El Papa, a Ecuador, Bolivia y Paraguay, del 6 al 12 de julio

En su segundo viaje a América Latina, el papa Francisco confirma su voluntad de recorrer las "periferias" del mundo, pasando un promedio de dos días en cada uno de los tres países sudamericanos.
El papa Francisco saluda a los fieles en la plaza de San Pedro, después de la audiencia semanal de este miércoles en el Vaticano
El papa Francisco saluda a los fieles en la plaza de San Pedro, después de la audiencia semanal de este miércoles en el Vaticano (AFP)

Ciudad del Vaticano

El papa Francisco celebrará del 6 al 12 de julio próximos su segundo viaje a América Latina durante el cual visitará Ecuador, Bolivia y Paraguay, con lo que confirma su voluntad de recorrer las "periferias" del mundo. "El papa pasará un promedio de dos días en cada uno de los tres países", aseguró el padre Federico Lombardi, portavoz del Vaticano.

El programa detallado del viaje será divulgado más adelante, indicó la misma fuente. Se trata del noveno viaje al exterior del papa argentino y el segundo a América Latina después del celebrado a Brasil en julio del 2013 con ocasión de las Jornadas Mundiales de la Juventud. Francisco visitará primero Ecuador, del 6 al 8 de julio, luego Bolivia hasta el 10 y concluirá su gira apostólica en Paraguay, de donde regresará el 12 de julio a Roma.

"!Bienvenido el papa Francisco! Trabajaremos con todas nuestras energías para que esta visita, como la de Juan Pablo II hace 30 años, sea inolvidable", comentó desde Quito el presidente ecuatoriano Rafael Correa durante una conferencia de prensa conjunta con autoridades eclesiásticas locales. Correa hizo el anuncio oficial en compañía del cardenal y arzobispo emérito Raúl Vela y miembros de la Conferencia Episcopal.

Correa hizo votos para que la visita del papa Francisco a Quito y Guayaquil sea un llamado a la conciencia "para redoblar esfuerzos, para luchar por un mundo en general, pero en particular, por un continente, un país más equitativo y, sobre todo, para luchar contra ese atentado a la dignidad humana (...) que es la pobreza".

Esta es una oportunidad -dijo, por su parte, el presidente de la Conferencia Episcopal ecuatoriana, Fausto Trávez- para que "todos nos manifestemos unidos: iglesia, Estado, municipio y todos; que manifestemos al mundo y al Santo Padre cómo en Ecuador sí nos llevamos bien".

El presidente ecuatoriano, natural de Guayaquil, destacó que "en su generosidad" el papa accedió a la petición de que visite también esa ciudad portuaria y no solamente Quito como se contemplaba en principio.

Fuentes vaticanas precisaron que el programa detallado saldrá publicado en mayo próximo y que seguramente incluirá una visita al santuario de Nuestra Señora de Caacupé en Paraguay.

Tres ciudades en Bolivia

Del país de la mitad del mundo, Francisco, nacido en Buenos Aires hace 78 años y entronizado como papa hace dos años, se trasladará a Bolivia, donde tendrá actividades en tres ciudades: La Paz, El Alto y Santa Cruz de la Sierra.

"Con esta visita del papa tan importante será la participación de nuestro pueblo, para católicos y no católicos, porque cuando se trata de fe religiosa, nos olvidamos de nuestras diferencias ideológicas", sostuvo el gobernante boliviano, Evo Morales. Al igual que Correa, Morales también hizo el anuncio en una conferencia de prensa conjunta con las autoridades de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB).

"Esperamos que, con una generosa y multitudinaria participación, el pueblo boliviano sabrá acoger a aquel que viene en nombre del Señor en los distintos encuentros, desde su llegada a la ciudad de El Alto, en su parada en la ciudad de La Paz y en las principales celebraciones previstas en Santa Cruz de la Sierra", dijo el presidente de la CEB, Óscar Aparicio.

La agenda del papa, que no ha sido detallada por completo, incluirá encuentros con Morales, "con las autoridades políticas y civiles, con los obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas y feligreses", agregó. Según Aparicio, el papa manifestó su deseo de "expresar una particular atención a las periferias del dolor y de la marginación".

En Bolivia, el papa tiene programada una visita a una cárcel de máxima seguridad y sostendrá encuentros con movimientos sociales en La Paz, según una agenda de trabajo filtrada a la prensa.

La visita de Francisco a Bolivia se realizará en medio de roces no resueltos entre la jerarquía católica boliviana y el presidente Morales, quien suele acusar a la cúpula religiosa de estar al lado de la oposición política de derecha.

