Palestinos confirman pedido de adhesión a agencias de la ONU

La decisión de la Autoridad Palestina, que dijo que sigue apoyando los esfuerzos diplomáticos de EU, enfureció a Israel e hizo que el secretario de Estado Kerry anulara un viaje a Ramala, mientras ...
Seguidores palestinos del movimiento Fatah se manifiestan en apoyo del presidente palestino, Mahmud Abas, en la ciudad de Hebrón
Seguidores palestinos del movimiento Fatah se manifiestan en apoyo del presidente palestino, Mahmud Abas, en la ciudad de Hebrón (AFP)

Jerusalén, Washington

La Autoridad Palestina concretó hoy el pedido de adhesión a quince agencias de las Naciones Unidas, una decisión que enfureció a Israel y llevó a que el secretario de Estado estadunidense, John Kerry, anulara un viaje a Ramala. "Presenté las cartas firmadas por Mahmud Abas esta mañana al enviado especial de la ONU, Robert Serry, y a los representantes de Holanda y Suiza", dijo el ministro de Relaciones Exteriores palestino Riyad al Malki.

Los palestinos "siguen comprometidos con las negociaciones de paz" con Israel, agregó Al Malki, confirmando que apoyan los esfuerzos estadunidenses para salvar el proceso de paz. Hoy, un ministro israelí amenazó a los palestinos con represalias si persisten en su intención de adherir a las agencias de la ONU en pleno bloqueo de las negociaciones de paz patrocinadas por Washington.

El martes, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, anunció que había iniciado gestiones para ingresar a quince agencias de Naciones Unidas. El anuncio se produjo después de que Israel no cumpliera con el compromiso de liberar a un grupo de 26 prisioneros palestinos y anunciara una licitación para la construcción de 700 viviendas en Jerusalén Este.

Esa decisión israelí fue un golpe a los esfuerzos de Kerry para resolver el litigio sobre la liberación de los presos y prolongar así las frágiles conversaciones de paz más allá de la fecha tope del 29 de abril. El anuncio de Abas desencadenó una colérica respuesta en Israel, donde un ministro de la línea dura advirtió hoy que los palestinos lo pagarían caro. "Si ahora amenazan (con unirse a instituciones de la ONU) deben saber una cosa: lo pagarán caro", declaró a la radio pública el ministro de Turismo, Uzi Landau.

"Una de las posibles medidas sería que Israel aplique su soberanía en sectores que formarán parte claramente del Estado de Israel en el marco de una solución futura", amenazó Landau, miembro del partido ultranacionalista Israel Beitenu. El anuncio de Abas sorprendió a Kerry que acababa de completar una visita relámpago a Israel para plantearle al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, una solución al problema de los prisioneros y prolongar el proceso de paz hasta 2015, indicó una fuente allegada.

Un dirigente de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) dijo hoy que esperaba que Washington siguiera esforzándose en salvar el proceso de paz. "Nosotros esperamos que Kerry reanude sus esfuerzos en los próximos días", dijo Yaser Abed Rabo a los periodistas en Ramala. "Kerry conoce la realidad. Nosotros no queremos que estos esfuerzos terminen", insistió. Según los términos de un acuerdo que permitió la reanudación de las negociaciones de paz en julio de 2013, el Estado hebreo se había comprometido a liberar a 104 veteranos prisioneros palestinos en cuatro etapas, la última de ellas prevista el 29 de marzo.

A cambio, las autoridades de Ramala habían prometido congelar todas las iniciativas para intentar adherir a las organizaciones de las Naciones Unidas. Sin embargo, el pasado fin de semana estalló una crisis cuando Israel se negó a liberar a los 26 presos de la última fase, encolerizando a los palestinos. En Bruselas, Kerry afirmó que no volvería hoy a la región, como había previsto, pero evitó opinar, instando a ambas partes a la moderación. "En estos momentos debemos ser lúcidos y sobrios respecto a este proceso", declaró.

Un funcionario del gobierno israelí que pidió el anonimato afirmó que el anuncio de Abas había echado todo por tierra. "¿Éste es el socio de Israel? ¿Éste es un socio para la paz?", preguntó. Al explicar esta iniciativa, Abas dijo que la decisión de pedir la adhesión a quince agencias de las Naciones Unidas era un derecho de los palestinos y no una forma de desafiar a Washington. "No estamos actuando contra Estados Unidos, ni contra ninguna otra parte", declaró Abas en una conferencia de prensa transmitida por la televisión. "Es nuestro derecho", sostuvo.

La Casa Blanca expresó hoy que estaba decepcionada por las acciones "inútiles" de los israelíes y los palestinos que amenazan con desgarrar las negociaciones de paz lideradas por Estados Unidos. Josh Earnest, portavoz adjunto de la Casa Blanca, declaró a los periodistas a bordo del avión presidencial que el gobierno manifestaba su decepción por "acciones unilaterales inútiles, que ambas partes han adoptado en los últimos días".

Según Earnest, las políticas de adoptar acciones "ojo por ojo" eran contraproducentes, pero a pesar de los signos de mal agüero, el gobierno estadunidense aún cree que la diplomacia tenía una oportunidad.

"Hay un camino para que nosotros podamos diplomáticamente encontrar una manera de que haya un Estado judío de Israel seguro coexistiendo junto a un Estado palestino independiente, seguro, también", indicó Earnest. La mayor cobertura de los medios en Estados Unidos se ha centrado en la decisión del presidente palestino Mahmud Abas de firmar quince tratados como un paso hacia la búsqueda de la pertenencia a organismos de la ONU y convenciones internacionales.

Los palestinos habían dicho durante mucho tiempo que buscarán el reconocimiento internacional si sus esperanzas para la condición de Estado continúan siendo socavadas por diálogos estancados o medidas como la construcción de asentamientos israelíes en tierras que pretenden se integren al futuro Estado. Estos comentarios de Earnest parecían ser un intento de trasladarles a los israelíes también la culpa por los tambaleantes esfuerzos de paz.

Los funcionarios estadunidenses se enfurecieron el martes, cuando Israel volvió a publicar licitaciones para 708 viviendas destinadas a colonos en Gilo, un barrio de asentamientos ubicado en la zona árabe de Jerusalén Este.