Parlamento griego vota restablecer la radiotelevisión pública ERT

Mientras el parlamento aprobaba esta noche restablecer la televisora cerrada hace dos años en el marco de la política de austeridad, el ministro de Finanzas Varufakis anuncia que prepara una ...
Un activista ondea una bandera griega ante la televisora estatal ERT, en el norte de Atenas, el 19 de junio de 2013
Un activista ondea una bandera griega ante la televisora estatal ERT, en el norte de Atenas, el 19 de junio de 2013 (AFP)

Atenas

El Parlamento griego votó esta noche el restablecimiento de la radiotelevisión pública ERT, cerrada brutalmente hace dos años por el precedente gobierno de coalición derecha-socialistas en el marco de la política de austeridad.

El restablecimiento de la ERT, que sustituye a su sucesora Nerit, creada un año después del cierre de ERT, era una de las promesas electorales del nuevo Gobierno de la izquierda radical Syriza, en el poder desde hace tres meses.

El cierre de la ERT, el 11 de junio de 2013, conmocionó al país y tuvo amplia repercusión internacional. El proyecto de ley titulado "Reglas para el organismo público de radiotelevisión (ERT), sociedad anónima" fue votado sobre todo por la mayoría del gobierno de coalición de izquierda radical y Griegos Independientes.

Ciertos artículos fueron votados por los socialistas Pasok y El Río (centro-izquierda). El principal partido de oposición de derechas Nueva Democracia votó contra el proyecto de ley.

Además de sustituir el título de Nerit por el histórico de ERT, la nueva ley prevé la readmisión de los 1,550 empleados de la ERT que lo deseen. En total, ERT contaba más de 2,600 empleados pero varios centenares se jubilaron tras el cierre y otros fueron contratados por la Nerit.

El número de empleados de la nueva ERT sería 2,300 personas, según la prensa. La ley estipula que "el coste de la ERT asciende a 60 millones de euros anuales y se cubrirá con el canon por televisor, fijado en tres euros al mes".

Cerrada en el marco de las medidas de rigor impuestas por los acreedores del país, la UE y el FMI, la ERT fue sustituida al cabo de un año por Nerit, organismo con presupuesto reducido y medio millar de empleados.

El primer ministro Alexis Tsipras se había comprometido a reabrir la ERT, criticada en el pasado por sus despilfarros y el número excesivo de empleados, cerca de 2,600.

El Gobierno aseguró que no se contentaba con regresar al antiguo régimen que regía ERT sino que iba a afrontar los problemas de la antigua ERT pero "sin las iniciativas inadmisibles del precedente Gobierno como imponer una pantalla negra".

El cierre de ERT en junio de 2013 había provocado numerosas manifestaciones, apoyadas por Syriza, a la sazón principal partido opositor, y el organismo de radiotelevisiones europeas UER condenó el cierre.

La presidenta del Parlamento griego, Zoe Konstantopoulou, tildó el cierre de la ERT como "el acto más autoritario del precedente Gobierno". El ministro encargado de la televisión pública, Nikos Pappas, aseguró por su lado que "la ERT será un organismo fiable, que restablecerá el sentimiento de justicia".

Amnistía fiscal

De otra parte, el ministro griego de Finanzas, Yanis Varufakis, anunció hoy que el Gobierno está preparando una ley de amnistía fiscal para todos los griegos que tengan depósitos ocultos en el extranjero y estén dispuestos a declararlos a Hacienda.

Tras una reunión con el secretario de Estado de Finanzas suizo, Jacques de Wateville, Varufakis anunció que el Gobierno tiene previsto presentar a comienzos de verano una ley que "permite a los ciudadanos declarar voluntariamente sus depósitos en el extranjero".

Las personas que se acojan a esta medida deberán pagar un impuesto de entre el 15 % y el 20 % sobre los fondos que declaren, pero quedarán eximidos de sanciones y multas. A los que no se acojan voluntariamente a esta medida y sean descubiertos se les aplicará un impuesto del 46 % y una multa.

Varufakis añadió que una vez que se haya aprobado esta ley en el Parlamento, Grecia y Suiza firmarán un acuerdo de intercambio de información sobre los depósitos de ciudadanos helenos en entidades suizas. El Gobierno suizo se comprometerá a obligar a todos los bancos a que envíen a sus clientes griegos una carta en las que les informen de esta oferta de las autoridades.

"Tenemos un acuerdo con la Unión Europea sobre la entrega automática de información que aplicaremos también a Grecia", dijo de Wateville. La de hoy era la segunda reunión con el secretario de Estado suizo tras acordar hace un mes iniciar los procedimientos necesarios para aplicar en Grecia el acuerdo de intercambio de información que existe con la Unión Europea.

Según fuentes gubernamentales griegas, en aquella reunión el secretario de Finanzas griego manifestó su "asombro" por el hecho de que el Gobierno anterior tan solo formulara quince solicitudes para acceder a datos de ciudadanos griegos con cuentas en Suiza.

El primer ministro, Alexis Tsipras, cifró recientemente en dos mil millones de euros los activos griegos no declarados en todo el mundo, de los que el Gobierno espera recuperar 800 millones.

Insultado en un restaurante

Varufakis fue insultado anoche por un grupo de anarquistas mientras cenaba con su esposa y una amiga en un restaurante del barrio ateniense de Exarjia. Según explicó hoy Varufakis en una declaración escrita, un grupo de encapuchados irrumpió en el restaurante y se acercó hasta la mesa en la que estaba, profirieron insultos y lanzaron objetos de vidrio que, subrayó, en ningún momento arrojaron contra él o sus acompañantes.

Los jóvenes le exigían marcharse de algo que consideran "su lugar", en alusión al barrio de Exarjia, en el que conviven anarquistas, alternativos, estudiantes y ciudadanos de clase media. En declaraciones a la prensa, Varufakis recalcó que los jóvenes no tenían intención de hacerle daño, pues si la hubieran tenido, podrían haberlo hecho dada su "superioridad numérica".

"Su objetivo, creo, era obligarme a salir corriendo de modo indigno y pegarme sin ponerme en peligro. Pero no lo puedo confirmar porque Danai (su esposa), se levantó y sin darme tiempo para pararla y antes de que llegasen a nuestra mesa los anarquistas, me abrazó, de espaldas a ellos, de forma que debían pegarle a ella antes que a mi", señaló Varufakis.

Finalmente, los anarquistas abandonaron el restaurante pero le esperaron en la calle, donde se produjo un segundo episodio de ataques verbales. Según el ministro, mientras él y su esposa subían a la moto continuó el debate con sus agresores, por lo que decidió apagar el motor y bajarse.

"Les dije que quería escucharles incluso si esto requería que me dieran una paliza y hablé con 5 a 6 de los que más enfadados estaban. Después de unos 15 minutos de intensa pero no violenta conversación se calmaron y nos fuimos en la moto sin ningún tipo de amenazas", añadió.