Partido del Centro gana elecciones legislativas en Finlandia

La formación opositora del diputado y ex empresario Juha Sipilä, que ha prometido sacar al país del marasmo económico en que se encuentra desde hace tres años, con un desempleo de 9.2%.
El líder del Partido del Centro, Juha Sipilä (c) es entrevistado tras confirmarse su victoria en las oficinas de su partido en Helsinki
El líder del Partido del Centro, Juha Sipilä (c) es entrevistado tras confirmarse su victoria en las oficinas de su partido en Helsinki (EFE)

Helsinki

El opositor Partido del Centro ganó las elecciones legislativas del domingo en Finlandia, seguido de otra formación opositora, los Verdaderos Finlandeses (derecha euroescéptica), según los resultados completos difundidos la noche del domingo al lunes.

Los electores finlandeses han sancionado a los partidos de gobierno, y el cargo de primer ministro recaerá en el diputado y ex empresario Juha Sipilä, de 53 años, que ha prometido sacar al país del marasmo económico que atraviesa desde hace tres años.

Sipilä se encargará de negociar una coalición dando la prioridad a un partido hostil a la integración europea y a la ayuda a Grecia. El proceso puede llevar varias semanas.

Al término del escrutinio, el Centro consigue 49 de los 200 escaños del Parlamento finlandés. Detrás, la lucha es reñida. Los Verdaderos Finlandeses suman 38 escaños, por delante de los conservadores con 37 escaños, y los socialdemócratas con 34.

Los sondeos habían previsto la victoria del Centro pero no que los Verdaderos Finlandeses superaran a conservadores y socialdemócratas, dos partidos clave en la vida política del país, que sufen un importante revés.

"Reconozco que el Centro ha ganado. Felicitaciones", declaró el primer ministro saliente, el conservador Alexander Stubb, que gobierna al frente de una coalición con los socialdemócratas.

Sipilä deberá esperar al anuncio oficial de los resultados definitivos, a mediados de la semana, para que le encarguen oficialmente formar gobierno. "Para ello necesitamos ante todo conseguir la confianza, y luego hablaremos del programa del gobierno", declaró a la AFP. Finlandia tiene un sistema de representación proporcional y una cultura política de consenso que suelen llevar al poder a coaliciones heterogéneas.

Varias posibilidades de coalición

Los Verdaderos Finlandeses ven cumplido su objetivo de convertirse en la segunda fuerza del país y su líder, Timo Soini, podrá negociar un cargo en el gobierno, preferentemente ministro de Relaciones Exteriores.

"Nos presentaremos en las negociaciones con la cabeza alta y los pies en el suelo", prometió Soini a sus seguidores en Helsinki. Sipilä debería disponer de numerosas opciones para formar un gobierno de coalición ya que, según Yle, nueve partidos entrarán en el Parlamento.

Sin embargo, el líder del centro dio a entender durante la campaña que sólo se asociaría a uno de los dos partidos del gobierno saliente: los socialdemócratas o los conservadores. Este domingo, no quiso indicar cuáles son sus preferencias. "Vamos a afrontar una tarea difícil, pero quiero felicitar a todo mi equipo", dijo.

La sobriedad de la campaña electoral de Sipilä da una idea del estilo que adoptará como primer ministro. El antiguo hombre de negocios quiere ser ante todo eficaz para salir de la crisis económica, después de tres años de recesión, austeridad presupuestaria, reformas fallidas y pesimismo de la población.

El nuevo primer ministro afronta una tarea complicada ya que el anterior ejecutivo dejó numerosas cosas por hacer, ante la dificultad de hallar consensos. "Dado el pragmatismo lacónico de Sipilä durante la campaña, resulta difícil adivinar cuál será el programa del gobierno", reconoce Juahan Aunesluoma, profesor de historia política en la universidad de Helsinki.

El Centro promete la creación de 200 mil empleos en diez años, en un país cuyo desempleo (9.2%) está a su nivel más alto desde 2003.