El Papa regala rosa de oro a la Virgen de Guadalupe

El presente es una iniciativa que Francisco tuvo durante los preparativos del congreso guadalupano que reúne a más de 600 clérigos de todo el mundo en la Basílica.
especial
especial

México

El papa Francisco le regaló una rosa de oro tamaño natural a la Virgen de Guadalupe, la cual será colocada a los pies de la imagen en la Basílica el próximo lunes por el cardenal Norberto Rivera Carrera.

Este gesto es una muestra de la estima y afecto del pontífice a México, señaló Guzmán Carriquiry, secretario general de la Comisión Pontificia para América Latina, quien comentó que “el objeto personalísimo” fue una iniciativa que el Papa tuvo durante los preparativos del encuentro guadalupano que inicia este sábado en el santuario mariano.

De la rosa de oro, dijo, hay un antecedente en México, la que envió el papa Pablo VI.

Días antes de viajar a México, “nos la entregaron, más que una simple rosa de oro, es más bien un ramillete con cuatro flores en medio de unas hojas de doradas, con una inscripción en la base de plata en donde hace referencia a esta peregrinación”.

A México la trajo el cardenal Marc Ouellet, prefecto de la Congregación para los Obispos, quien es el representante del papa Francisco en el encuentro guadalupano.

“Él fue el responsable de traer el regalo, y se entregará en las manos del cardenal Norberto Rivera Carrera en la Vigilia Mariana del próximo lunes para colocarla a los pies de la imagen”, detalló.

El actual pontífice, dijo el cardenal Ouellet, evangeliza con sus gestos, con esto muestra su cercanía y la compasión que siente por las personas más necesitadas y con ello ha multiplicado el número de fieles que asisten a sus audiencias.

Debilidades evangélicas

Al dar a conocer los pormenores del encuentro que inicia este sábado, el cardenal Marc Ouellet
manifestó que se requiere una reconciliación en América, donde hay heridas de injusticia y violencia no solo en México, sino en otras partes del mundo.

Recordó que el papa Francisco ha señalado que ante la violencia, las guerras y la explotación la Iglesia no puede permanecer indiferente.

Los puntos débiles de la evangelización en el continente, reconoció, son dos principalmente: uno es la familia, por eso se realizará un Sínodo el próximo año para analizar los problemas del matrimonio y la familia. En 1980, se realizó uno pero la situación “sigue degradándose en los últimos años y décadas”, por eso habrá otro Sínodo Ordinario en octubre de 2015 con el mismo tema en Roma.

Destacó que “en México hay que hacer de la familia una prioridad pastoral”.

El segundo tema es la juventud, con la que “hemos perdido contacto”. Con los universitarios, puntualizó, hay que inventar modos de comunicar el evangelio.

Para Guzmán Carriquiry el encuentro que inicia este sábado ayudará a revitalizar a los católicos porque el Papa “no quiere cristianos tibios, tristes, de escaparate, que vivan a veces como paganos.

“Vivimos los albores de un resurgimiento católico en todo el continente, las iglesias se llenan de más fieles y personas se acercan más ellas (…) Aumentan las peregrinaciones y filigreses en los santuarios marianos, hay toda una serie de signos que nos permite decir que hay un resurgimiento católico a escala continental”.

Del 16 al 19 de noviembre, la Basílica de Guadalupe recibirá a más de 600 participantes, cardenales, arzobispos, obispos y fieles de toda América, así como de la curia Romana, quienes participarán en la peregrinación y encuentro Nuestra Señora de Guadalupe, Estrella de la Nueva Evangelización en el Continente Americano.