El Parlamento italiano aprueba los presupuestos para 2015

Tras una tensa sesión, en la que miembros del opositor Movimiento 5 Estrellas (M5S) del ex cómico Beppe Grillo se sentaron en los escaños del gobierno, la cámara baja aprobó el texto por 307 votos ...
El primer ministro italiano, Matteo Renzi, visitará esta semana Estados Unidos
El primer ministro italiano, Matteo Renzi, el domingo en un programa de la televisión italiana, Rai 3 (EFE)

Roma

El Parlamento italiano aprobó definitivamente esta noche el presupuesto presentado por el gobierno de Matteo Renzi para 2015, que busca a su vez reactivar la economía y mejorar las cuentas públicas.

Tras su aprobación el sábado por el Senado, la cámara baja adoptó también el texto por 307 votos a favor y 116 en contra al término de una tensa sesión, durante la cual algunos miembros del Movimiento 5 Estrellas (M5S) del ex cómico Beppe Grillo llegaron a sentarse en los escaños reservados al gobierno.

Este presupuesto es "equilibrado y eficaz. Apoya el crecimiento y el empleo, y refuerza la durabilidad de las cuentas", había asegurado a la prensa el ministro de Economía, Pier Carlo Padoan.

El texto prevé medidas para los hogares, como la instauración de un "bono bebé" de 80 euros mensuales por cada niño nacido a partir del 1 de enero, así como medidas para las empresas, en especial, una bajada de las cargas salariales destinadas a favorecer la contratación.

Tras haber reclamado mayores esfuerzos, Bruselas aceptó a finales de noviembre este proyecto de presupuestos gracias a las correcciones de última hora, si bien no excluyó reclamar nuevas medidas de reducción del déficit o imponer multas si no se respetan las normativas. El proyecto inicial preveía un déficit del 2.9% del PIB tras un 3% en 2014 y aplazar de 2015 a 2017 el cumplimiento del objetivo de equilibrio presupuestario.

En su segunda versión, el gobierno italiano se comprometió a poner en marcha medidas de ahorro adicionales equivalentes a unos 4,500 millones de euros y prometió reducir el déficit estructural en más de 0.3 puntos porcentuales de PIB respecto a 2014.

Renzi pidió a Bruselas más flexibilidad, al asegurar que el déficit presupuestario italiano se mantenía bajo la barrera del 3% del PIB y al subrayar el amplio programa de reformas puesto en marcha para sacar al país de la crisis.

El país se encuentra actualmente en su tercer año de recesión y el desempleo alcanza niveles de récord (13.2% en noviembre, y 43% entre los jóvenes), mientras que su deuda pública supera los 2.1 billones de euros.