Partido clave para impulsar independencia catalana quiere 4 presidentes

La CUP, partido separatista y anticapitalista que con sus diez diputados son necesarios para que la coalición ganadora, Junts Pel Sí, pueda impulsar el proceso soberanista, es partidario de una ...
El candidato a la presidencia de la Generalitat por la CUP, Antonio Baños, la noche de las elecciones en Barcelona
El candidato a la presidencia de la Generalitat por la CUP, Antonio Baños, la noche de las elecciones en Barcelona (EFE)

Barcelona

La CUP, el partido secesionista y anticapitalista que tiene la llave de la gobernabilidad y de la continuidad del proceso independentista de Cataluña, propuso hoy que la jefatura del nuevo Ejecutivo de la región del noreste de España sea compartida por hasta cuatro personas.

La número dos de la formación, Anna Gabriel, habló en una entrevista radiofónica de "tres o cuatro perfiles con un peso equivalente". El trasfondo de esta propuesta de "presidencia coral", algo inédito en los 40 años de democracia en España, es su negativa a apoyar la investidura de Artur Mas, jefe del gobierno catalán en funciones.

La hoja de ruta de Junts Pel Sí, la candidatura electoral que unió al partido de Mas con la formación secesionista ERC y personas procedentes de organizaciones civiles independentistas, prevé su investidura al frente de un gobierno de concertación que siente las bases para proclamar la separación de España en año y medio. 

Al haberse obtenido en las elecciones del domingo seis diputados menos de la mayoría absoluta, precisa el apoyo parlamentario de la CUP, la única lista secesionista al margen de Junts Pel Sí. Pero los izquierdistas, con diez escaños, rechazan a Mas por los recortes sociales de sus gobiernos y los casos de corrupción en su partido. 

"Nadie ha hablado de enterrar a nadie, no pedimos la muerte política de Mas", dijo hoy la número dos de la CUP. "Hablemos de qué papel puede tener". Junts Pel Sí y la CUP negocian estos días la formación del nuevo gobierno tras las elecciones del 27 de septiembre y el camino a seguir a partir de ahora.

El partido anticapitalista está sufriendo presiones de la formación de Artur Mas, Convergència, para que levante el veto al jefe del Ejecutivo en funciones y candidato a la reelección, sobre todo después de que fuera imputado el martes por la consulta simbólica sobre la independencia que celebró el año pasado contraviniendo la resolución del Tribunal Constitucional español.

Según publica hoy el diario El Mundo, Mas pidió acelerar su declaración ante el juez para que coincidiera con la campaña para las elecciones del domingo pasado en Cataluña, algo que en España se entendió como un intento por presentarse como víctima del Estado español y ganar respaldos electorales.