Papa: la teoría del "big bang" no contradice al cristianismo

Señala que el mundo no es obra del caos, sino que deriva directamente de un poder supremo.
Francisco develó un busto en honor a Benedicto XVI.
Francisco develó un busto en honor a Benedicto XVI. (AFP)

El Vaticano

El papa Francisco afirmó ayer que la teoría científica del big bang sobre el origen del universo “no se contradice con la intervención de Dios, sino que la exige” y que “el principio del mundo no es obra del caos, sino que deriva directamente de un poder supremo creador del amor”.

En estos términos se expresó el obispo de Roma durante un discurso pronunciado en ocasión de la develación de un busto de bronce en honor al papa emérito Benedicto XVI, en la Pontificia Academia de las Ciencias en el Vaticano.

El Papa criticó que cuando se lee en el libro del Génesis cómo fue el origen del mundo, se piensa “en un dios mago, que con una varita mágica ha creado todo, pero no es así.

“Él creó a los seres y les dejó que se desarrollaran de acuerdo con las leyes internas que les dio a cada uno para que evolucionaran, para que llegaran a su plenitud”, aseguró Jorge Bergoglio, antes de añadir que “así es como el mundo fue avanzando siglo a siglo, milenio a milenio, hasta llegar a lo que es hoy”.

Finalmente, el pontífice argentino afirmó que la responsabilidad de los que dedican su vida a la investigación científica, “sobre todo los cristianos, es preguntarse sobre el porvenir de la humanidad y del mundo” para ayudar así a “preparar, preservar y eliminar los riesgos que puedan existir, tanto naturales como por acción del ser humano” en el planeta.

“El científico debe actuar (...) para lograr alcanzar el grado de desarrollo incluido en el diseño del creador”, concluyó.

Galardón israelí

Delegados de la Universidad israelí Bar Ilan entregaron ayer  a Francisco su máximo galardón, con el que reconocen “su compromiso en la construcción de puentes entre mundos distintos” y en la promoción del diálogo entre religiones.

Según informó Radio Vaticano, el pontífice recibió este premio, dedicado a la memoria del rabino Meir Bar Ilan, por sus llamamientos al diálogo entre religiones, “promoviendo la paz y la armonía entre naciones y fieles y defendiendo los derechos humanos”.

La decisión de Bergoglio de aceptar el galardón había suscitado ayer la crítica de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), que calificó de “decepcionante” el hecho de que sea aceptado un premio de una universidad que “apoya la ocupación de Palestina”.

El Papa ha hecho varios llamamientos a la paz y en junio organizó una jornada de oración en la que reunió en el Vaticano al presidente israelí, Simón Peres, y al palestino, Mahmud Abás.