Papa pide a creyentes y ateos trabajar por la paz

En su mensaje también apela por que el medio ambiente sea salvado y las víctimas de guerra y de las catástrofes naturales.
El discurso lo dio en el mismo lugar donde fue presentado como pontífice.
El discurso lo dio en el mismo lugar donde fue presentado como pontífice. (EFE)

Ciudad del Vaticano

El papa Francisco celebró su primera Navidad como líder de la Iglesia católica el pidiendo a los ateos que se unan a los creyentes de todas las religiones y que trabajen por “una paz” que se pueda extender por todo el mundo.

Habló ante miles de asistentes en el balcón central de la Basílica de San Pedro, el mismo lugar donde salió por primera vez como Papa cuando fue elegido el 13 de marzo, Francisco realizó otra apelación para que el medio ambiente sea salvado de la “avaricia y voracidad humana”.

El líder de la Iglesia, con 1.2 millones de fieles, realizó su primer mensaje Urbi et Orbi  (a la ciudad y el mundo) acerca de la paz.

“La paz es un compromiso diario. Es una paz que se hace en casa”, dijo.

Añadió que la gente de otras religiones también rezaba por la paz y —desviándose de su texto preparado— instó a los ateos a que se sumen a los creyentes para ello.

“Invito incluso a los no creyentes que desean la paz. Uníos con vuestro deseo, un deseo que ensanche el corazón. Unámonos todos, creyentes o con deseo, pero todo el mundo, por la paz”, dijo logrando un aplauso sostenido de la masa.

La apelación de Francisco a los ateos y a los religiosos de otras creencias marca un contraste con la actitud de su predecesor Benedicto XVI, quien a veces dejó a los no católicos sintiendo que los miraba como creyentes de segunda clase.

Pidió “armonía social en Sudán del Sur, donde la tensión ya ha causado numerosas víctimas y amenaza con la coexistencia pacífica en ese Estado”.

Se cree que miles de personas han muerto en una violencia que divide a dos etnias, las tribus Nuer y Dinka, en aquel país, que se separó de Sudán en 2011 después de décadas de guerra.

El Papa pidió diálogo para acabar con los conflictos de Siria, Nigeria, la República Democrática del Congo e Irak, y pidió un “resultado favorable” para el proceso de paz entre israelíes y palestinos.

“Viendo al Niño en el Belén, pensemos en los niños que son las víctimas más vulnerables de las guerras, pero pensemos también en los ancianos, en las mujeres maltratadas, en los enfermos (…) ¡Las guerras destrozan vidas y causan sufrimiento!”, subrayó.

También tuvo palabras para los refugiados y otras víctimas de guerras y catástrofes naturales. “Alienta y conforta a los desplazados y refugiados, especialmente en el Cuerno de África y en el este de la República Democrática del Congo. Haz que los emigrantes, que buscan una vida digna, encuentren ayuda. Que no asistamos de nuevo a tragedias como las que hemos visto este año, con los numerosos muertos en Lampedusa”, rogó.