Palestinos piden intervención de la ONU ante violencia en Gaza

El representante palestino en Naciones Unidas denunció que "la comunidad internacional faltó a su obligación de proteger a los civiles en tiempo de guerra", mientras el número de muertos supera ya ...

Nueva York, El Cairo

La comunidad internacional faltó a su obligación de proteger a los civiles en tiempo de guerra", afirmó hoy el representante palestino ante la ONU, Ryad Mansour, refiriéndose a las numerosas víctimas de la ofensiva israelí en Gaza. Mansour mostró fotos de niños muertos y leyó sus nombres, al reclamar la intervención del Consejo de Seguridad en el conflicto con Israel.

"Por el bien del pueblo palestino preguntamos: ¿qué hace la comunidad para detener este baño de sangre, para detener las atrocidades israelíes?" dijo Riyad Mansour durante un debate sobre la crisis en Gaza. Luciendo una cinta negra, el diplomático mostró fotos de las familias en duelo y de los cuerpos sin vida de los niños, antes de empezar a citar uno por uno sus nombres y sus tempranas edades.

Mansur acusó a Israel de actuar con una dureza sin precedentes. "Sin consideración alguna masacra familias entras. La mayoría de las víctimas son mujeres y niños". Según cifras del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), al menos 121 niños palestinos han muerto en los ataques, constituyendo así un tercio del total de víctimas mortales civiles. En total murieron 84 niños y 37 niñas de edades entre 5 meses y 17 años.

El representante palestino dijo que los esfuerzos de mediación en curso no deben impedir al Consejo "asumir su responsabilidad de poner fin a la masacre de hombres, mujeres y niños inocentes". Jordania, miembro no permanente del cuerpo ejecutivo de Naciones Unidas, trabaja en la redacción de un proyecto de resolución que presentaría hoy a los otros integrantes del Consejo para su consideración, según un diplomático jordano.

El texto "llama a un cese del fuego duradero" en la Franja de Gaza y al levantamiento del bloqueo económico israelí. Mientras se instrumenta el eventual cese del fuego, el proyecto propone "medidas de protección de los civiles", e instrumentar urgentemente una ayuda humanitaria a los palestinos.

El Consejo de Seguridad abrió los debates mientras sobre el terreno Israel mantuvo sus bombardeos, Hamas siguió lanzando cohetes y el balance de muertos de tres semanas de conflicto superaba los 600 del lado palestino. El representante de Israel respondió al alegato palestino afirmando que su país actuaba en legítima defensa y acusó a sus adversarios de utilizar la muerte de civiles como el "combustible de una máquina de propaganda".

"No elegimos esta guerra, fue nuestro último recurso", dijo David Roet, añadiendo que, a diferencia de Hamas, Israel aceptó las propuestas de tregua. "Un cese del fuego no se hará según las condiciones inaceptables que Hamas exige", dijo sin embargo la ministra de Justicia israelí Tzipi Livni hoy en Jerusalén.

El ministro de Defensa, Moshé Yaalon, indicó por su parte que el ejército tiene "necesidad de dos o tres días" más para lograr los objetivos en Gaza. Durante una sesión de emergencia el domingo pasado, el Consejo de Seguridad llamó a una tregua inmediata y a la protección de los civiles.

Mientras, en Egipto, el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, pidió hoy que cese de inmediato la violencia y apeló a Hamas para que acepte el alto el fuego. Horas después de que un cohete cayese a 1.6 kilómetros del aeropuerto internacional de Ben Gurion en Tel Aviv, las aerolíneas europeas Lufthansa y Air France cancelaron sus vuelos a Israel.

Además, la autoridad que controla la aviación estadunidense prohibió durante 24 horas volar desde Estados Unidos hasta la zona de 24 horas debido al al peligro que existe por los cohetes. Kerry, que se reunió hoy en El Cairo con el presidente de Egipto, Abdel Fatah al Sissi, así como con su homólogo egipcio Samih Shukri, dio un fuerte respaldo a la propuesta de mediación que ha liderado Egipto.

