Países africanos afectados por el Ébola imponen cordón sanitario en región fronteriza

El brote de la fiebre hemorrágica que ha causado más de 700 muertos, es el más serio desde que el virus fue descubierto y puede descontrolarse si no se toman medidas drásticas, advirtió la OMS.
Gente camina en el mercado Red Light de Monrovia, Liberia, cerrado como parte de la campaña de desinfección del virus del Ébola
Gente camina en el mercado Red Light de Monrovia, Liberia, cerrado como parte de la campaña de desinfección del virus del Ébola (AFP)

Conakry

Los tres países africanos afectados oficialmente por el brote del virus del Ébola anunciaron hoy un cordón sanitario en la zona fronteriza común donde surgió la epidemia, que ya se ha cobrado más de 700 víctimas. El brote de Ébola, una fiebre hemorrágica que puede provocar la muerte en días, es el más serio desde que el virus fue descubierto hace cuatro décadas, y puede descontrolarse si no se toman medidas drásticas, advirtió la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La zona triangular entre Guinea, Liberia y Sierra Leona, que quedará bajo cuarentena y donde se han registrado el 70% de los casos, será custodiada por la policía y el ejército. "La gente en esas áreas recibirá ayuda material" aseguró Hadja Saran Darab, secretario general del bloque Unión del Río Mano, que agrupa a las naciones de África occidental.

"Los servicios de sanidad en estas zonas (de confinamiento) serán reforzados para que el tratamiento, detección y la trazabilidad de los contactos puedan realizarse de manera eficaz", señaló una responsable participante en la reunión. El anuncio se produjo al final de una cumbre de emergencia de esos tres países junto a Costa de Marfil y la Organización Mundial de la Salud (OMS), que propuso un plan de emergencia de 100 millones de dólares.

Hasta ahora la respuesta a la epidemia ha sido "desgraciadamente inadecuada" y en consecuencia el virus "se está moviendo más rápido que nuestros esfuerzos para controlarlo", se lamentó Margaret Chan, directora de la OMS, quien pide una mayor movilización internacional contra la epidemia. Virólogos estadunidenses, un país que anunció la evacuación de dos ciudadanos suyos enfermos de ébola en la región, anunciaron que probarán una vacuna experimental.

"Si la situación continúa deteriorándose, las consecuencias pueden ser catástroficas en términos de pérdidas de vidas humanas, pero también severas en términos socioeconómicos y del alto riesgo de contagio a otros países", dijo Chan. La propagación "está ocurriendo en áreas rurales de difícil acceso, pero también en ciudades densamente pobladas" describió Chan.

La reunión tuvo lugar después de que empezaran a llegar los primeros anuncios de suspensión de vuelos, concretamente de la aerolínea Emirates de Dubai. Ante el agravamiento de la situación, el presidente de Sierra Leona, Ernest Bai Koroma, y la presidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf, habían renunciado a participar en otra cumbre, prevista en Washington, y que reunirá a cerca de 50 jefes de Estado o de gobierno africanos.

El gobierno estadunidense ya anunció que la epidemia será parte importante de los temas que serán abordados en los tres días de la cumbre. Por otra parte, los delegados a la cumbre de Washington que provengan de los países afectados por el virus del Ébola serán sometidos a controles médicos a su llegada a Estados Unidos, anunció hoy el propio presidente Barack Obama.

"Nos aseguraremos de hacer los controles allá cuando abandonen sus países (...) aunque tengan un mínimo, infinitesimal riesgo de haber sido expuestos de alguna manera", dijo el mandatario en una conferencia de prensa en la Casa Blanca, sin precisar los ciudadanos de qué países estarían sometidos a esta medida. Sierra Leona y Liberia tomaron medidas drásticas ante la epidemia de fiebre hemorrágica.

Horas después de que la presidenta liberiana Ellen Johnson Sirleaf ordenara en la noche del miércoles el cierre de "todas las escuelas", su homólogo sierraleonés, Ernest Bai Koroma decretó el jueves el estado de emergencia. Koroma también anunció medidas como poner en cuarentena las áreas afectadas por el Ébola, desplegar fuerzas de seguridad para proteger al personal médico y prohibir las reuniones públicas, así como allanar los lugares en los que se piensa que puede haber enfermos.

El médico belga Peter Piot, uno de los que descubrieron el virus del Ébola en 1976 en Zaire (hoy República Democrática del Congo, RDC) estimó que las dificultades que tienen Liberia y Sierra Leona para enfrentar la epidemia se deben a que "esos países salen de decenas de años de guerra civil".

Los temores de que el brote de Ébola en África se propague a otros continentes aumentan. Europa y Asia se mantenían en alerta, Médicos Sin Fronteras advirtió que la epidemia estaba fuera de control y los cuerpos de paz de Estados Unidos anunciaron que se retiraban de la región. Italia, por su parte, al igual que otros países, aconsejó a sus ciudadanos evitar todo viaje "innecesario" a Sierra Leona, y en lo posible a Guinea y Liberia.

Precisamente, las calles de Monrovia se encontraban hoy desiertas, las tiendas y las oficinas públicas se mantenían cerradas tras la decisión gubernamental de "desinfectar" los edificios públicos. "Estoy desinfectando mi tienda con cloro, jabón y detergente", dijo a la AFP Mohamed Kanneh, un comerciante del mercado Red Light, el mayor del país. "Nadie tiene que decirle que el Ébola está aquí, usted lo sentirá allí por donde vaya", apostilló Famanta Bears, de 34 años.