Parlamento británico votará el miércoles si se suma a bombardeos en Siria

El Partido Laborista, el primero de la oposición, dio libertad de voto a sus diputados con lo que favoreció la amplia mayoría que reclama el gobierno del conservador David Cameron para tomar la ...
 Un avión Tornado GR4 aterriza en la base aérea británica de Akrotiri, en Chipre, después de atacar al EI en Irak, el 27 de septiembre de 2014
Un avión Tornado GR4 aterriza en la base aérea británica de Akrotiri, en Chipre, después de atacar al EI en Irak, el 27 de septiembre de 2014 (AFP)

Londres

El primer ministro británico, David Cameron, anunció hoy que el miércoles someterá a votación del Parlamento su proyecto de que el Reino Unido se sume a los bombardeos contra la organización yihadista Estado Islámico (EI) en Siria.

"Nos aseguraremos de que haya un debate largo y completo el miércoles", al término del cual se votará, dijo Cameron en declaraciones a la televisión, hechas después de que el Partido Laborista, primero de la oposición, diera libertad de voto a sus diputados y abriera la puerta a la amplia mayoría que reclama el gobierno para dar este paso.

"Creo que hay un apoyo creciente a través del Parlamento", estimó el primer ministro. El objetivo de sumarse a los bombardeos es "responder a la llamada de nuestros aliados y trabajar con ellos, porque el Estado Islámico es una amenaza para nuestro país y porque es lo correcto", agregó.

Estados Unidos, Francia y Rusia, entre otros países, participan en los bombardeos en Siria contra esta organización que reivindicó los recientes atentados de París en los que murieron 130 personas.

La votación tendrá lugar dos años y medio después de que el Parlamento británico rechazara participar en una acción militar contra el presidente sirio Bashar Al Asad por usar armas químicas contra la población de su país, cuando los conservadores no disponían de la mayoría absoluta con la que cuentan ahora. Hasta ahora los británicos han participado sólo en los bombardeos en Irak.

Los laboristas allanan el camino

Pese a estar personalmente opuesto a los bombardeos, el líder de los laboristas, Jeremy Corbyn, decidió hoy que no impondrá una consigna de voto que hubiera podido provocar una rebelión contra su incipiente liderazgo.

"Jeremy Corbyn recomendó dar libertad de voto y el 'gabinete a la sombra' estuvo de acuerdo", dijo su portavoz. El 'gabinete a la sombra' es el núcleo duro de la bancada laborista, y está integrado por los 27 diputados que ejercen de portavoces, según el tema.

La decisión de Corbyn fue trasladada al resto de los 231 diputados laboristas este mismo lunes. El portavoz del primer ministro conservador insistió hoy de nuevo en que el Reino Unido no iría a la guerra si "no hay una clara mayoría" del Parlamento a favor.

Corbyn había pedido a Cameron que permita dos días completos de debate sobre la propuesta, pero finalmente sólo habrá uno. "En un tema de decisiva importancia, tiene que haber el tiempo necesario y adecuado para el debate en la cámara, y sólo dos días completos pueden garantizar que todos los miembros que quieran participar puedan hacerlo", le pidió a Cameron, en una carta publicada hoy.

Irak, Afganistán y Blair, en mente de todos

Los remordimientos por las guerras de Irak y Afganistán, en las que el Reino Unido participó a instancias del ex primer ministro laborista Tony Blair, han pesado en el debate, tanto entre los laboristas como entre los conservadores. Las dos guerras costaron la vida a más de 600 soldados británicos y reina la sensación de que no solventaron ningún problema.

El asunto volvió al primer plano la semana pasada, cuando el entonces alcalde de la capital, Ken Livingstone, acusó a Blair de haber provocado los atentados de Londres: "si no hubiéramos invadido Irak, aquellos cuatro hombres no hubieran matado a 52 londinenses, lo sabemos".

Una petición en internet contra la participación británica en los bombardeos llevaba hoy más de 127 mil firmas, y la etiqueta "no bombardeen Siria" era el tema del momento entre los usuarios británicos de la red social Twitter.

"El factor Irak es enorme" en el ánimo de los parlamentarios laboristas, según Victoria Honeyman, experta en política exterior británica de la Universidad de Leeds. "Les preocupa dar la impresión de que siguen el planteamiento 'blairista' de la guerra, que está desacreditado", añadió.

Cameron también es sensible al tema, e insistió en contar con un amplio respaldo entre sus filas conservadoras y de los otros partidos antes de dar el paso. El jueves, pasó varias horas respondiendo a preguntas de los diputados y tratando de tranquilizarlos al afirmar que la acción militar estaría acompañada de un gran esfuerzo para encontrar una solución diplomática a más de cuatro años de guerra civil en Siria.