Papa asume culpa de pederastas; pide castigo y perdón a víctimas

El jerarca se disculpó por primera vez por los abusos sexuales ante una delegación de la Oficina Internacional Católica de la Infancia; Bergoglio fue criticado por la falta de atención al problema.
Papa Francisco.
Papa Francisco. (Fabio Frustci/EFE)

Ciudad del Vaticano

El papa Francisco pidió "perdón" en nombre de la Iglesia por los abusos cometidos por sacerdotes pederastas y exigió "sanciones severas", además prometió que no habrá marcha atrás en la lucha para proteger a los jóvenes; ésta es la primera vez que Jorge Mario Bergoglio ofrece disculpa desde su elección el año pasado.

"Me siento en la obligación de asumir todo el mal cometido por algunos sacerdotes, un pequeño número en relación a todos los curas, y de pedir personalmente perdón por el daño que causaron al abusar sexualmente de los niños", declaró el pontífice al recibir a una delegación de la Oficina Internacional Católica de la Infancia.

Su predecesor, Benedicto XVI, había pedido perdón por estos abusos e incluso en una ocasión que se reunió con las víctimas lloró con ellos, pero ningún Papa había asumido personalmente la responsabilidad por los miles de niños que fueron abusados por sacerdotes durante décadas.

Francisco pidió la disculpa tras ser objeto de las críticas de los grupos de defensa de las víctimas por una supuesta falta de atención sobre el problema y las exigencias de que sancione a los obispos que encubrieron a los pederastas.

"La Iglesia es consciente de este mal. No queremos dar marcha atrás en lo que se refiere a este problema y a las sanciones que deben ser adoptadas". Al contrario, añadió, "pienso que (las sanciones) deben ser muy fuertes".

Francisco se comprometió, desde su llegada al Vaticano, a luchar contra la pederastia, por lo que puso en marcha una comisión. El mes pasado nombró a los primeros miembros; una es Marie Collins, agredida sexualmente por un sacerdote cuando era niña.

En enero pasado el Vaticano fue criticado duramente por el Comité de los derechos de la Infancia de
Naciones Unidas por haber protegido a algunos sacerdotes y por no obligar a los episcopados a denunciar los abusos.

Organizaciones de víctimas se mostraron particularmente críticas cuando en declaraciones pasadas el papa Francisco parecía echar la culpa a la sociedad, al afirmar que la pederastia era un mal que existía "en su gran mayoría" en la familia.

En una entrevista al Corriere della Sera, Francisco sostuvo que la Iglesia "era quizá la única institución pública en haber reaccionado con transparencia y responsabilidad". "Nadie ha hecho más y, sin embargo, la Iglesia es la única atacada", dijo.

Tras estas declaraciones, la asociación estadunidense de víctimas de pederastas sacerdotes, SNAP, criticó "una mentalidad arcaica y defensiva", acusando a Francisco de "no hacer nada, literalmente nada", para proteger a los niños.

MÁS QUE PALABRAS

"No basta" con que Francisco "pida perdón" a las víctimas de pederastia por sacerdotes, se requiere que se haga justicia y que sean castigados, afirmó Joaquín Aguilar, víctima de abuso sexual por el cura Nicolás Aguilar, acusado de abusar de niños en México y Estados Unidos.

Por su parte, el ex sacerdote Alberto Athié afirmó que el pontífice no solo debe dar declaraciones sino, en los hechos, demostrar que se actuará contra quienes han encubierto a los pederastas.

Desde un punto de vista religioso, Joaquín Aguilar dijo: "Está bien el perdón, pero por ser Estado sujeto a derecho tiene que hacer mucho más que pedir disculpas, no es fácil, pero al final la última palabra la tiene el Papa.

"Si quiere limpiar la institución verdaderamente, es necesario la intervención de un tribunal como la Corte Internacional de La Haya, que sea alguien externo para que procese el juicio, porque la corrupción está adentro de la institución".

Mientras que Athié señaló que el Papa parece expresar que ya comprendió y además asumió la gravísima problemática del abuso sexual cometido por sacerdotes y que han causado miles de víctimas.

"Aplaudo la declaración, pero ya tenemos muchas en el mismo sentido y no hemos visto una decisión, ya tiene una comisión, pero hay que saber cómo va a trabajar".

ABORTO, DELITO ABOMINABLE

Francisco advirtió que el aborto e infanticidio son "delitos abominables", en un discurso en el cual animó a un grupo de activistas católicos a promover la vida humana en todas sus fases.

Estableció que "la vida es sagrada e inviolable" y sostuvo que todos los derechos pueden existir si se reconoce el primero de ellos, el de la vida, que no se debe subordinar a condición cualitativa, económica ni mucho menos ideológica.

"Urge sostener la más firme oposición a todo atentado contra la vida, especialmente inocente e indefensa, y el bebé en el seno materno es el inocente por antonomasia".

LUCHA CONTRA EL DIABLO

El Papa recordó que la vida cristiana "es una lucha" que los fieles tienen contra el diablo y que el evangelio enseña cómo combatirlo.

En su misa matinal en la Casa Santa Marta, el pontífice aseguró: "Todos estamos tentados, porque la ley de la vida espiritual, nuestra vida cristiana, es una lucha" porque el diablo "no quiere nuestra santidad, no quiere que sigamos a Cristo".

"Alguno quizás, no sé, podrá decir: 'pero padre, ¡qué antiguo es, hablar del diablo en el siglo XXI!' pero miren que el diablo existe, hay un diablo. También en el siglo XXI y no tenemos que ser ingenuos, ¿eh?".

Jorge Bergoglio dijo que "la tentación comienza levemente, pero crece, siempre crece y contagia a otro, se transmite e intenta ser comunitaria. Y al final, para tranquilizar el alma, se justifica. Crece, contagia y se justifica".

No es la primera vez que el Papa argentino se refiere a la existencia del diablo; el pasado septiembre, en una misa para el Cuerpo de Gendarmería Vaticana, dijo que el "príncipe de este mundo", como hoy le denominó, trata de crear una guerra civil interna, una suerte de guerra civil y espiritual. EFE/Ciudad del Vaticano