Panamá acusa a Maduro de injerir en sus elecciones presidenciales

El gobierno panameño asegura que el presidente venezolano apoya al Partido Revolucionario Democrático
Nicolás Maduro, presidente de Venezuela
Nicolás Maduro, presidente de Venezuela (Reuters)

Panamá

El Gobierno de Panamá exigió hoy al presidente venezolano, Nicolás Maduro, no entrometerse en la campaña política para las elecciones de mayo próximo en favor del candidato del opositor Partido Revolucionario Democrático (PRD).

El Ministerio de Relaciones Exteriores panameño denunció en un comunicado oficial que Maduro comete "acciones que ya constituyen una clara injerencia en los asuntos internos de Panamá".

Recrimina el "doble discurso" de Maduro, que mientras acusa a Panamá de inmiscuirse en sus asuntos internos por buscar en la OEA ayuda para impulsar el diálogo entre venezolanos, "en más de una ocasión" ha hecho públicas "sus preferencias por el candidato del partido político fundado por el general Omar Torrijos Herrera".
Para el Gobierno panameño, la actuación del presidente venezolano "sin lugar a dudas, constituye una injerencia en un momento particularmente importante para el país, como es su proceso electoral" para las elecciones del 4 de mayo próximo.

 

Panamá le hace "un llamado respetuoso" a Maduro para que "dedique sus intereses políticos y recursos económicos en atender el tan necesario diálogo entre venezolanos y las lamentables carencias económicas de todo tipo, a lo interno de Venezuela, en vez de dedicar los mismos a promover y apoyar preferencias y candidatos en el proceso electoral panameño. Panamá exige, de la forma más enérgica que el presidente Nicolás Maduro detenga toda acción de tipo político o económico en el proceso electoral de Panamá", indica.

El PRD y su candidato el exalcalde Juan Carlos Navarro, han rechazado cualquier vínculo con Maduro.

El pasado 25 de febrero Maduro anunció el rompimiento de relaciones diplomáticas con Panamá y el congelamiento de relaciones comerciales, porque el país centroamericano convocó al Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) para analizar la crisis y violencia en Venezuela.