Parlamento iraquí levanta sesión en medio del caos

La asamblea legislativa iraquí no pudo elegir a su nuevo presidente, mientras el líder del Estado Islámico, Abu Bakr al Bagdadi, exigió hoy a los musulmanes de todo el mundo que cumplan su ...
El legislador chiita Kadhim al-Sayadi, del bloque del primer ministro Nuri al Maliki, señala con un dedo a los diputados kurdos con los que discute
El legislador chiita Kadhim al-Sayadi, del bloque del primer ministro Nuri al Maliki, señala con un dedo a los diputados kurdos con los que discute (AFP)

Bagdad

El parlamento iraquí levantó hoy su sesión en medio del desorden general tras haber fracasado al intentar abrir el proceso de formación de un gobierno, necesario para hacer frente a la ofensiva yihadista que amenaza con desintegrar el país.

La sesión fue marcada por diatribas y recriminaciones de kurdos y sunitas contra el gobierno del primer ministro saliente, el chiita Nuri al Maliki, presente en la sala, y cuyas posibilidades de pretender a un tercer mandato disminuyen ante el avance de los insurgentes del Estado Islámico (EI) y los reveses sufridos por el ejército.

De acuerdo a la Constitución iraquí, los diputados debían elegir el primer día de sesión al presidente del Parlamento, primera etapa en el proceso de formación de un gobierno. El caos que reinó durante la sesión es una muestra de las profundas divisiones que minan a Irak, a pesar de que frente a la situación actual la unidad de las diferentes comunidades y confesiones religiosas sería más que necesaria para evitar una implosión del país.

La última declaración del presidente de la región autónoma del Kurdistán iraquí, Masud Barzani, aumenta los temores de una partición de Irak. Este último expresó hoy su deseo de celebrar un referéndum de independencia en unos meses.

Durante la sesión, el diputado kurdo Najiba Najib exigió al gobierno de Maliki transferir los fondos que debe a Kurdistán. A lo que Kazem al-Sayadi, un diputado del bloque de Maliki, respondió: "Madud Barzani es un traidor y un agente. Exportan petróleo a Israel (...). Vamos a aplastar sus cabezas y vamos a mostrarles lo que haremos en cuanto termine la crisis".

Por su parte, varios diputados sunitas abandonaron la sala al mencionarse el EI. La situación se volvió caótica y se decidió entonces levantar la sesión hasta el 8 de julio. Tras elegir al presidente del Parlamento, los diputados tendrán un plazo de 30 días para designar un presidente de la República.

Este último, a su vez, tendrá que elegir a un candidato del bloque parlamentario que encabezó los comicios legislativos de abril, es decir Maliki, para formar un gobierno, pero según un diplomático occidental, se habla sobre la posibilidad de remplazar a Maliki -incluso dentro de la coalición chiita- tras dos mandatos sucesivos. La oposición acusa a Maliki de favorecer a los chiitas y de acaparar el poder.

La coalición Estado de Derecho, de Nuri al Maliki, fue la fuerza más votada en las legislativas, aunque carece de la mayoría necesaria para gobernar en solitario. El actual jefe de Gobierno insiste en mantener su puesto, pese a las presiones de numerosas fuerzas, que reclaman un gobierno de unidad nacional. Esas discrepancias coinciden con un avance en territorio iraquí de los grupos insurgentes, sobre todo en el norte y oeste del país, donde tomaron el pasado 10 de junio su segunda ciudad, Mosul.

El líder del Estado Islámico, Abu Bakr al Bagdadi, exigió hoy a los musulmanes de todo el mundo que cumplan su "deber" y emigren al "califato islámico" que ese grupo extremista declaró el pasado domingo desde la provincia siria de Alepo hasta la iraquí de Diyala. En un discurso con ocasión del mes sagrado de ramadán, Al Bagdadi afirmó que ese territorio "pertenece a todos los musulmanes" y no solo a Irak y Siria.

