Partido laborista británico tendrá nuevo líder el 12 de setiembre

Dos diputados, Chuka Umunna, de 36 años, de padre nigeriano y bautizado como el "Barack Obama británico" y Liz Kendall, ya han presentado su candidatura a suceder a Ed Miliband.
Chuka Umunna, conocido por algunos como el "Obama británico", en el lanzamiento del Manifiesto Educativo laborista, el pasado 9 de abril
Chuka Umunna, conocido por algunos como el "Obama británico", en el lanzamiento del Manifiesto Educativo laborista, el pasado 9 de abril (AFP)

Londres

El Partido Laborista británico elegirá a su nuevo líder el 12 de setiembre, anunció hoy su comité ejecutivo, menos de una semana después de su gran derrota en las elecciones legislativas. Los candidatos a suceder al dimitido Ed Miliband tendrán hasta el 15 de junio para inscribirse.

De momento ya hay dos candidatos, ambos diputados, Chuka Umunna, de 36 años, bautizado por algunos como el "Barack Obama británico", y Liz Kendall. El Partido Laborista británico elegirá a su nuevo líder tras un proceso electoral de cuatro meses, según estableció hoy el Comité Ejecutivo Nacional de la formación.

Los principales dirigentes del partido y miembros de los sindicatos mayoritarios británicos, con un peso clave en la toma de decisiones de la formación, marcaron el 15 de mayo como el inicio oficial de la campaña para suceder a Ed Miliband, que dimitió como líder tras el fracaso electoral de la pasada semana.

Los laboristas, que aspiraban a entrar en el Gobierno, tan solo obtuvieron 232 escaños en el Parlamento, lo que ha dado pie al Partido Conservador a gobernar con una cómoda mayoría absoluta y les condena a una segunda legislatura en la oposición.

El partido ha optado por esclarecer su nuevo liderazgo dos semanas antes de su conferencia anual, prevista para los últimos días de septiembre, para asegurarse de que las propuestas de la nueva cabeza visible de la formación centrarán la atención de los militantes una vez terminada la carrera por la sucesión.

La campaña para relevar a Miliband trae consigo un debate ideológico de calado, ante las diversas llamadas internas a centrar el discurso laborista que han trascendido a los medios tras las elecciones.

Entre otros, el ex primer ministro Tony Blair ha salido a la palestra en los últimos días para recomendar al partido que abandone las medidas más escoradas hacia la izquierda si quiere recuperar en las próximas elecciones el terreno que ha perdido en las urnas.

Por contra, Len McCluskey, secretario general de Unite, uno de los mayores sindicatos del Reino Unido, sostuvo hoy que el Partido Laborista "no perdió votos por proponer subir un poco los impuestos a los ricos, ni por proponer intervenir en el mercado inmobiliario y el energético. Perdió por culpa de su mensaje confuso sobre las políticas de austeridad".

La opinión de los sindicatos será especialmente relevante en este debate, dado que fue su apoyo el que facilitó hace cinco años que Ed Miliband se impusiera al frente del partido a su hermano David, ligado a la corriente del Nuevo Laborismo de Blair.

El 15 % de los diputados laboristas deberán dar su apoyo a los candidatos en una carrera que se prevé que estará concurrida, si bien hasta ahora tan solo dos candidatos han dado un paso al frente.

Los portavoces de Empresas del partido, Chuka Umunna, de 36 años, y de Sanidad, Liz Kendall, de 43, son los dos miembros de la formación que ya han confirmado que aspiran a suceder a Miliband.

Umunna, de padre nigeriano, anunció ayer su intención de competir por suceder a Miliband a través de un vídeo en la red social Facebook que grabó en las calles de Swindon, una de las circunscripciones inglesas en las que los laboristas perdieron ante los conservadores en los pasados comicios y que los expertos consideran clave para que el partido pueda regresar al poder.

"Hay quien ha sugerido en los últimos días que hay que iniciar un proyecto para devolver al Partido Laborista al Gobierno en diez años. Yo no creo que debamos considerarlo así en absoluto. Creo que el Partido Laborista lo puede lograr en cinco años", sostuvo Umunna, alineado en el ala más centrada del laborismo, lo mismo que Kendall.

Más allá de su posición ideológica, la portavoz de Salud se presentó esta semana como la opción idónea para que una mujer lidere por primera vez la formación. Sobre el giro al centro del laborismo, Kendall defendió la necesidad de "desterrar esos viejos debates" y "crear algo nuevo, enraizado en los valores y preocupaciones de la gente".

Otros dos candidatos que están entre los favoritos para presentar batalla por liderar el partido son la ex ministra de Trabajo y Pensiones Yvette Cooper, de 46 años, y el ex ministro de Salud Andy Burnham, de 45, si bien ninguno de los dos ha lanzado su candidatura de manera oficial.

Cooper, respetada dirigente laborista con fama de solvencia en la solución de los problemas más espinosos, podría ver sin embargo perjudicadas sus opciones por su cercanía con la actual directiva, caída en desgracia tras el fiasco electoral. También Burnham está alineado con Miliband y las tesis del ex primer ministro Gordon Brown, si bien él podría contar con un amplio respaldo de los sindicatos.