Partidos españoles no se ponen de acuerdo para ahorrar en campaña

Las formaciones políticas discrepan en las medidas a tomar para gastar menos en las dos semanas anteriores a los comicios del 26 de junio, mientras las bases de IU apoyan una coalición con Podemos.
El líder de Podemos, Pablo Iglesias (d), y Alberto Garzón de IU, hoy antes de una cena oficial en el Palacio de Cibeles, en Madrid
El líder de Podemos, Pablo Iglesias (d), y Alberto Garzón de IU, hoy antes de una cena oficial en el Palacio de Cibeles, en Madrid (EFE)

Madrid

Todos están de acuerdo en que hay que reducir el gasto de la nueva campaña electoral, la segunda en seis meses, pero los partidos españoles no lograron hoy llegar a un acuerdo sobre las medidas a tomar para ahorrar en las dos semanas de batalla previas a la repetición de comicios el 26 de junio.

Los grandes escollos son el límite de gasto de cada partido en la campaña y el envío de la propaganda electoral a los hogares de los españoles, conocido como mailing o buzoneo. Ante la imposibilidad de alcanzar hoy un acuerdo en una reunión celebrada en el Congreso de los Diputados, se citaron de nuevo para el miércoles de la semana que viene.

La campaña electoral para unos comicios que suponen una repetición de facto de los de diciembre, tras el fracaso de las negociaciones para formar Gobierno, arrancará el 10 de junio.  El Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy y el Partido Socialista (PSOE) de Pedro Sánchez, las dos primeras fuerzas en las elecciones de hace algo más de cuatro meses, quieren una reducción del gasto del 30 por ciento de lo que cada partido invirtió en ellas.

Podemos y Ciudadanos, tercera y cuarta, reclaman un tope máximo de gasto igual para todos, que no les afectaría a ellos pero sí a los dos grandes. "Así solo ahorran los partidos grandes y no estamos aquí para hacer trampas", dijo el representante del PP Fernando Martínez-Maíllo.

Mientras las formaciones de Rajoy y Sánchez quieren seguir enviando el mailing a todos los ciudadanos, los nuevos partidos apuestan por un envío hecho por la Administración con la propaganda de todos las formaciones.

"Ahorraría millones de euros a los contribuyentes y es posible: solo depende de la voluntad política de los partidos hacerlo o no", dijo José Manuel Villegas, de Ciudadanos. 

El Estado español gastó 130 millones de euros en la campaña electoral de diciembre, cifra que no incluye la campaña de cada partido ni los 25 millones que recibieron las formaciones por sus resultados. El PP de Rajoy destinó 12 millones a la campaña de diciembre. El PSOE gastó nueve millones; Ciudadanos, cuatro millones y Podemos, 2.2.

Bases apoyan pacto de izquierdas

De otra parte, Podemos está más cerca de su objetivo de formar una gran coalición electoral de izquierdas para intentar superar al Partido Socialista (PSOE) en la repetición de las elecciones generales que España celebrará el 26 de junio.

Las bases de Izquierda Unida (IU), la formación que hasta la irrupción del partido de Pablo Iglesias fue la que tradicionalmente disputó el voto al PSOE en ese lado del espectro, aprobaron mayoritariamente que el partido concurra en coalición con Podemos.

Según anunció hoy la formación liderada por el joven Alberto Garzón, el 84.5 por ciento de los militantes y simpatizantes que votaron en la consulta en la que fueron preguntados por ello se pronunció a favor de la unión electoral. El 13.1 por ciento rechazó ir de la mano de Podemos a las urnas.

La baja participación en la consulta que se desarrolló desde el lunes, apenas un 28 por ciento del censo, fue esgrimida por los críticos internos contra el pacto con Podemos, que piden otro referéndum cuando se cierren los términos del pacto.

"IU va a ser aplastada" por Podemos, consideró hoy el ex líder del partido Gaspar Llamazares, principal opositor a ir a las urnas con la formación de Iglesias. "Han apostado por nuestra aniquilación", sentenció en una entrevista radiofónica.

Podemos e IU negocian ya desde hace días la formación de esa coalición, pero todavía no hay un acuerdo, por lo que lo expresado por las bases es más una voluntad que un respaldo a algo concreto. El objetivo es superar al PSOE en los comicios de junio y convertirse, al menos, en la segunda fuerza, por detrás del conservador Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy.

Podemos fue tercero en las elecciones de diciembre, a las que concurrió con fuerzas de izquierda de ámbito regional. En esos comicios, IU perdió un importante número de votantes, que se fueron a Podemos. Las encuestas apuntan ahora a una caída de la formación de Iglesias y una subida de IU.

Esta semana ya se pronunciaron a favor de ir en coalición con Podemos las bases del partido ecologista Equo. Es probable que otras formaciones de izquierdas más pequeñas se unan al proyecto en los próximos días.