Pablo Iglesias siente envidia de "cosas en Venezuela"

El líder del partido de izquierdas español, que admitió que su partido no tiene todavía un programa electoral, arremetió en su primera entrevista como secretario contra políticos y banqueros ...
Pablo Iglesias, durante su intervención en Madrid el pasado domingo en la que fue elegido secretario general de Podemos
Pablo Iglesias, durante su intervención en Madrid el pasado domingo en la que fue elegido secretario general de Podemos (AFP)

Madrid

Pablo Iglesias es, a sus 36 años, el líder político de moda en España. El flamante secretario general de Podemos ha empezado a afinar sus dardos apenas tres días después de ser elegido en el cargo y apuntó hacia los políticos y banqueros “golfos que no trabajan”. Además, defendió que “siente envidia” de algunas cosas en Venezuela y defendió el legado del fallecido Hugo Chávez.

Vestido con su clásica camisa arremangada y su cola de caballo para sujetar su larga melena, el profesor de Ciencias Políticas dio su primera entrevista como líder oficial de Podemos precisamente en La Sexta, la cadena de televisión que le encumbró como tertuliano prácticamente a diario, y habló de varios temas. Eso sí, reiteró que todavía no tiene un programa electoral.

Iglesias defendió el legado de la Venezuela de Chávez en cuestiones como su reforma constitucional y prometió hacer como el ex mandatario y someterse a un referéndum revocatorio en caso de incumplimiento de su programa electoral una vez que gane las elecciones.

“Vamos a preguntar muchas veces, no nos asusta que la gente vote”, aseguró el líder de Podemos, el partido que en caso de que hoy se realizarán elecciones generales sería el más votado en España, pese a haber nacido apenas hace ocho meses.

Iglesias defendió que siente envidia de algunas cosas de Venezuela como la posibilidad de revocar a su presidente. En este sentido, pidió al presidente Mariano Rajoy que haga como Chávez y “se enfrente a un referéndum revocatorio” por haber incumplido su programa electoral.

Reconoció que ahora es “más prudente” que cuando hablaba tiempo atrás “sin responsabilidades políticas”. De hecho, el líder de Podemos se remitió a su promesa de “escuchar a todos” y formar “el gobierno de los mejor preparados” para, de esta forma, evitar concretar aspectos de su reforma laboral, la renta básica o el adelanto de la edad de jubilación.

“Las cuentas que no salen son la de los brotes verdes que asegura el gobierno, la de la malnutrición infantil o el número de parados”. Insistió una y otra vez en que Podemos “estará encantado de reunirse con todo el mundo”, incluyendo a algunos banqueros.

El eurodiputado elogió la altura política del actual coordinador federal de Izquierda Unidad, Cayo Lara, por anunciar que no se presentará como candidato a las próximas generales, abriendo el camino a una generación de jóvenes dirigentes como su “amigo” Alberto Garzón, de quien ha elogiado su talento.

Iglesias prometió también mano dura frente a la corrupción y, en este caso, sí concretó que su apuesta será a favor de apartar de cualquier cargo público a quien sea señalado por un juez como imputado, sin esperar a la apertura de un juicio oral. Aclaró que, en caso de llegar a la presidencia, no pretende controlar a los medios de comunicación porque “sería controlar la libertad de los periodistas”.


"Medidas patrióticas"

Por separado, en una entrevista con la cadena de radio Ser, afirmó que si como gobernante le pusieran entre la espada y la pared para obligarle a hacer recortes y que “los tenedores de la deuda cobren sus intereses” él optaría por tomar “medidas patrióticas”.

“Nosotros asumiríamos medidas patrióticas que dirían primero la gente y después de la gente los bancos y después los fondos de inversión”, respondió cuando se le preguntó cómo actuaría ante la tesitura de tener que aplicar recortes o incumplir el objetivo de déficit de la Unión Europea, fijado en un 3 por ciento del PIB.

Pese a que Podemos no tiene aún elaborado un programa económico, afirmó que “pueden estar tranquilos” quienes tengan dos o más viviendas “fruto de su trabajo” y dijo su partido actuaría contra políticos “golfos que no trabajan” y los bancos que tienen cientos de viviendas “vacías y dedicadas a la especulación”. “Durante mucho tiempo se decía cuidado que los socialistas van a dejar a la gente sin casa, y quienes les han dejado sin casa han sido los bancos”, expresó.

Iglesias subrayó que le da vergüenza que en un país como España, que llegó a aspirar a entrar en el G7, uno de cada cuatro personas sea pobre y haya que convivir con “la lacra de la malnutrición infantil”, y cree que eso se debe a “gobernantes que se han puesto demasiadas veces de rodillas”.

Finalmente, Pablo Iglesias aseguró que si fuera presidente intentaría sacar a España de la OTAN y romper el convenio de Defensa con Estados Unidos que permite la presencia de militares españoles en las bases de Rota (Cádiz) y Morón (Sevilla).