Al respecto, hizo un especial llamamiento a los estudiantes de religión, predicadores, ulemas, jueces, ingenieros, médicos y otros especialistas para que acudan al lugar y se unan a ellos. El dirigente yihadista prometió "devolver el orgullo a los musulmanes con el nuevo estado" y vengarse de las supuestas violaciones cometidas contra los seguidores del islam en el mundo.

Considerado una escisión radicalizada de Al Qaeda, el rebautizado como Estado Islámico (antes era de Irak y el Levante) está luchando junto a otros grupos terroristas contra las tropas gubernamentales en Irak y ha puesto en alerta a los demás países de la región. Solo en junio, las víctimas por violencia en Irak aumentaron drásticamente hasta los 2,417 muertos (1,531 de ellos, civiles) y 2,287 heridos, frente a los 800 fallecidos de mayo, según la ONU.

Al menos 470 personas murieron en la provincia de Nínive (norte) y 365 en la de Saladino (al norte de Bagdad), dos de las zonas más afectadas por los combates. En Saladino, al menos veinte personas fueron hoy heridas en un ataque cerca de un importante mausoleo chií, el de los imanes Al Askariyin Al Hadi y Al Hasan, en la ciudad de Samarra. En esa misma provincia, el Ejército está intentando recuperar el control de su capital, Tikrit, y otras zonas en manos de los yihadistas.

A salvo de los enfrentamientos está por el momento el Kurdistán iraquí, cuyo presidente, Masud Barzani, aseguró a la cadena británica BBC que tiene planes de celebrar en unos meses un referéndum sobre la independencia de esa región autónoma tras la "división" de Irak. Ante el acercamiento de los insurgentes a Bagdad, el presidente de EU, Barack Obama, ordenó ayer el envío de trescientos militares, además de helicópteros y aviones no tripulados, para aumentar la seguridad en la embajada estadunidense y el aeropuerto de la capital.

Por su parte, Irak confirmó que ha empezado a emplear los cinco cazabombarderos rusos -modelo Sukhoi 25- para sobrevolar Bagdad, informaron a Efe fuentes militares. Mientras Moscú ha entregado esos aviones para ayudar al Ejército iraquí a recuperar parte del terreno perdido con los insurgentes, el rey de Arabia Saudí, Abdalá bin Abdelaziz, decidió donar 500 millones de dólares en ayuda humanitaria para los desplazados iraquíes.

Washington desplegó cerca de 800 hombres - 300 consejeros militares y cerca de 500 soldados para proteger la embajada de Estados Unidos y el aeropuerto de Bagdad. Estados Unidos, que excluye enviar tropas sobre el terreno tras ocho largos años de presencia militar en Irak, prometió aviones de combate F-16. Pero la entrega podría ser retrasada debido a combates que provocaron la evacuación de personal de una base importante base aérea, según el Pentágono.

Irán, por su parte, dijo que no enviará soldados a Irak, pero que podría suministrar armas si Bagdad se lo pide. Desde el 9 de junio, los yihadistas que controlan amplias regiones de la provincia de Al-Anbar (oeste), han conquistado Mosul y gran parte de su provincia Nínive (norte), así como sectores de las provincias de Dilaya (este), Saladino y Kirkuk (oeste).

La ofensiva ha dejado varios cientos de muertos y desplazado a cientos de miles de personas. El rey Abdalá de Arabia Saudita decidió por su parte otorgar una ayuda de 500 millones de dólares a los iraquíes, a través de organizaciones de la ONU, según anunció un comunicado del Ministerio de Exteriores.

Riad denunció hace poco la política de Maliki, quien a su vez acusó a Arabia Saudita de apoyar a los yihadistas del EI. Estos radicales instauraron un califato entre Irak y Siria, y ordenaron a los musulmanes del mundo obedecer a su líder Abu Bakr al Baghdadi. El EI tomó hoy el control de Albu Kamal, importante ciudad fronteriza siria con Irak, después de tres días de batalla con combatientes rivales, indicó una ONG.