Partido laico "Nidá-Tunis", adelante en Túnez

Los islamistas de Al Nahda, hasta ahora en el gobierno, admitieron que el partido conservador encabeza el escrutinio de las elecciones legislativas celebradas hoy en el país norteafricano.
Una mujer tunecina enseña su dedo con tinta como prueba de haber votado en las elecciones de este domingo en Túnez
Una mujer tunecina enseña su dedo con tinta como prueba de haber votado en las elecciones de este domingo en Túnez (AFP)

Túnez

El partido conservador y laico "Nidá-Túnez" (La Llamada por Túnez) encabeza el escrutinio de las elecciones legislativas celebradas este domingo, según admitieron hoy sus adversarios políticos, los islamistas del Movimiento Al Nahda.

La Instancia Superior Independiente para las Elecciones (ISIE) anunció que este lunes se comienza a anunciar los resultados oficiales de las elecciones legislativas de cada una de las 27 circunscripciones electorales respectivamente, proceso que se puede prolongar hasta mañana, martes.

Sin embargo, el miembro del comité ejecutivo de Al Nahda, Amor Laridi, dijo a Efe que "un primer análisis de los resultados del 60 por ciento de los colegios electorales que realizó mi partido sitúa a Nidá-Túnez por delante de Al Nahda con una diferencia de al menos 10 escaños a su favor, de los 217 que están en juego.

El diputado islamista añadió que la tendencia coloca a "Nidá-Túnez "en primer lugar de los comicios con alrededor de 69 o 70 escaños y a Al Nahda en segundo lugar, con al menos 60 escaños". "Si se confirma esa tendencia en el resto de los colegios electorales "Nidá" podría llegar a obtener al menos 80 escaños y Al Nahda alrededor de 69", precisó el político.

Laridi señaló también que la brecha entre los dos principales partidos y el resto "será muy amplia, estimando que el tercero obtendrá entre 13 y 15 escaños". La fuente islamista rechazó ahondar en las previsiones sobre la fuerza política que ocupará el tercer lugar en el parlamento con el argumento de que "estamos aún completando la lectura de los resultados electorales, pero en el momento en el que estamos no es posible precisar más".

El 61.8% de los tunecinos votaron este domingo en las elecciones legislativas, esenciales para afianzar la transición democrática tras la revolución de 2011. Según estos datos todavía provisionales adelantados por la institución organizadora de esta cita, ISIE, más de tres millones de electores acudieron a las urnas, frente a los 4.3 millones que votaron en los comicios de la Asamblea Constituyente en 2011, que ganó el partido islamista Ennahda.

A la espera de los primeros resultados "Nidá Tunez", se mostró confiado de su victoria. El jefe de la formación, Beji Caid Essebsi, aseguró que el partido cuenta con "indicadores positivos según los cuales, "Nidá Tunez" podría estar al frente" del escrutino, dijo a la prensa. No obstante, precisó "no podemos hablar de resultados de estas elecciones hasta que no se anuncien oficialmente".

El ISIE tiene de plazo hasta el 30 de octubre para dar a conocer los resultados oficiales, aunque los partidos pueden publicar los resultados de sus recuentos de votos, ya que se hacen públicamente.

Estas elecciones son cruciales ya que dotarán a Túnez, que atraviesa una profunda crisis económica y política con instituciones duraderas, casi cuatro años después de la revuelta de 2011 que llevó a la caída del régimen dictatorial de Zine El Abidin Ben Ali tras 23 años en el poder, dando inicio a la llamada Primavera Árabe.

En total, 217 diputados serán designados por un periodo de cinco años. También se encargarán de formar un nuevo gobierno. La nueva Constitución, adoptada en enero, otorga grandes poderes al parlamento y al gobierno, y prerrogativas limitadas al jefe del Estado, que será elegido en otros comicios el 23 de noviembre.

El sistema electoral proporcional favorece a los pequeños partidos por lo que las principales fuerzas han señalado que ninguno podrá gobernar en solitario. Los dos principales partidos han asegurado que están dispuestos a formar gobiernos de consenso.

Comicios satisfactorios

Pese a los temores a eventuales ataques yihadistas, la jornada electoral se desarrolló sin incidentes reseñables. Las autoridades habían desplegado más de 80 mil policías y soldados para garantizar la seguridad. Para la misión de observación de la Unión Europea, el proceso se desarrolló de manera "más que satisfactoria".

En Washington, el presidente estadunidense, Barack Obama, felicitó a los tunecinos por esta "etapa importante en la transición política histórica" de Túnez y prometió "apoyar la democracia" y a crear "una asociación con el próximo gobierno para promover oportunidades económicas, proteger la libertad y garantizar la seguridad de todos los tunecinos".

El primer ministro Mehdi Jomaa calificó las elecciones de "jornada histórica" y de "luz de esperanza" en la región, donde el resto de los países de la Primavera Árabe están inmersos en el caos y en guerras civiles.