El Papa, enfadado por banquete "VIP" ofrecido en el Vaticano

Según el semanario "L’Espresso", le molestó que se celebrara la eucaristía en una azotea y cómo se dio la comunión con las hostias en un vaso del cáterin.
Francisco se enojó al ver las fotos de la reunión que publicó el sitio dagospia.com.
Francisco se enojó al ver las fotos de la reunión que publicó el sitio dagospia.com. (Especial)

Roma

El papa Francisco “no ha quedado muy contento” al ver las imágenes de la lujosa comida a la que asistieron religiosos, empresarios y periodistas italianos en la azotea de la Prefectura de Asuntos Económicos del Vaticano durante la canonización de los papas Juan Pablo II y Juan XXIII, publicadas por Dagospia.com.

La reacción del pontífice ocurrió apenas ayer, cuando el semanario italiano de información general L’Espresso adelantó en su página de internet una parte del reportaje que publica hoy y en cuyas fotos se ve cómo alrededor de 150 invitados VIP asistieron a la ceremonia de canonización del 27 de abril desde la azotea del edificio de dicha prefectura, para después disfrutar de una fiesta con bufé, financiados por patrocinadores privados, que aportaron 18 mil euros.

“No puedo revelar lo que ha dicho (el Papa). Le he informado y solo puedo decir que no ha quedado muy contento, por usar un eufemismo. Pero puedo asegurar que estos episodios no volverán a producirse”, declaró el cardenal Giuseppe Versaldi, presidente de la citada prefectura, a un programa emitido ayer del canal Italia1.

El cardenal aseguró que desconocía la naturaleza de la fiesta en la terraza y que solo le habían pedido permiso para que algunas personas accedieran a la azotea el día de la doble canonización.

Las imágenes

En las fotos, que fueron publicadas en la página de internet Dagospia.com, un sitio de prensa de sociales y espectáculos, se ve cómo entre los invitados estaban algunos periodistas famosos en Italia, como Bruno Vespa y Maria Latella; Marco Carrai, brazo derecho del primer ministro Matteo Renzi, y el presidente del banco del Vaticano, Ernst von Freyberg.

Según L’Espresso, al Papa le molestó que se celebrara una eucaristía en la azotea y cómo se dio la comunión con las hostias en un vaso del cáterin.

En las fotos se ve cómo el encargado de distribuir la comunión fue Lucio Angel Vallejo Balda, miembro de la Comisión Investigadora de los Organismos Económicos y Administrativos del Vaticano (Cosea, por su sigla en italiano).

Al ser cuestionado por el semanario sobre el evento en el que dio la comunión, Vallejo Balda únicamente respondió: “No hablo de la azotea. Gracias a Dios tenemos otros problemas”.

El reportaje de L’Espresso explica que, debido al enfado del papa Francisco, se está buscando a los responsables de este “evento mundano” celebrado en los tejados de un edificio del Vaticano.

Los anfitriones

L’Espresso asegura que la anfitriona de la fiesta fue Francesca Chaouqui, una joven publirrelacionista asesora de Francisco que también forma parte del Cosea.

La revista publica también la invitación enviada en nombre de la prefectura y en la que se leen los nombres de los dos patrocinadores.

Éstos fueron Assidai, el seguro médico de los altos dirigentes, que desembolsó 13 mil euros para las sillas y estructuras desde las que los invitados pudieron gozar de la vista de la Plaza de San Pedro, y la petrolera italiana Medoilgas, que financió 5 mil euros del bufé.

Chaouqui desmintió la organización de la fiesta y aseguró que se trata de noticias para “desacreditarla” a ojos del pontífice, pero el semanario publica algunos mensajes de la asesora en los que agradece a los patrocinadores.

“Como muchos de vosotros, yo también me he quedado sorprendido e indignado por esta mezcla (entre lo mundano y lo religioso). He iniciado inmediatamente la búsqueda de una respuesta que todavía está en curso y he informado a todas las autoridades superiores para intentar encontrar al responsable de todo esto, que choca con el espíritu de una canonización y sobre todo con el estilo que Francisco quiso dar a esta celebración, un estilo de sobriedad y de participación popular”, señaló el cardenal Versaldi.

El costo del festín

La reunión de empresarios, periodistas y religiosos con motivo de las canonizaciones tuvo un costo de 120 euros por persona, es decir, alrededor de 2 mil 100 pesos.

Los alimentos costaron 33 euros por persona (578 pesos), mientras que lo más caro fue el mobiliario (sillas, mesas, etc.), cuyo precio promedio por cabeza fue de 87 euros (mil 522 pesos).

El precio de bufés en Italia cotizados en web es de 40 euros el más barato y 120 euros el más caro (igual que el del vaticano) con la empresa Schiesari Catering e Banchetti.

El más costoso incluye catering, alquiler, menaje, equipos, muebles, fotografía, música, transporte, camareros, entretenimiento, carpas, video, arreglos florales y luces.

Cuidarán a Bergoglio más de 8 mil agentes

Más de 8 mil agentes de la policía y otras fuerzas de seguridad israelíes vigilarán e intentarán que la próxima visita del papa a Jerusalén, entre los días 25 y 26 de mayo, se desarrolle sin incidentes, informó hoy la Policía israelí.

“El dispositivo incluirá a más de 8 mil agentes, guardas de fronteras y cuerpos especiales”, indicó ayer el portavoz de la Policía, Miki Rosenfeld, y precisó que el operativo incluirá la observación desde helicópteros y labores de inteligencia en un centro especial situado en la ciudadela antigua, donde más de 320 cámaras vigilarán los movimientos del séquito papal.

La policía también escoltará al Papa en diferentes zonas, incluido el Santo Sepulcro, el Muro de las Lamentaciones o la Explanada de las Mezquitas. “Contamos asimismo con unidades de apoyo en caso de que se produzcan incidentes, aunque no tenemos información específica de posible amenazas”, subrayó el vocero.

El inspector policial Johnny Kassabri, oficial de enlace para las comunidades cristianas de Merjav David, organismo encargado de garantizar el orden en torno a la ciudad vieja de Jerusalén, recalcó que el operativo es el más importante de los últimos años.

(EFE/Jerusalén)