Partido de Rousseff pide a la corte electoral que investigue a la oposición

El Partido de los Trabajadores, formación de la presidenta brasileña, que sigue con su popularidad en mínimos, demandó la apertura de una investigación sobre las finanzas del opositor Partido de ...
Dilma Rousseff (en la imagen, en una recepción a atletas en el Palacio de Planalto en Brasilia), sigue sin mejorar su baja popularidad
Dilma Rousseff (en la imagen, en una recepción a atletas en el Palacio de Planalto en Brasilia), sigue sin mejorar su baja popularidad (AFP)

Brasilia

El Partido de los Trabajadores (PT), de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, solicitó hoy a la justicia electoral la apertura de una investigación sobre las finanzas del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

El Tribunal Superior Electoral (TSE) informó que el PT ha pedido determinar si en la campaña realizada el año pasado por el candidato presidencial del PSDB, Aécio Neves, hubo algún tipo de fraude.

Según la denuncia presentada por el PT, existen indicios de que la campaña de Neves, quien en los comicios de octubre del año pasado fue derrotado en segunda vuelta por Rousseff, no declaró todo el dinero recaudado, lo que supondría un fraude a la ley electoral.

La justicia electoral ya investiga a la campaña de Rousseff por motivos similares y también por la sospecha de que parte del dinero utilizado en la propaganda provino de las corruptelas en la estatal Petrobras, que salpican a importantes líderes del PT.

En octubre del año pasado, Rousseff obtuvo un 51.64 % de los votos en una muy ajustada segunda vuelta frente a Neves, que fue respaldado por el 48.36 %. La denuncia formulada por el PSDB sobre la posibilidad de que el dinero de la corrupción petrolera haya alimentado la campaña de Rousseff es una de las apuestas de la oposición para anticipar el fin del mandato de la presidenta.

Si se comprobara la veracidad de esas acusaciones, el TSE pudiera declarar nulos los comicios, con lo cual Rousseff se vería obligada a entregar el poder al presidente de la Cámara de Diputados, quien debería convocar a nuevas elecciones en un plazo de tres meses.

La presión del PSDB contra Rousseff también pasa por el Congreso, al que esa formación opositora ha pedido el inicio de un juicio con miras a la destitución de la mandataria con base en unas maniobras fiscales que el Gobierno hizo para maquillar sus balances de 2014 y de los primeros meses de este año.

Aprobación menor a 10%

De otra parte, la aprobación de los brasileños al Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff subió un punto porcentual en los últimos tres meses y llegó a un todavía bajo 8.8 %, según una encuesta divulgada hoy por la firma MDA.

El sondeo fue realizado por encargo de la patronal Confederación Nacional del Transporte (CNT) y dice que un 70 % de los consultados calificó al Gobierno de Rousseff como "pésimo", en tanto que un 20.4 % lo consideró "regular" y un 0.8 % no quiso opinar.

La tasa de aprobación personal de la mandataria también tuvo una muy ligera mejora y llegó al 15.9 %, frente al 15.3 % registrado en la última encuesta hecha por MDA, difundida en julio pasado. Por otro lado, la tasa de personas que no confía en Rousseff se elevó al 80.7 %, con una subida de casi un punto porcentual respecto al sondeo anterior.

La encuesta fue divulgada un día después de que, este lunes, se cumplió un año de la reelección de Rousseff para el segundo mandato que comenzó el pasado 1 de enero. El 26 de octubre de 2014, Rousseff obtuvo un 51.64 % de los votos en una muy ajustada segunda vuelta frente al socialdemócrata Aécio Neves, que fue respaldado por un 48.36 %.

Desde que inició su segundo mandato, la popularidad de Rousseff ha sido minada por un escándalo de corrupción de grandes dimensiones en la estatal Petrobras, pero también por un acentuado deterioro de la economía que he llevado al Gobierno a adoptar un impopular plan de ajuste fiscal, con el consiguiente enfriamiento de la actividad económica.

Ese clima ha llevado a la oposición a solicitar al Congreso el inicio de un juicio con miras a la destitución de la mandataria, tanto por las corruptelas en Petrobras como por unas maniobras fiscales que el Gobierno hizo para maquillar sus balances del año pasado y han sido reprobadas por organismos de contraloría.

El Congreso aún no ha decidido sobre esa solicitud, pero, según el sondeo de MDA, el 61.3 % de las personas encuestadas consideró que esas maniobras fiscales deberían ser motivo para abrir un juicio político contra la mandataria. Según la oposición, ese maquillaje de los balances constituye un "delito de responsabilidad", que la Constitución prevé entre las posibles causas para la destitución de un jefe de Estado.

MDA también señaló que otro 69.2 % responsabilizó a Rousseff de las corruptelas en Petrobras, por las que se investiga a medio centenar de políticos, en su mayoría de la base oficialista y, en particular, del gobernante Partido de los Trabajadores (PT).

Según MDA, la encuesta tiene un margen de error de 2.2 puntos porcentuales y fue realizada entre los pasados 20 y 24 de octubre, período en que fueron consultados 2,002 electores de 136 municipios de todas las regiones del país.