Pedro Sánchez fracasa de nuevo en la segunda sesión de investidura

El Congreso rechazó la aspiración del líder socialista español por 219 votos en contra, 131 a favor y cero abstenciones, con lo que los partidos deben formar gobierno antes del 2 de mayo o habrá ...
El líder socialista y candidato a primer ministro, Pedro Sanchez (i, primera fila) hace un gesto hoy en su escaño de las Cortes, en Madrid
El líder socialista y candidato a primer ministro, Pedro Sanchez (i, primera fila) hace un gesto hoy en su escaño de las Cortes, en Madrid (AFP)

Madrid

El candidato socialista a la presidencia de España, Pedro Sánchez, fracasó por segunda ocasión en la sesión de investidura, algo que nunca había ocurrido en la historia reciente del país. A partir de ahora los partidos tiene hasta el 2 de mayo para lograr un acuerdo o de lo contrario el rey Felipe VI convocará a nuevas elecciones el 26 de junio.

La votación final fue de 131 votos a favor, 219 en contra y cero abstenciones. Sánchez necesitaba la mayoría simple, es decir, tener más apoyos a favor que en contra.

El último discurso de Pedro Sánchez antes de la votación de su investidura fue un nuevo alegato del pacto firmado con la formación de Albert Rivera, presidente de Ciudadanos. Pidió la confianza en su candidatura y se mostró satisfecho por la celebración del pleno que “desatascó” la situación que se vivió tras las elecciones del 20 de marzo.

“Las instituciones vuelven a funcionar tras el rechazo de Rajoy al rey (cuando éste le pidió intentar formar Gobierno)”, señaló Sánchez. “La huida de Rajoy llevó al país al bloqueo y esta semana se ha superado”, añadió el socialista, que volvió a acusar al líder del PP de no asumir su responsabilidad y de criticarle a él por no apoyar al PP. “Yo acepté el encargo consciente de que contribuía a resolver al problema”, dijo.

Sánchez volvió a explicar algunas de las medidas de su acuerdo con C’s, un resumen de algunos de los aspectos más relevantes de aquel acuerdo. “Queremos sacar a España de esta situación. Casi todos los partidos menos PP desea un cambio de gobierno. Hoy (ayer) tenemos la oportunidad de promover ese cambio. Mi único fracaso hubiera sido rechazar la propuesta del rey”, señaló y defendió la necesidad de buscar soluciones progresistas a los problemas de la clase media.

“Mi propuesta es conformar un gobierno del bien común. Propongo una España que supere las políticas frentistas, que cree empleo de calidad, que procure el bienestar de todos con una apuesta por las policías sociales”, apuntó.

“Hoy votamos la investidura de un nuevo gobierno, ¿queremos un acuerdo entre partidos y evitar unas elecciones, que las políticas del cambio sean efectivas, que Rajoy siga al frente del gobierno?, ese es el sí o el no que hay que votar. Me dirijo a todos, con un solo voto podemos cambiar el futuro de España, voten sí al cambio”, concluyó.

El presidente en funciones y líder del conservador Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, empezó su intervención recordándole a Sánchez que “no voy a votar su investidura”. Expresó que el documento pactado con C’s “no es un programa de gobierno, es un primer paso que luego se queda en un ‘salir del paso’; ‘no parece razonable que apoyemos lo que no es más que un ente de ficción”.

Otro de los argumentos que esgrimió es que “solo es un improvisado paquete de medidas que cada uno interpreta a su medida”, y citando a Luis de Góngora, recordó que “nada es verdad y nada es mentira, todo depende del color del cristal con el que se mira”.

Rajoy insistió en que el PSOE pretende “la demolición de la obra del PP de los últimos cuatro años”; calificó a su propuesta de Gobierno de una “auténtica contrarreforma” de las políticas del PP que permitieron superar –según él- “el desastre que dejaron en 2011” (en referencia al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero).

En su intervención, el líder de Podemos (extrema izquierda), Pablo Iglesias, tras negarle su apoyo a Sánchez, mencionó que a partir de hoy se pondrá a trabajar para que haya un Gobierno de izquierdas.

“Atrévase a ser el presidente de un gobierno de coalición con un programa progresista de verdad (...) sin pretender la cuadratura del círculo”. Le dijo al socialista que no puede intentar posicionarse con la derecha para los temas económicos y con la izquierda para las cuestiones sociales. Además, le recordó la importancia de incluir también a los partidos catalanes: “Hay fuerzas políticas catalanas aquí, que no son monstruos”.

En tanto que Albert Rivera protagonizó una tensa comparecencia en la que criticó tanto a Rajoy como a Iglesias. “Ya no les pido que se sumen al pacto”, señaló. “No se ha leído el acuerdo señor Rajoy, son 200 reformas”, indicó y señaló que la pereza no es lo mejor para estos días, en alusión a la inacción de Rajoy. “Ya no les pido que se sumen al acuerdo, les pido que se abstengan”.

Rivera defendió que es el momento del cambio y la oportunidad de rehacer el proyecto español. “Necesitamos una nueva etapa política. Los que quieren romper España y los que quieren que se pudra van a votar juntos”, en referencia al PP y los catalanes independentistas.

Ahora lo que sigue es que el presidente de la Cámara, Patxi López, comunicará al Rey Felipe VI que el proceso de investidura fue fallido. El aspirante socialista pierde así la condición de designado por el Jefe del Estado para intentar ocupar la casa presidencial de La Moncloa.

De esta manera, los españoles asistieron a la primera investidura fracasada de la historia de la democracia. El reloj electoral está en marcha desde el miércoles día 2 y corre imparable hacia la fecha del 2 de mayo cuando finalizará el plazo -también marcado por la Constitución- de las negociaciones y los posibles intentos.

Hasta entonces, y desde hoy, las fuerzas políticas intentarán abordar contactos cruzados para explorar posibles terrenos en común que desemboquen en alguna candidatura con opciones. Los vaticinios son por el momento pesimistas.

Agotado este margen de dos meses sin que se haya superado el bloqueo, el Rey procederá a la disolución de las Cortes y a la convocatoria de nuevas elecciones con el refrendo del presidente del Congreso. Los nuevos comicios se celebrarían 54 días después: el domingo 26 de junio.