Pedirá Australia resolución vinculante de la ONU sobre el avión abatido

Australia considera insuficiente que la reclamación de esta investigación se limite a un comunicado de prensa y exige acciones firmes al Consejo de Seguridad, donde necesitará el apoyo de Rusia.

Sídney

La ministra australiana de Exteriores, Julie Bishop, pedirá al Consejo de Seguridad de la ONU una resolución vinculante sobre la apertura de una investigación independiente acerca del avión abatido por un misil en el este de Ucrania.

Australia considera insuficiente que la reclamación de esta investigación se limite a un comunicado de prensa y exige acciones firmes al Consejo de Seguridad, donde necesitará el apoyo de Rusia.

"He hablado con nuestro representante en la ONU y entiendo que nuestra demanda sobre una resolución vinculante se debatirá a lo largo de la próxima semana", dijo a la cadena ABC, Bishop, que hoy viaja hacia Estados Unidos para liderar la demanda australiana.

"También iré a Washington para reunirme con expertos en seguridad e inteligencia para garantizar que Australia recibe toda la información disponible ya que tenemos la determinación de establecer qué ocurrió, por qué, cómo y quién es responsable", añadió Bishop.

Mientras, el primer ministro, Tony Abbott, dijo en una entrevista a la ABC que Bishop "estará ahí para liderar" el trabajo de Australia en la ONU y, añadió: "Para exponer nuestro punto de vista para que el mundo sepa la seriedad con la que Australia se toma este asunto".

Entre los 298 pasajeros del avión hay 28 personas con pasaporte australiano y otras ocho más con residencia permanente en el país oceánico.

Las potencias occidentales del Consejo de Seguridad denunciaron los supuestos obstáculos que las milicias prorrusas ponen a la investigación en la zona bajo su control en el este de Ucrania y reclamaron acceso inmediato y sin obstáculos al lugar.

Estados Unidos ha apuntado a los rebeldes ucranianos como responsables del suceso mientras que Rusia culpó a las autoridades de Kiev por permitir a aviones civiles sobrevolar una zona de conflicto.

El primer ministro australiano insistió en que "Rusia no se puede lavar las manos de todo esto" y volvió a exigir a Moscú que coopere para que pueda realizarse una investigación y recuperar los cuerpos de las víctimas.

Abbott admitió que todavía no ha hablado con el presidente ruso, Vladimir Putin, y que el ministro ruso de Exteriores aun no ha aceptado hablar por teléfono con Bishop.