PP y Podemos prevén segundo fracaso en investidura de Sánchez

Tanto el partido conservador en el poder como el grupo izquierdista emplazaron al líder socialista a negociar a partir del viernes ante una posible repetición de las elecciones en junio.
El socialista Pedro Sánchez sigue buscando apoyos políticos para lograr su investidura como presidente del gobierno español
El socialista Pedro Sánchez tendrá este viernes una segunda oportunidad para lograr la investidura como presidente del gobierno español (EFE)

Madrid

El conservador Partido Popular (PP) y Podemos (extrema izquierda) dan por hecho que el candidato socialista a la presidencia de España, Pedro Sánchez, volverá a fracasar este viernes en su segundo intento para ser investido y por ello desde ahora le emplazaron a negociar a partir del sábado con vistas a la repetición de las elecciones generales el próximo 26 de junio.

Hoy, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, informó que el presidente en funciones, Mariano Rajoy, llamará mañana a Sánchez para retomar su plan de formar un Gobierno de gran colación en el que ambas fuerzas políticas estén incluidas, además de Ciudadanos (C’s, centro-derecha).

Un ejecutivo en el que quedaría descartado Podemos (extrema izquierda), cuyo líder Pablo Iglesias exige a cambio de su apoyo para que Sánchez sea presidente ser vicepresidente del Gobierno y seis ministerios, entre ellos los de Defensa e Interior y el control del Centro Nacional de Inteligencia, además de un referéndum en el que los catalanes decidan su separación o no de España.

“El presidente Rajoy sí lo hará, sí lo hará (llamar a Sánchez), como lo ha hecho en otras ocasiones”, declaró Cospedal y añadió que eso será tras la segunda sesión de investidura de este viernes.

“Lo vamos a volver a hacer, lo vamos a luchar”, añadió. Según la “número dos” del PP su partido va a “luchar hasta el último día previo a que se tengan que convocar las elecciones” para conseguir lo que necesita España, que es “un gobierno estable” liderado por Rajoy al que tanto Sánchez como Albert Rivera, líder de C’s y que fue el único que apoyó al socialista, ven como el “tapón” en las negociaciones y del que han dicho debe pasar cualquier cosa menos que Rajoy repita como presidente.

De hecho, en la primera sesión de investidura Rivera pidió al PP a “sumarse al cambio” y “ser valientes” votando a Sánchez para jubilar a Rajoy, al que toda la oposición ve como el “gran problema” por su negativa a negociar si él no es presidente.

Mientras, Pedro Sánchez preparó sus últimos movimientos para afrontar este viernes la segunda votación de su investidura después de haberse quedado solo con C’s en la primera sesión. El candidato socialista convocó a su comisión negociadora para decidir la estrategia, sobre todo respecto a Podemos.

De hecho, el secretario del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), César Luena, acusó a Podemos de “sobreactuación” en el debate de investidura del jueves pero le tendió la mano para llegar a un acuerdo que permita que Sánchez sea hoy presidente de España.

 “Nuestras manos están tendidas, nosotros queremos que el espacio común del cambio que ya se ha encontrado con Ciudadanos se puede ensanchar y puede haber más partidos, entre ellos Podemos”, declaró.

Además, instó a Iglesias a “que explique si está diciendo la verdad a la Cámara o está ocultando algo” como la apuesta por que se repitan las elecciones, porque, a su juicio, en el debate de investidura “se situó en el lado contrario y apuntaló a la derecha del PP”.

En tanto que el secretario de Podemos, Sergio Pascual, consideró que el diálogo entre su partido y el PSOE es posible a pesar de la “crudeza” con la que el miércoles se expresó Pablo Iglesias. Y apostó por que el diálogo empiece “cuanto antes, si puede ser el sábado”, después de la segunda votación de investidura del socialista.

Eso sí, Pascual insistió en que para dar soluciones a los españoles hay que sentarse en la mesa “a cuatro”, PSOE, Podemos, Izquierda Unida (IU) y Compromís (extrema izquierda), que suman 161 escaños, más cerca “de los 169 que tuvo Zapatero que de los 130 que ayer recibieron el no”, en alusión al pacto PSOE-Ciudadanos.

Por separado, Albert Rivera acusó a Rajoy, de haber “roto todos los puentes para el diálogo” porque “le negó” la palabra tras la carta que él mismo le envío la semana pasada.

Rivera recordó que con la “mera abstención” del PP este viernes en el debate de investidura puede conseguir que se inicie la legislatura en España con un Gobierno constitucionalista, en el que Podemos no esté y que evite un referéndum independentista en Cataluña.

La segunda sesión de investidura será en la tarde de mañana en el Congreso de los Diputados. Ahora lo que Pedro Sánchez necesita es la mayoría simple, es decir, tener más votos a favor que en contra.

Si vuelve a fracasar, como todo indica, algo que jamás ha pasado en este país, el rey Felipe VI volvería a abrir un nuevo periodo de consultas a los partidos para designar a otro candidato siempre y cuando éste le asegure que cuenta con los apoyos suficientes para formar Gobierno y no tener que convocar a nuevas elecciones el 26 de junio.