Palestina pide a ONU proteger a refugiados de Yarmuk

Mientras el embajador palestino reclamó al Consejo de Seguridad actuar con urgencia para proteger a los civiles atrapados en el campo al sur de Damasco, en Alepo el número de muertos desde el ...
Un hombre llora ante un edificio destruido por un bombardeo de la aviación siria en el este de Alepo
Un hombre llora ante un edificio destruido por un bombardeo de la aviación siria en el este de Alepo (AFP)

Nueva York

El embajador palestino ante la ONU, Riyad Mansur, pidió hoy al Consejo de Seguridad que actúe de urgencia para proteger a los civiles atrapados en el campo de refugiados de Al Yarmuk, en el sur de Damasco.

"Llamamos al Consejo a actuar urgentemente y con responsabilidad para dar respuesta a esta tragedia", señaló Mansur en una carta remitida al máximo órgano de decisión de las Naciones Unidas.

El representante de Palestina recordó que la vida de cerca de 18 mil refugiados palestinos corre peligro en Al Yarmuk, que a comienzos de mes fue tomado por yihadistas del Estado Islámico (EI) y de otros grupos.

"Las preocupantes informaciones de inmoralidad y las espantosas imágenes que llegan del campo de Al Yarmuk deben causar alarma y una acción de la comunidad internacional, en concreto del Consejo de Seguridad", señaló Mansur.

"No se puede permitir que Al Yarmuk sea otra mancha de vergüenza y deshonra para la comunidad internacional", añadió. La pasada semana, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ya alertó de la necesidad de hacer algo para detener la tragedia que se está desarrollando en la zona.

El Consejo de Seguridad, por su parte, mantuvo una reunión de urgencia para abordar la situación, aunque por ahora no ha tomado ninguna decisión al respecto.

Además de verse golpeado por la presencia del EI y por los combates que libran contra los yihadistas facciones rebeldes palestinas y sirias, Al Yarmuk ha sufrido numerosos ataques por parte del Ejército de Siria.

En su carta al Consejo, Mansur reiteró la postura oficial de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), que se declara neutral en la guerra siria y no quiere verse involucrada en los combates.

Antes de que se iniciara el conflicto en Siria en marzo de 2011, vivían en Al Yarmuk, que está solo a cinco kilómetros del centro de Damasco, unos 160 mil civiles, de los que quedaban únicamente 18 mil cuando el EI inició su ofensiva este mes.
Desde el 1 de abril no ha entrado ningún tipo de ayuda humanitaria en el lugar.

Calma relativa

Un activista informó a Efe por internet que en el campo de Al Yarmuk se ha mantenido en los dos últimos días una calma relativa, al haberse trasladado los combates a sus alrededores después de un retroceso del Estado Islámico (EI).

Hasan Taquiedin, miembro de la opositora red Sham, señaló desde las afueras de Damasco que pese a este retroceso aún quedan combatientes de la organización radical en algunas zonas del campo.                                                  

Los enfrentamientos entre el EI y facciones palestinas y sirias opositoras al régimen de Bashar al Asad se concentran ahora cerca del distrito de Al Hayar al Asuad, por donde el EI irrumpió en Al Yarmuk el pasado día 1. Taquiedin indicó que los adversarios de los extremistas les arrebataron hoy el control del barrio de Al Zin, en Al Hayar al Asuad.

Los enemigos del EI han creado un comité operaciones conjuntas en el que participan la facción rebelde palestina Aknaf Beit al Maqdis, así como los grupos sirios Ejército del Islam, la Brigada de las Falsedades de Huran y la Brigada del Levante del Profeta.

Estas organizaciones están tratando de "limpiar" Al Yarmuk de miembros del EI, pero Taquiedin consideró que tardarán un tiempo porque los yihadistas están bien equipados y sus contendientes necesitan más armamento.

De otra parte, al menos 40 civiles murieron y decenas resultaron heridos desde el sábado por bombardeos de la aviación del régimen de Bashar al Asad contra distintas zonas de Alepo, la mayor ciudad del norte de Siria, informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

La ONG precisó que aviones y helicópteros militares lanzaron cohetes y barriles de explosivos contra barrios como el de Al Maadi y contra la escuela Yamil Qabani en los alrededores del distrito de Al Ansari, donde al menos nueve personas, entre ellas cinco niños, perecieron ayer.

Harina perdida

Durante la jornada de hoy, la aviación militar tuvo como objetivo un almacén de harina y de ayuda humanitaria cerca del área de Yib Quebeh, en el casco antiguo de la ciudad. Como consecuencia de estos bombardeos, cientos de toneladas de harina, lista para distribuir en las panaderías de la población, se han perdido.

Tras el ataque de ayer contra el colegio, las autoridades rebeldes de los distritos bajo control opositor en Alepo han ordenado el cierre temporal de las escuelas. La Dirección General opositora de Enseñanza y Educación ha emitido una circular, dirigida a "los colegios, organismos educativos e institutos religiosos en Alepo", en la que insta a que cierren sus puertas hasta finales de esta semana por la seguridad de los estudiantes y profesores.

El comunicado justifica esta decisión porque "el régimen criminal tiene como objetivo complejos (educativos), colegios e institutos". Alepo fue blanco de una gran ofensiva de los insurgentes a finales de julio de 2012 y de otras operaciones importantes posteriores, que les permitió dominar amplias áreas, aunque no lograron hacerse con su control total.

Según datos difundidos hoy por el Observatorio, al menos 184 civiles y 67 combatientes de distintos grupos opuestos al Gobierno de Damasco han perecido por los ataques de la aviación gubernamental en varias provincias del país desde comienzos de este mes.

Entre los civiles, hay al menos 58 menores y 34 mujeres, agregó el Observatorio, que indicó que hubo también 1,300 heridos. En total, el régimen efectuó 1,429 bombardeos, de los que 618 fueron perpetrados con aviones y 811 con helicópteros que arrojaron barriles de explosivos.

Las provincias afectadas fueron Damasco y su periferia; Alepo, Idleb, Deir al Zur, Al Raqa y Al Hasaka, en el norte; Hama y Homs, en el centro; Derá y Al Quneitra, en el sur, y Latakia, en el oeste.