Panamá: todo listo para el "encuentro"

La Cumbre de las Américas será el marco para una histórica reunión entre Barack Obama y Raúl Castro.
Ambos presidentes coincidieron en los funerales de Mandela, en 2013.
Ambos presidentes coincidieron en los funerales de Mandela, en 2013. (Kai pfaffenbach-Reuters)

Panamá

Un presidente de Estados Unidos y uno de Cuba estarán cara a cara en la Cumbre de las Américas, un histórico encuentro que sellará el acercamiento entre los dos países archienemigos por más de medio siglo.

El foro hemisférico de este viernes y sábado en Panamá pretende celebrar el acuerdo que los presidentes Barack Obama y Raúl Castro anunciaron el 17 de diciembre de normalizar las relaciones.

Sin embargo, Venezuela puede aguar la fiesta. La gran duda ahora es cuánto pesará la decisión de Obama de declarar a ese país una amenaza para su seguridad nacional.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, intensificará en Panamá su cruzada contra EU, y anunció su intención de presentar diez millones de firmas para exigir a Obama que derogue la medida.

Aún así, será difícil eclipsar la foto de un presidente estadunidense y uno cubano juntos.

Si bien Obama y Castro se saludaron durante el funeral de Nelson Mandela en Sudáfrica en 2013, no han mantenido, como no lo han hecho ninguno de sus antecesores en medio siglo, un encuentro de más de cinco minutos.

Fue justamente en Panamá, en 1956, la última vez que un presidente de Cuba, el dictador Fulgencio Batista, y uno de EU, Dwight Eisenhower, se reunieron antes de la ruptura, en 1961, de las relaciones.

Esta es la primera vez desde la primera Cumbre de las Américas en 1994, que Cuba tendrá una silla entre los 35 estados del continente.

Durante la Cumbre, el secretario de Estado, John Kerry, podría reunirse con el canciller cubano Bruno Rodríguez, sin que se descarte un diálogo entre Obama y Castro.

Muchos esperaban la reapertura de embajadas en Washington y La Habana antes de la Cumbre. Pero persisten asuntos espinosos pendientes, como el reclamo de Cuba de que EU la borre de su lista de países patrocinadores del terrorismo.

Según Washington, se está cerca de anunciar la salida de Cuba de esa lista, que completan Siria, Sudán e Irán.

No obstante, los expertos advierten que el restablecimiento de relaciones será “un proceso lento”. “Eso es casi inevitable por los 50 y pico de años de no solo no tener relación, sino de tener una desconfianza histórica”, explica Frank Mora, director del Centro para América Latina de la Florida International University.

Los analistas tampoco creen que Venezuela, principal benefactor económico de Cuba, comprometa las negociaciones entre La Habana y Washington.

“De ninguna manera van a dejar a Venezuela insertarse en este proceso (aunque) el gobierno de Cuba públicamente va a seguir expresando su solidaridad con el gobierno venezolano”, aclara Mora.

Un 59% de estadunidenses apoya que Washington retome relaciones diplomáticas con Cuba; en tanto que 50% respaldó las sanciones contra funcionarios del gobierno de Venezuela, según un sondeo del Marist College, divulgado ayer.

Varios países de América Latina acuden a la VII Cumbre con sus economías golpeadas. Este panorama sombrío puede servirle a Obama, que acude a Panamá con un poderoso dólar y reforzado con el acuerdo nuclear con Irán, para recuperar un espacio ganado por China.