Si el movimiento radical islámico Hamas, que controla la Franja, acepta, habrá una oportunidad para afrontar "asuntos subyacentes". "Hamas tiene que hacer una elección de calado y esa elección tendrá un impacto profundo en la gente de Gaza. Los egipcios han proporcionado un marco para ellos que permitirá tener un debate serio con otras facciones (palestinas)", dijo Kerry.

Kerry subrayó que un alto el fuego es necesario para salvar vidas, pero "claramente no es suficiente". "Es imperativo que haya un compromiso, debate, negociación seria, sobre los temas subyacentes y sobre todas las cuestiones que nos han llevado a donde hoy nos encontramos", afirmó.

Las declaraciones de Kerry se producen tras la muerte en la Franja de decenas de personas en los combates entre el Ejército israelí y los milicianos palestinos. Hasta la tarde de hoy (local) sumban más de 620 los palestinos muertos y la cifra se sitúa ya en 3,752 personas. A primera hora de hoy el Ejército comunicó que dos soldados murieron en Gaza. Los efectivos israelíes muertos en el operativo que comenzó hace dos semanas ascienden a 27.

Israel comenzó el 8 de julio pasado a realizar ataques aéreos y el 17 de julio lanzó una ofensiva terrestre para intentar acabar con el lanzamiento de cohetes desde Gaza.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, se reunió por su parte en Tel Aviv con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. "Pongan fin a los combates y comiencen a conversar", reclamó el político surcoreano en la rueda de prensa conjunta, en la que calificó de "impactantes" los lanzamientos de cohetes palestinos, pero apostilló: "Las acciones militares no reforzarán la estabilidad de Israel".

Netanyahu, a su turno, acusó a Hamas de sólo querer más pérdidas entre la población civil. "Quieren, repito, quieren más víctimas civiles", dijo. "Israel hace lo que cualquier país haría si los terroristas lanzaran continuamente cohetes contra sus ciudades", señaló el jefe de gobierno israelí. La comunidad internacional, dijo, tiene que responsabilizar a Hamas por rechazar la propuesta de alto el fuego y por "comenzar y prolongar" el conflicto.

Los civiles de Gaza "son las víctimas del régimen brutal de Hamas", agregó. Además aseguró que Israel proseguirá hasta lograr su objetivo: que se ponga fin a los lanzamientos de cohetes.

Ban se trasladó seguidamente a Ramalá, desde donde intervino por videoconferencia en la sesión del Consejo de Seguridad de la ONU y pidió a los países de la organización 115 millones de dólares (85 millones de euros) para los desplazados en la Franja de Gaza. "Eso es sólo para lo más necesario. Tenemos que hacer todo para paliar el sufrimiento de esas personas", dijo.

Según afirmó, hay más de cien mil palestinos que han huido de sus hogares. Casi una veintena de instalaciones de la ONU han tenido que cerrar por los combates. También en Ramalá pidió que cesaran los combates y comenzar el diálogo. Israel, dijo, tiene derecho a la seguridad y hay que detener los lanzamientos de cohetes, "pero Israel tiene también la responsabilidad de reaccionar de forma proporcionada a los ataques y hacer todo lo posible para proteger a los civiles", señaló.

El Ejército israelí ha bombardeado más de tres mil objetivos en la Franja de Gaza durante las dos últimas semanas en un territorio de poco más de 360 kilómetros cuadrados, mientras que los palestinos han lanzado más de 2,500 cohetes, según indicaron fuentes militares.

En tanto, el brazo armado de Hamas, las Brigadas Al Qassam, dijo haber capturado al sargento Oron Shaul, y el Ejército israelí aseguró que ese militar de 21 años iba en el blindado que fue atacado el domingo por Hamas. No obstante el Ejército está en proceso de verificación de los restos de sus compañeros, muertos en ese ataque.

Unos 200 mil palestinos atemorizados se han refugiado en las escuelas de la ONU y han huido a áreas próximas a la frontera con Israel, donde las tropas terrestres están intentando descubrir y destruir la red de túneles. Hasta el momento se han descubierto 23 túneles con 66 entradas diferentes, según dijo a dpa el portavoz militar Aryeh Shalicar. Indicó que hasta el momento han volado seis, ya que temen que algunas voladoras puedan hacer colapsar las casas en la superficie.