Partido Comunista Chino reafirma su control sobre las instituciones

El partido gobernante en el gigante asiático intenta centralizar el poder para limitar las presiones locales, incluyendo el sistema judicial, según un documento revelado hoy.
Carteles decorativos con los rostros de líderes chinos del pasado y de hoy, como el presidente Xi Jinping (c), en una tienda de Pekín
Carteles decorativos con los rostros de líderes chinos del pasado y de hoy, como el presidente Xi Jinping (c), en una tienda de Pekín (AFP)

Pekín

El gobernante Partido Comunista Chino (PCC) reafirmó su control sobre las instituciones del país, incluyendo el sistema judicial, en un intento de centralizar nuevamente el poder para limitar las presiones locales, según un documento difundido hoy.

Los funcionarios chinos habrán de jurar respetar la Constitución, anunció la agencia oficial Xinhua, refiriéndose a este documento adoptado la semana pasada por el pleno del Comité Central del Partido Comunista Chino (PCC).

El documento, que tiene la impronta explícita del presidente Xi Jinping, enuncia una serie de principios, empezando por "el mantenimiento de la dirección del Partido Comunista en el país", lo cual tiene prioridad con respecto a la igualdad ante la ley.

La influencia del PC sobre el parlamento y todas las restantes instituciones chinas está previsto por la Constitución. El PCC, que concluyó la semana pasada una reunión plenaria de su Comité Central, se pronunció por un "gobierno en virtud de la ley conforme a las características chinas".

"Cuando los dirigentes chinos hablan de la autoridad de la ley, casi siempre se refieren a una forma de reforzar el control del partido", explicó a la AFP Michael Davis, de la Universidad de Hong Kong.

El "parlamento interno" del PCC también excluyó a cinco altos dirigentes, incluyendo a varios aliados del ex ministro de Seguridad Pública, Zhou Yongkang, víctima de la campaña anticorrupción en julio pasado. Entre los excluidos figuran el viceministro de Seguridad Pública Li Dongsheng o el ex número uno del PC en la provincia de Sichuan (suroeste) Li Chuncheng.

Gracias a una campaña anticorrupción muy publicitada, que desembocó en la destitución de por lo menos 51 altos responsables, según un recuento de la AFP, el presidente chino Xi Jinping también se sacó de encima a posibles rivales. Esta campaña procura tomar en cuenta la exasperación de la población ante la corrupción.