Pasajeros del barco ruso viajan hacia Tasmania tras su rescate

Los pasajeros se encuentran en mar abierto a bordo del Aurora Australis camino a la estación antártica Casey, donde la ambarcación debe abastecerse.
Un helicóptero chino rescata a algunos pasajeros del barco ruso varado por el hielo
Un helicóptero chino rescata a algunos pasajeros del barco ruso varado por el hielo (AFP)

Sídney

Los 52 pasajeros del barco ruso atrapado en el hielo antártico viajan hoy hacia Tasmania tras ser rescatados en una operación considerada como una de las más difíciles en la Antártida por las autoridades australianas.

Los pasajeros, entre ellos tres científicos latinoamericanos, fueron evacuados del Akádemik Shokálskiy -atrapado en el hielo desde el 24 de diciembre- en varios vuelos de helicóptero hasta un témpano de hielo y después trasladados en una barcaza hacia el rompehielos Aurora Australis, en un operativo que duró varias horas.

El rescate tuvo lugar después de que fracasaran varios intentos por vía marítima y aérea debido a las malas condiciones meteorológicas en la bahía de Commonwealth, situada a unos 2.778 kilómetros al sur de la ciudad australiana de Hobart, en Tasmania.

El jefe de la división de emergencias de la Autoridad Australiana de Seguridad Marítima, John Young, calificó la operación como una de los más difíciles realizadas en la Antártida debido a las complicaciones generadas por los movimientos de hielo y los súbitos cambios de las condiciones meteorológicas.

"La dificultades de tener una buena ventana de buen tiempo y condiciones apropiadas del hielo realmente nos hicieron la vida difícil y en este caso se sumó otra complicación al tener que trasladar a 52 personas que no estaban capacitadas para este ambiente", dijo Young en declaraciones a la agencia local AAP.

Los pasajeros, entre científicos y turistas, se encuentran en mar abierto a bordo del Aurora Australis camino a la estación antártica Casey, donde el rompehielos australiano debe abastecerse.

Después el navío llevará a los rescatados a Hobart, donde se prevé que llegarán a mediados de mes, mientras que la tripulación del Akadémik Shokálskiy permanece en el barco a la espera de que se derrita el hielo que lo rodea.