PT celebra 34° aniversario con llamado a reelegir a Rousseff

La presidenta brasileña se mostró dispuesta a "hacer más" durante la conmemoración de la creación del partido izquierdista, en el gobierno hoy en Brasil.
Dilma Rousseff, durante su discurso en la conmemoración del 34 aniversario del PT en Sao Paulo
Dilma Rousseff, durante su discurso en la conmemoración del 34 aniversario del PT en Sao Paulo (AFP)

Sao Paulo

El gobernante Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) de Brasil conmemoró hoy su 34º aniversario llamando a su militancia a sumar fuerzas y reelegir en octubre a la presidenta Dilma Rousseff, quien se manifestó dispuesta a "hacer más". "Hoy es un día de recuerdos y conmemoración. Pero también es el inicio de una gran jornada. Un camino lleno de contratiempos y obstáculos que superar, y un objetivo firme: reelegir a la presidenta Dilma Rousseff", dijo en su discurso el presidente del PT, Rui Falcao.

"El entusiasmo, la energía, la convicción y el compromiso de ustedes, militantes, contribuyen a crear condiciones en la sociedad, los gobiernos estatales y el parlamento para que la compañera Dilma pueda ganar de nuevo", aseguró el dirigente, con miras a los comicios generales de octubre. Efectuada en un centro de eventos de Sao Paulo (sureste), la ceremonia no supuso todavía el lanzamiento oficial de la candidatura de Rousseff, pero sí se le considera el disparo inicial para la campaña interna que comienza a convocar a los 1.7 millones de afiliados del PT.

En su intervención la mandataria no mencionó las elecciones de octubre, pero hizo un repaso de los avances sociales tanto de su gobierno como los de su antecesor, Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2011), quien fue el gran ausente de la noche debido a un viaje a Estados Unidos. La mandataria envió, además, un mensaje: "Poseo energía y disposición renovada para hacer más", dijo ante una militancia que al final del discurso coreó: "Ole, ole, ole, ola, Dilma, Dilma".

Rousseff, ex guerrillera presa durante la última dictadura (1965-1984) y elegida por Lula para sucederla, es por lejos la favorita para la reelección, según las encuestas. "Por ahora la presidenta está claramente al frente para la reelección", evaluó recientemente el analista de la consultora Prospectiva, André César.

Aunque no hubo aún proclamación oficial de candidatos, se espera que sus principales contendientes sean el senador socialdemócrata Aecio Neves y el gobernador del nordestino estado de Pernambuco, el socialista Eduardo Campos, ex aliado del gobierno y apoyado por la popular ambientalista Marina Silva, quien sumó 20 millones de votos en las presidenciales de 2012. Rousseff enfrenta varios retos en este final de mandato, que será el cuarto año consecutivo de bajo crecimiento económico e inflación alta.

Brasil es, además, sede este año de la Copa del Mundo de fútbol del 12 de junio al 13 de julio, un evento que ha generado gran expectativa sobre la capacidad de organización del país, que aún tiene varias obras atrasadas. Pero también por las protestas callejeras que podrían repetir el ambiente de la Copa Confederaciones de junio de 2013, cuando más de un millón de brasileños salió a las calles demandando mejoras en salud, educación, y reclamando por los excesivos gastos para el Mundial.

Para la presidenta, las protestas responden a la mejora en las expectativas ciudadanas, ante los avances en el país. "Hay democracia en Brasil, eso quedó claro en el 2013 (...) Inclusión social provoca expectativa de más inclusión social, calidad de vida despierta sed por más calidad de vida, por más y mejores servicios", dijo hoy. Aunque las protestas han continuado con menor adhesión, se han radicalizado. Los médicos confirmaron hoy la muerte cerebral de un camarógrafo de TV alcanzado por una bengala pirotécnica en una protesta contra el aumento de los pasajes de autobús, el jueves pasado en Rio de Janeiro.

El PT fue creado en medio de grandes huelgas al final de la última dictadura militar, el 10 de febrero de 1980, con la figura de Lula como símbolo de identidad y con fuertes raíces en el sindicalismo, la izquierda intelectual y los movimientos sociales. En la mitad de los años 90, el partido se alió con sectores de centro y de derecha hasta que en 2002 Lula llegó a la Presidencia y en 2006 logró ser reelecto.

En 2012 se celebró un histórico juicio por corrupción a algunos de los principales dirigentes del PT y del primer mandato de Lula, que fueron condenados por sobornar a legisladores de la coalición a cambio de apoyo a través de un esquema de contabilidad paralela, una práctica ilegal pero relativamente común en la política brasileña. Pero el partido ha mantenido fuertes sus filas de afiliados y sobre todo la adhesión de millones que salieron de la pobreza y mejoraron sus ingresos en la última década.