Partido gobernante de Sri Lanka gana comicios con 106 escaños

A pesar de su victoria, el Partido Nacional Unido deberá pactar con otras fuerzas políticas para seguir adelante con su política de reformas, al quedarse a siete escaños de la mayoría absoluta.

Colombo

El partido gobernante de Sri Lanka, el Partido Nacional Unido (PNU), ganó las elecciones legislativas consiguiendo 106 escaños de los 225, según resultados oficiales anunciados hoy.

El movimiento del ex presidente Mahinda Rajapakse, la Alianza para la Libertad del Pueblo Unido (UPFA, según sus siglas en inglés) ganó 95 bancas, mientras que la Alianza Nacional Tamil obtuvo el tercer lugar con 16 escaños.

El PNU del primer ministro Ranil Wickremesinghe, que disponía de 40 escaños en el Parlamento antes de las elecciones, se quedó a siete diputados de la mayoría absoluta (113 bancas).

Wickremesinghe formará un nuevo gobierno, pero tendrá que contar con aliados para aprobar sus proyectos de ley, incluidas las reformas democráticas prometidas durante las elecciones presidenciales de enero.

Rajapakse ya había reconocido su derrota antes del anuncio de los resultados oficiales. "Mi sueño de convertirme en primer ministro se acabó", declaró a la AFP el que fue presidente de Sri Lanka durante cerca de diez años, partidario de la sangrienta campaña militar que acabó con la lucha separatista de los Tigres Tamiles en 2009.

La Alianza Nacional Tamil, que quedó en tercer lugar con 16 escaños, y los marxistas del Frente de Liberación del Pueblo, que obtuvieron seis diputados, anunciaron que no entrarán en ninguna coalición gubernamental.

El presidente Maithripala Sirisena había convocado las elecciones legislativas un año antes de la fecha prevista para poner fin al bloqueo que imponían los seguidores de su predecesor en el Parlamento.

Sirisena, un antiguo miembro del partido de Rajapakse, del que fue ministro de Salud, decidió presentarse a las elecciones presidenciales de enero como candidato opositor y venció.

Su primer ministro, Wickremesinghe, se había mostrado partidario de adelantar las elecciones con el fin de reforzar su mayoría en el Parlamento. Los comicios del lunes fueron unos de los más pacíficos de la historia de Sri Lanka, un país que sufrió más de tres décadas de guerra civil.