Papa anuncia colecta para desplazados en Ucrania

El objetivo del Papa es alertar sobre la situación humanitaria que ha provocado el conflicto entre los separatistas prorrusos y el gobierno ucraniano.
El papa Francisco anunció una colecta para ayudar a las víctimas del conflicto armado en Ucrania.
El papa Francisco anunció una colecta para ayudar a las víctimas del conflicto armado en Ucrania. (Reuters)

Roma, Italia

El papa Francisco pidió a los feligreses en toda Europa que participen generosamente en la colecta del 24 de abril destinada a las víctimas del conflicto ucraniano, en especial los ancianos y los niños.

Antes del rezo del Regina Coeli, el pontífice explicó que sus pensamientos estaban con "aquellos que permanecen en las tierras trastornadas por las hostilidades que han causado ya varios miles de muertos, y en aquellos - más de un millón - que han sido empujados a abandonarlas".

"Además de acompañarlos con mi constante pensamiento y con mi oración, he decidido promover una acción de apoyo humanitario a su favor", anunció en la plaza de San Pedro al final de la misa.

"Con tal fin tendrá lugar una colecta especial en todas las iglesias católicas de Europa el próximo domingo 24 de abril. Invito a los fieles a unirse con una generosa contribución", pidió el Papa.

Para apoyar la petición del pontífice argentino, que demuestra seguir muy de cerca la complicada situación en el este de Ucrania y en la frontera ucraniano-rusa, la página web de la Radio Vaticana publicó un artículo en el que alerta sobre las carencias humanitarias en el país.

Necesitan ayuda, según datos de la radio oficial del Vaticano, "800 mil personas que se encuentran desplazadas" en territorios bajo control del gobierno ucraniano, así como dos millones 700 mil personas en zonas bajo control de los separatistas prorrusos en el este del país.

Cerca de medio millón de personas tienen "una urgente necesidad de recibir alimentos", pero las principales carencias son sanitarias, con alto riesgo de la difusión del sida y de la tuberculosis.

Los fondos recogidos en la colecta serán repartidos como ayuda humanitaria para todos los necesitados y en cooperación con todas las representaciones religiosas del país, donde los católicos son cerca del 10 por ciento, explica la Radio Vaticana.

El objetivo del Papa es alertar sobre una situación humanitaria que le preocupa mucho y que ha perdido la atención en los medios de comunicación a pesar de su gravedad.