El Papa bendice sagrario para iglesia de Legionarios

El tabernáculo estará en el templo del Magdala Center, que se inaugurará mañana, donde también se hallaron restos de una sinagoga que estudian expertos de la UNAM y la Anáhuac.
Francisco fue al Museo del Holocausto y al Muro de las Lamentaciones.
Francisco fue al Museo del Holocausto y al Muro de las Lamentaciones. (AFP)

Jerusalén

El papa Francisco bendijo ayer en el centro Notre Dame de Jerusalén el sagrario que los Legionarios de Cristo instalarán en la iglesia de la residencia de peregrinos que se construye en la antigua ciudad de Magdala, junto al lago Tiberíades, conocido como mar de Galilea.

El Papa llegó al centro, propiedad del Vaticano, poco después del mediodía y allí se reunió en privado con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, aunque finalmente no se quedó a comer, como estaba previsto.

Templo a las mujeres

“Al mostrarle las fotografías de la iglesia, le dije al Santo Padre que la iglesia Duc in Altum se construía para honrar a María Magdalena y a las demás mujeres del Evangelio”, explicó el cura Juan Solano, promotor del proyecto y director de Instituto Pontificio de Notre Dame.

“Le comenté que me habían iluminado mucho las referencias que él hacía a su abuela”, relató. El Papa respondió: “¿Qué sería de la Iglesia sin las mujeres?”.

La bendición del sagrario tuvo lugar en presencia de 120 personas entre amigos y bienhechores del proyecto llamado internacionalmente Magdala Center, en la capilla de Nuestra Señora de la Paz del centro para peregrinos de Notre Dame. Entre los presentes estaba también Eduardo Robles-Gil, director general de los Legionarios de Cristo.

El centro de Magdala es un complejo que los Legionarios de Cristo construyen con donaciones en un terreno situado donde se cree que estuvo la bíblica ciudad de Migdal, de la que procedía María Magdalena y donde también se considera que Jesús navegó y caminó sobre las aguas.

Por ello, el tabernáculo bendecido por el Papa se asemeja a una de las barcas de pescadores utilizadas en tiempo de Jesús.

Lugar arqueológico

Al iniciar las obras de excavación para esa iglesia, los arqueólogos hallaron los restos de una sinagoga que, según dijo el padre Solano, es una de las siete más antiguas del mundo.

Monedas halladas en su interior muestran que data de tiempos de Jesús, por lo que, aunque no se puede asegurar, tampoco se puede descartar que en ella hubiera estado Jesucristo, explicó el cura.

La primera fase del Magdala Center, en cuya vertiente arqueológica participan especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad Anáhuac, será inaugurada mañana.

“Las ruinas arqueológicas halladas en este centro unen a judíos y cristianos. El Centro Magdala está llamado a reflejar el papel de la mujer en la Iglesia y la sociedad. El día 28 se inaugura la primera fase, que consiste en la iglesia y el parque arqueológico”, dijo Solano.

Además de las ruinas, el proyecto incluye un hotel para peregrinos y una iglesia cuyo altar es un enorme cristal que permite ver el lago.

“Seguimos buscando contribuciones para construir el hotel y otras instalaciones”, agregó Solano.            

Durante la inauguración se colocará el tabernáculo, y el padre Fuad Twal, patriarca latino de Jerusalén, será el primero en oficiar una misa.

Muro, misa e incendio

En su último día en Tierra Santa, Francisco visitó la Explanada de las Mezquitas y el Muro de las Lamentaciones, donde invocó la figura de Abraham para exigir que nadie use el nombre de Dios para justificar la violencia.

Francisco también visitó el Museo del Holocausto, la tumba del fundador del sionismo Teodoro Herzl y el monumento israelí a las víctimas del terrorismo.

Después de un almuerzo improvisado con frailes franciscanos, el Papa se dirigió al Huerto de Getsemaní para alentar a los creyentes a no dejarse vencer “por el miedo y la desesperanza”.

El pontífice concluyó su visita con una reunión ecuménica con religiosos y una emblemática misa en el Cenáculo, donde se cree que ocurrió la Última Cena y que se encuentra en el segundo piso de un inmueble que alberga también la tumba del rey David, según los judíos, y un santuario musulmán.

Francisco dijo que el Cenáculo “nos recuerda el lavatorio de los pies, que Jesús realizó como ejemplo para sus discípulos (...) significa acogerse, aceptarse, amarse, servirse mutuamente. Quiere decir servir al pobre, al enfermo, al excluido”.

Pocos minutos después de que se marchó el pontífice, la abadía de la Dormición, vecina al Cenáculo, sufrió un intento de incendio.

Según varios testigos, cuando los franciscanos retiraban las cruces del recinto un desconocido prendió fuego a un libro, lo introdujo entre los bancos y una pira de pequeñas cruces de madera, y desató un incendio que pudo ser rápidamente controlado.

“Llamamos inmediatamente a la policía y afortunadamente todavía estaba el dispositivo de seguridad por la visita del Papa. Los bomberos vinieron y pudieron controlar las llamas”, explicó uno de los monjes benedictinos que gestionan la abadía.

• • •

Debaten lengua de Jesús

El papa Francisco y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, intercambiaron algunas palabras el lunes sobre la lengua hablada por Jesús hace 2 mil años.

“Jesús estuvo aquí, en esta tierra. Hablaba hebreo”, dijo Netanyahu a Francisco, en una reunión pública en Jerusalén, en la que el líder israelí citó una fuerte conexión entre el judaísmo y el cristianismo.

“Arameo”, interpuso el Papa.

“Él hablaba arameo, pero sabía hebreo”, respondió Netanyahu.

El profesor israelí de lingüística Ghil’ad Zuckermann dijo que tanto Netanyahu, hijo de un reconocido historiador judío, como el Papa, líder espiritual de mil 200 millones de católicos, tienen razón.

“Jesús era un hablante nativo de arameo”, dijo sobre el extinto lenguaje semita relacionado con el hebreo. “Pero también sabría hebreo porque había escritos religiosos existentes en hebreo”, agregó.

Zuckermann dijo además que durante la época de Jesús, el hebreo lo hablaban las clases bajas, “el tipo de personas a las que él predicaba”.

Reuters/Jerusalén

• • •