcoreana.

Biden hizo un llamamiento a la unidad frente "al peligro manifiesto" planteado por el programa nuclear norcoreano, que Pyongyang asegura es de índole civil. En cuanto a la política estadunidense en la región, el vicepresidente de EU aseguró que "la decisión del presidente [Barack Obama] de reequilibrar [la atención diplomática y estratégica de Estados Unidos] hacia Asia no está siendo cuestionada".

"Estados Unidos jamás dice algo que luego no cumple. Jamás ha sido bueno apostar contra Estados Unidos [...] y Estados Unidos seguirá apostando por Corea del Sur", afirmó. Seúl era la última etapa de la gira de Biden en Asia, que lo condujo previamente a Tokio y Pekín, con el objetivo de apaciguar las tensiones entre las tres potencias regionales.