Pablo Iglesias presenta en Nueva York a "Podemos"

El líder de la nueva fuerza antiliberal que ha protagonizado la gran sorpresa en la política española presentó a su partido en la ciudad de los rascacielos, entre Wall Street y la universidad.
Pablo Iglesias, líder de "Podemos", durante su estancia en Nueva York
Pablo Iglesias, líder de "Podemos", durante su estancia en Nueva York (EFE)

Nueva York

Carismático y frontal, el líder de la nueva fuerza antiliberal española Podemos, Pablo Iglesias, presentó el martes en Nueva York a su partido, en el marco de una gira destinada a sumar ideas para su programa contra la austeridad europea.

El eje de la agenda de este profesor de ciencias políticas, de 36 años, fue una conferencia en la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY, según su sigla en inglés), donde explicó el surgimiento y meteórico ascenso de Podemos, fundado hace apenas un año.

Con camisa roja arremangada, jeans y zapatilla, cabellera larga atada, Iglesias entró por detrás del auditorio y se detuvo a aplaudir a los cerca de 500 presentes, que se pusieron de pie para ovacionarlo.

"Llegué tarde porque estaba en Wall Street. No necesito decir que me siento mejor aquí", comenzó bromeando al iniciar su discurso en inglés el secretario general de Podemos.

"Podemos está creando algo nuevo", afirmó, pidiendo dejar de lado "las nociones de izquierda y derecha" en política, a pesar de aclarar sin ambigüedades que se considera "marxista".

"Si quieres cambiar algo, necesitas una mayoría. A veces hay que dejar de lado las viejas banderas", sostuvo, recordando que el actual gobierno español del Partido Popular (PP) "no solo provocó dolor, sino que también fracasó" con sus políticas de austeridad que Podemos ahora combate.

Aliado del partido griego Syriza, flamante ocupante del gobierno, Iglesias remarcó que esas medidas abarcan a toda la Unión Europea (UE), y criticó con dureza la posición dura de Alemania, que actualmente presiona a Grecia para que acepte esa senda.

"Debemos decirle a (la primera ministra alemana) Angela Merkel que el programa de austeridad es un desastre para la Unión Europea. Si sigue con este programa quizás un día termine sentada a la mesa con Marine Le Pen", la líder de la extrema derecha francesa, advirtió.

Discusión acalorada

Al enumerar los pilares del programa de Podemos, Iglesias mencionó la necesidad de reestructurar la deuda pública, lanzar un proceso para reindustrializar el país a través de la inversión pública y aplicar una reforma tributaria para que quienes más ingresos tienen aporten más, entre otras ideas.

"Tenemos que democratizar la economía", instó, explicando que ésa era la "mejor lección" del nuevo partido que encabeza. Según un sondeo difundido a principios de mes, Podemos se ha convertido en la segunda fuerza por intención de voto en España, desbancando al Partido Socialista Obrero Español (PSOE, socialdemocracia) y acercándose al Partido Popular (PP, conservador).

La periodista y activista Amy Goodman, encargada de presentar a Iglesias, le dio la palabra señalando que "el hombre que está sentado aquí podría ser el próximo primer ministro (presidente) de España".

La conferencia incluyó una serie de preguntas de parte de la audiencia, momento en el cual se produjo un pequeño incidente con un español radicado en Estados Unidos que acusó a Iglesias de apoyar a la banda terrorista vasca ETA. "Usted es un mentiroso", le dijo Iglesias, recordando que su partido condenaba el terrorismo en cualquier forma.

Iglesias respondió también a una pregunta sobre la posibilidad de un referéndum en Cataluña sobre su independencia, y se pronunció a favor de un "proceso constituyente en todo el Estado" español para discutir la cuestión.

En momentos en que Atenas y sus socios europeos se enfrentan por el modelo a aplicar para sacar a Grecia de la grave crisis que atraviesa, Iglesias busca no solo proyectar a su fuerza, sino también escuchar la opinión de reconocidos economistas y sumar propuestas y aportes para su programa.

En ese sentido, las "Jornadas Podemos en Nueva York" empezaron el lunes con una reunión con el premio Nobel de Economía de 2001, Joseph Stiglitz, un duro crítico de los programas de austeridad en Europa, y una charla por la tarde en el Círculo Español del barrio de Astoria (Queens, noreste).

Iglesias visitó también Wall Street para transmitir "un mensaje de tranquilidad" a los inversores, pero también para dejar claro que "se han hecho algunas cosas mal" y defender la necesidad de cambios.

"Poder decir en Wall Street abiertamente, sin gritar, sin estridencias, 'aquí se han hecho algunas cosas mal y es completamente inaceptable que los ciudadanos tengan que pagar por los errores de los bancos' creo que entra dentro de la normalidad democrática y de un conjunto de cambios que se están produciendo en Europa y en el mundo", dijo Iglesias en declaraciones a Efe.

El líder de Podemos, de visita en la Gran Manzana, acudió hoy a la Bolsa de Nueva York para ser entrevistado por el canal financiero CNBC, lo que consideró "una excelente oportunidad para explicar al público norteamericano" las ideas de su partido.

Además, aseguró que su objetivo era señalar algo que cree que "los estadounidenses tienen claro", como es que "el comportamiento de los poderes financieros ha sido abusivo y está detrás de buena parte de los problemas que ha producido esta crisis económica".

"Los demócratas tenemos que apostar por vías distintas", opinó Iglesias, quien subrayó que "democracia significa que cuando algo no funciona, lo puedes cambiar por otro tipo de política". "Nosotros estamos comprometidos con esto y cuando gobernemos haremos las cosas de otra manera", aseguró.

Iglesias, al mismo tiempo, consideró que "hay que transmitir un mensaje de tranquilidad". "Nosotros asumimos que la economía de mercado es una realidad, pero tiene que tener límites", argumentó.

En ese sentido, consideró que "si la democracia no tiene que ver también con el sistema financiero, si los Estados y las instituciones que en última instancia dependen de los ciudadanos no pueden intervenir sobre el sistema financiero, entonces nos podemos encontrar con situaciones de déficit democrático".

Un problema que, a su juicio, es "lo peor que le puede ocurrir a una democracia", pues supone "dejar a los gobiernos sin instrumentos para ocuparse de sus ciudadanos".

"Lo hemos visto en nuestro país: los niveles de paro siguen siendo absolutamente escandalosos, seguimos viendo que se producen desahucios, seguimos asistiendo a una legislación que se ha preocupado más de proteger los intereses de las entidades financieras responsables de la crisis que de proteger a los ciudadanos", criticó, en referencia a España.

Además de visitar Wall Street y de ofrecer una conferencia en la Universidad de la Ciudad de Nueva York, Iglesias mantuvo en las últimas horas varias reuniones en las Naciones Unidas.

Entre otros, se reunió con el embajador de España ante la ONU, Román Oyarzun; con el representante palestino ante la organización, Riyad Mansur, y con enviados del Mercosur.

Iglesias mantuvo, además, un encuentro con el embajador boliviano, Sacha Llorenti, que dirige el comité puesto en marcha para negociar un marco internacional para las reestructuraciones de deuda soberana, un órgano con el que Podemos prevé "establecer una cooperación" al considerar que es un asunto "también muy importante para Europa".

El secretario general de Podemos se declaró "muy satisfecho" por su visita a Nueva York y la consideró "extremadamente útil". "Nosotros pensamos que dentro de unos meses podemos estar gobernando en España y este tipo de encuentros nos facilitan mucho el trabajo", explicó a Efe en la sede de la ONU.