Parlamento griego aprueba primeras reformas previas a plan de ayuda

La aprobación de las primeras medidas reclamadas por los acreedores supone una base para negociar un nuevo plan de ayuda, a pesar de las deserciones en Syriza, el partido del primer ministro Tsipras.
El primer ministro griego, Alexis Tsipras, durante la sesión parlamentaria de hoy
El primer ministro griego, Alexis Tsipras, durante la sesión parlamentaria de hoy (AFP)

Atenas

El parlamento griego aprobó hoy una serie de duras reformas solicitadas por los acreedores de Grecia a cambio de un nuevo plan de ayuda, a pesar de las deserciones en el partido del primer ministro Alexis Tsipras.

Según un primer cálculo, 229 diputados votaron a favor del texto, 6 se abstuvieron y 64 votaron en contra, entre ellos el ex ministro de Finanzas Yanis Varoufakis y la presidenta del parlamento Zoe Konstantopoulou. Las medidas incluían un alza del IVA y una reforma de las jubilaciones. La votación estuvo marcada por las disidencias internas de Syriza, y entre los 32 diputados que votaron en contra del acuerdo o se abstuvieron.

Entre los que secundaron el voto negativo, estuvo Yanis Varufakis, quien hasta hace diez días era ministro de Finanzas, el ministro de Energía, Panayotis Lafazanis, y tres ministros adjuntos, el de Seguridad Social, Dimitris Stratulis, el de Defensa, Kostas Ísijos y la segunda de Finanzas, Nadia Valavani, que dimitió hoy de su cargo.

En su intervención, previa a la votación el primer ministro griego, Alexis Tsipras, llamó a la unidad de su grupo parlamentario. "Yo no haría un favor a nuestros rivales para convertirse en un pequeño paréntesis en el tiempo", dijo Tsipras en alusión a declaraciones del conservador Nueva Democracia, que dijo que el Gobierno izquierdista sería un paréntesis en la historia.

Afirmó que tenía tres opciones en la negociación con los socios, aceptar el acuerdo actual, una quiebra desordenada del país o su salida de la eurozona. "Las opciones específicas que tenía frente a mí eran: uno, aceptar un acuerdo con el que estoy en desacuerdo; la segunda, la quiebra desordenada, y teníamos una tercera opción, el 'grexit' (salida de Grecia del euro) consensuado de Schäuble", dijo Tsipras en el Parlamento.

Tsipras recalcó que será el "último" en eludir sus "responsabilidades" y también "el último que facilitará la caída de un Gobierno de izquierdas". Destacó además que no cree en el acuerdo firmado este lunes en el Consejo Europeo, pero aseguró que el Gobierno se ve "obligado a ponerlo en práctica".
El texto, adoptado por el parlamento francés, aún debe ratificarlo Finlandia y Alemania, entre otros, dos países que defienden la línea más dura frente a Atenas.

"La esperanza" de Lagarde

De otra parte, la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, dijo hoy que tiene "la esperanza" de que los países de la zona euro acepten aliviar la deuda de Grecia "de una u otra forma", como ha pedido la institución que dirige.

"Tengo un poco de esperanza porque en las últimas horas ha habido un ruido de fondo favorable a una reestructuración de la deuda", declaró Lagarde, según el extracto de una entrevista otorgada a CNN International.

En un informe publicado el martes, el Fondo Monetario Internacional (FMI) consideró la deuda griega "totalmente inviable" y sostuvo que la zona euro debe ir "mucho mas lejos" de lo previsto para aliviarla, pudiendo incluso verse obligada a eliminar una parte.

Añadió que si Europa no avanza en ese sentido, el FMI no podría participar del plan de ayuda financiera a Grecia. El preacuerdo alcanzado el lunes entre Grecia y sus acreedores sobre un posible plan de ayuda se limita a indicar que podrían analizarse "medidas adicionales" sobre la deuda.

"Lo que le dijimos (a los europeos) es que sea cual sea la forma (...) hay que encontrar una forma de aliviar el peso y permitir al país demostrar que su deuda puede encauzarse en una trayectoria viable", explicó Lagarde.