"Cuando se trata de fe religiosa nos olvidamos nuestras diferencias ideológicas, de nuestra pobreza o nuestra riqueza (..), por eso estamos muy contentos", comentó por su parte el presidente boliviano Evo Morales, quien se entrevistó en octubre pasado con el papa en el Vaticano.

El presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana, monseñor Oscar Aparicio, invitó por su lado a la población "a prepararse espiritualmente para la visita apostólica" del primer papa latinoamericano y llamó a la población a participar en forma "multitudinaria".

Paraguay, "país bendecido"

El presidente de Paraguay, Horacio Cartes, aprovechó el anuncio para expresar públicamente su agradecimiento a Francisco por incluir su país en la gira pastoral.

"Paraguay es un país bendecido. Gracias Su Santidad por tenernos en cuenta", escribió Cartes en su cuenta de Twitter. Las autoridades de ese país convocaron a músicos para la realización de un himno al papa y han dispuesto ya un plan organizativo.

Cartes firmó hoy un decreto que declara "de interés nacional" la visita del pontífice, informó hoy un comunicado de la Presidencia. "El Gobierno Nacional estima prioritaria esta visita oficial por la trascendencia e importancia que representa la presencia del Sumo Pontífice", subraya el comunicado.

Cartes nombró a su jefe de Gabinete Civil, Juan Carlos López Moreira, como coordinador general de la organización de la visita. En su primera reacción ante el anuncio, Cartes dijo que "Paraguay es un país bendecido" y agregó: "Gracias Su Santidad por tenernos en cuenta", en su cuenta de Twitter.

El arzobispo de Asunción, monseñor Edmundo Valenzuela, coordinador general de la visita por la Iglesia paraguaya, dijo a la AFP que la visita del papa Francisco congregará a multitudes nunca vistas en Paraguay, porque además de los paraguayos probablemente acudan contingentes de argentinos, brasileños, uruguayos y chilenos.

El prelado confirmó que Francisco hará al menos una misa central en Ñu Guasú, una localidad en las afueras de Asunción con capacidad para unas tres millones de personas. Desde ese mismo lugar habló el papa Juan Pablo II el 16 de mayo de 1988.

"Sabemos que nuestros hermanos de la Argentina, sus asociaciones educativas, pudieron contratar hasta ahora 350 buses para venir y me advierten que no es descabellado calcular que puedan venir hasta 1'500,000 creyentes", aventuró el arzobispo.

También se preparan para venir "en cantidades" de los estados brasileños de Paraná y Mato Grosso (vecinos de Paraguay), igualmente del Uruguay y de Chile. "Calculamos que necesitaremos lugar para tres mil buses en Asunción", explicó. En dimensiones, monseñor Valenzuela estimó que la cita paraguaya será parecida al encuentro con la Juventud en Copacabana (Brasil).

"No quiero decir que será el más grande encuentro de esta gira, más que Quito o Santa Cruz, pero somos conscientes de que tenemos que prepararnos para un encuentro multitudinario", observó.

Solidaridad con los más pobres

El anuncio del viaje había sido anticipado por el mismo papa Francisco en enero pasado durante el vuelo de regreso a Roma de Sri Lanka y Filipinas. Con esos viajes, Francisco, que cumplió 78 años en diciembre, quiere manifestar con gestos concretos su cercanía y solidaridad a países pequeños, que han sufrido por la pobreza, el aislamiento o la falta de atención.

El primer papa latinoamericano de la historia, elegido en marzo del 2013, había privilegiado hasta ahora a Asia (Sri Lanka, Filipinas y Corea del Sur), con dos viajes en seis meses, una manera de destacar su interés personal e importancia estratégica de ese continente para el catolicismo, en detrimento de América Latina.

Además de esos tres países, el papa tiene previsto visitar Estados Unidos para participar al encuentro mundial sobre la familia en septiembre y hablar ante el Congreso de ese país. El responsable de los programas en español de Radio Vaticana, el jesuita Guillermo Ortiz, destacó la importancia del viaje a América Latina, a las llamadas "periferias" del mundo.

"El primer viaje fue por la Jornada Mundial de la Juventud, si bien fue en Brasil, era un encuentro mundial que había sido preparado por el papa emérito Benedicto XVI. Este será el primer viaje a Latinoamérica decidido personalmente por Francisco", comentó. "Es una decisión de Papa Francisco, centrada en las periferias, centrada en esa necesidad de llegar a todos, especialmente a los que más sufren", agregó.

El papa espera regresar el año siguiente, en el 2016, a América Latina, para visitar Argentina. En esa ocasión podría incluir una etapa a Colombia, donde el gobierno lleva adelante negociaciones de paz con la guerrilla comunista de las FARC.