Presidente ucraniano da paso a la paz; ofrece alto al fuego

El presidente ucraniano Petro Poroshenko dijo que las fuerzas del gobierno cesarán el fuego unilateralmente para que prorrusos dejen las armas o abandonen el país.
Sus simpatizantes afirman que Poroshenko ganará en primera vuelta.
Con el anuncio, el presidente ucraniano Petro Poroshenko dio un paso importante hacia la pacificación. (Mykola Lazarenko/Reuters)

Kiev, Ucrania

El presidente ucraniano Petro Poroshenko dijo que las fuerzas del gobierno cesarán el fuego unilateralmente para dar la oportunidad a los separatistas prorrusos en el este a dejar las armas o abandonar el país, lo que constituiría un paso importante hacia la pacificación.

El plan de Poroshenko, anunciado luego de conversaciones con altos funcionarios rusos y alemanes, apunta a poner fin a dos meses de combates en las provincias orientales, el centro industrial del país. También ayudaría a distender la crisis más grave entre Rusia y occidente desde la Guerra Fría, provocada por la anexión rusa de Crimea tras el derrocamiento del presidente prorruso de Ucrania.

El Kremlin dijo que el presidente ruso Vladimir Putin discutió un posible cese de fuego en conversación telefónica con Poroshenko el martes por la noche. La oficina de Poroshenko dijo que también discutió el plan con la canciller alemana Angela Merkel.

"El plan comienza con mi orden de cese de fuego unilateral", dijo el presidente a la prensa en Kiev. "Puedo decir que el período de cese de fuego será bastante breve. Anticipamos que inmediatamente después tendrá lugar el desarme de las formaciones militares ilegales".

Dijo que indultará a quienes depongan las armas y no hayan cometido crímenes graves, y que habrá patrullas conjuntas para prevenir saqueos y otros delitos.

Poroshenko no aclaró cuándo declarará el alto el fuego, pero el ministro de Defensa, Mijailo Koval, dijo que éste podría comenzar "literalmente en pocos días".

Semejante declaración deja pendientes los interrogantes de si los separatistas respetarían el cese de fuego y si Rusia quiere o puede convencerlos de que lo hagan.

Moscú ha rechazado las acusaciones ucranianas y occidentales de que fomenta la insurgencia con el envío de efectivos y armas, e insiste que los ciudadanos rusos que militan en las filas rebeldes son voluntarios. Algunos líderes rebeldes viajaron el martes a Moscú, donde se reunieron con altos funcionarios y legisladores.

El ministro del Exterior ruso Serguei Lavrov dijo en Baku, Azerbaiján, que un cese de fuego debe ser "abarcador" y no temporario. Sin embargo, añadió que si a la declaración siguen negociaciones, "podría ser la medida que el presidente Poroshenko ha prometido y que en general todos esperábamos".